Escenario

Fotografías: Así es la ciudad maya descubierta en Guatemala

La tecnología LiDAR permitió descubrir áreas que contribuyen a entender lo avanzado de la Civilización Maya. 

Por José Andrés Ochoa y Sandra Vi

Las ciudades mayas son aún más extensas y desarrolladas de lo que se creían (Foto: Hemeroteca PL).
Las ciudades mayas son aún más extensas y desarrolladas de lo que se creían (Foto: Hemeroteca PL).

En los rincones más ocultos de Guatemala, en medio de la jungla, se ubican ciudades mayas de proporciones colosales, famosas y desconocidas, las cuales atraen a turistas y arqueólogos de todo el mundo. Hablamos de los sitios arqueológicos en el departamento de Petén.

Recientemente, investigadores identificaron, a través de escaneos láser, unas 60 mil estructuras individuales, entre viviendas, grandes palacios, pirámides y carreteras.

El descubrimiento fue hecho con la técnica Light Detection And Ranging (LiDAR, en inglés), que ahora ayuda a entender mejor la grandeza de la ingeniería maya, civilización que habitó el territorio comprendido desde el sur de México hasta Guatemala y Belice, así como el oeste de Honduras y El Salvador. Tras el colapso de las grandes ciudades mayas entre los siglos VIII y IX, la selva retomó posesión.

Los templos abandonados se volvieron hogar de animales salvajes. Ajenas a las vicisitudes del tiempo, las antiguas ciudades no fueron más que un punto olvidado en el mapa del norte del país, hasta que en la década de 1840 se dio a conocer oficialmente Tikal.

Esta urbe, al igual que otros sitios como Yaxhá, Ceibal, Aguateca, San Bartolo, Uaxactún y El Mirador, donde se ubica la pirámide más grande del mundo maya, está rodeada de cinco tipos de bosques subtropicales —zapotal, palmera, ramonal, tintal y cibal—.  Estos lugares fueron el escenario del desarrollo de la civilización maya y conforman una de las regiones más importantes.

Los hallazgos

Ciudad preclásico de El Tintal. Se observa una fosa defensiva alrededor del área ceremonial y calzadas hacia grupos de pirámides alejadas (Foto Prensa Libre: Pacunam / Canuto y Auld-Thomas)
Ciudad preclásico de El Tintal. Se observa una fosa defensiva alrededor del área ceremonial y calzadas hacia grupos de pirámides alejadas (Foto Prensa Libre: Pacunam / Canuto y Auld-Thomas)

“Entre los descubrimientos más sorprendentes que se hicieron con el LiDAR está la ubicuidad de muros de defensa, murallas, terrazas y fortalezas. La guerra no solo estaba ocurriendo hacia el final de la civilización. Todo fue a gran escala y sistemático, y se prolongó durante muchos años”, explicó el arqueólogo Thomas Garrison, codirector del Proyecto El Zotz.

Durante el muestreo también se descubrieron cuatro grandes centros ceremoniales. El centro urbano conocido como El Palmar, resultó ser 40 veces más grande que como se mostraba en los mapas, incluyendo varios complejos monumentales que se creía que eran sitios separados.

El centro urbano de la ciudad preclásica de El Palmar es 40 veces más grande de lo que se estimaba, según el LiDAR (Foto Prensa Libre: Pacunam / Garrison).
El centro urbano de la ciudad preclásica de El Palmar es 40 veces más grande de lo que se estimaba, según el LiDAR (Foto Prensa Libre: Pacunam / Garrison).

Además, se descubrió que los campos de cultivo intensivos ocupaban toda el área elevada alrededor de los centros urbanos, en algunos casos hasta un 95% de toda la tierra disponible. Amplias áreas de los humedales fueron convertidas en campos de cultivo, gracias a redes de canales de drenaje.

También se localizó un sistema masivo de calzadas en toda la región de tierras bajas del sur. A diferencia de lo que se creía, no solo un pequeño número de sitios fue conectado por calzadas, sino que muchos centros tenían caminos que conectaban con santuarios vecinos u otros sitios.

