Consejos de mantenimiento para un auto ocioso por culpa del virus

Economía

Cada enero durante mis primeros años de adolescencia, mis padres se iban de viaje a Miami para pasar unas seis semanas bajo el sol. Dejaban el auto —por lo general un Pontiac, aunque una vez fue un Cadillac— en nuestro garaje en Boston, con algunas instrucciones.