Mapa de Tikal con la tecnología LiDAR (Foto Prensa Libre: Pacunam / Canuto y Auld-Thomas).
Mapa de Tikal con la tecnología LiDAR (Foto Prensa Libre: Pacunam / Canuto y Auld-Thomas).

En algunas áreas los mayas manipularon el flujo del agua y mitigaron la erosión, guiando el agua de lluvia hacia las tierras fértiles con redes de canales que a veces se extendían hasta 3 kilómetros cuadrados.

Había varios sistemas de campos drenados por más de 20 km a lo largo de los humedales de Holmul. En los terrenos elevados, extensas áreas de muros de piedra podrían relacionarse con los cultivos intensivos y con la arboricultura. Estos rasgos son testimonio de la gran sofisticación e inversión de los mayas en sistemas agrícolas sostenibles.

Las aguadas monumentales de Tikal abastecían de agua a la población residente en el centro. Tenían suficiente capacidad para abastecer a unas 20 mil personas por alrededor de 18 meses (Foto Prensa Libre: Pacunam / Estrada-Belli).
Las aguadas monumentales de Tikal abastecían de agua a la población residente en el centro. Tenían suficiente capacidad para abastecer a unas 20 mil personas por alrededor de 18 meses (Foto Prensa Libre: Pacunam / Estrada-Belli).

Se descubrió también un importante sistema de fortificaciones cerca del sitio clásico de El Zotz, ciudad vecina de Tikal.

La Gran Plaza de Tikal con los Templos I y II, la acropolis Norte y la Acropolis Central. Mas alla (arriba) se observan dos complejos de piramides gemelas y la acropolis y plaza este (derecha) (Foto Prensa Libre: PACUNAM/Estrada-Belli).
La Gran Plaza de Tikal con los Templos I y II, la acropolis Norte y la Acropolis Central. Mas alla (arriba) se observan dos complejos de piramides gemelas y la acropolis y plaza este (derecha) (Foto Prensa Libre: PACUNAM/Estrada-Belli).

Múltiples murallas rodeaban las laderas de los cerros y las calzadas conectaban una serie de torres de avistamiento a lo largo de una serranía de 10 Km de longitud.

“Los datos LiDAR no dejan ninguna duda de que la función del sistema de foso y muralla de 14 Km de longitud que rodea la ciudad de Tikal fue construida para protegerla de invasores. La frecuencia y escala de tales fortificaciones es inesperada y seguramente se incrementará en la medida que LiDAR muestre nuevas áreas”, refirió el arqueólogo Marcello Canuto.

Imagen de Tikal en 3D observada de lejos con vista de la muralla (Foto Prensa Libre: Pacunam / Canuto y Auld-Thomas).
Imagen de Tikal en 3D observada de lejos con vista de la muralla (Foto Prensa Libre: Pacunam / Canuto y Auld-Thomas).

Los datos obtenidos demostraron una densidad de asentamientos en las tierras bajas mayas que sobrepasa cualquier estimación demográfica previa para las épocas Preclásica (1000 a.C. – 300 d.C.) y Clásica (300-900 d.C.).

“Muchos investigadores habían estimado una población de alrededor de cinco millones, pero con esta nueva información, no es irrazonable pensar que había de 10 a 15 millones de personas allí, incluidas muchas que vivían en zonas pantanosas y bajas que se consideraban inhabitables”, refirió  Estrada-Belli.

En Tikal se encuentran las calzadas mas amplias alcanzando hasta 80 m de ancho. En Tikal se encuentran las calzadas mas amplias de toda la zona de estudio PLI alcanzando hasta 80 m de ancho (Foto Prensa Libre: PACUNAM/Estrada-Belli).
En Tikal se encuentran las calzadas mas amplias alcanzando hasta 80 m de ancho. En Tikal se encuentran las calzadas mas amplias de toda la zona de estudio PLI alcanzando hasta 80 m de ancho (Foto Prensa Libre: PACUNAM/Estrada-Belli).

Los investigadores creen que en la medida en que se hagan más reconocimientos con esta tecnología  serán descubiertas características sorprendentes que mostrarán que los mayas construyeron una de las civilizaciones más complejas y sofisticadas de la historia.