Consejos para volver a trabajar después del parto

Dejar a su bebé para volver a desenvolverse en el ámbito profesional puede ser una experiencia muy difícil. Sin embargo, hay algunos consejos que puede seguir para que este proceso sea más llevadero tanto para usted como para su bebé.

La realización personal que puede darse por ejemplo, al tener una carrera profesional, mantienen la buena salud mental de cualquier persona. Encontrar un equilibrio entre la maternidad y su carrera le traerá grandes beneficios y bienestar. (Foto Prensa Libre: Servicios)
La realización personal que puede darse por ejemplo, al tener una carrera profesional, mantienen la buena salud mental de cualquier persona. Encontrar un equilibrio entre la maternidad y su carrera le traerá grandes beneficios y bienestar. (Foto Prensa Libre: Servicios)

La maternidad puede traer consigo una gran felicidad, pero siendo realistas, también implica una gran responsabilidad y por consiguiente, momentos de tensión y preocupación. Las primeras semanas de vida de su bebé incluirán momentos muy tiernos, pero también desvelos. Será un proceso de adaptación y aprendizaje.

Ya sea por cuestión de límites de tiempo establecidos en la ley o por decisión propia, eventualmente llegará una pregunta que normalmente es acompañada por un poco de nerviosismo: ¿será el momento de volver al trabajo?

De acuerdo con la psicóloga Mariana Estrada, es normal que las madres, sobre todo las primerizas, sientan ansiedad durante las primeras semanas en las que dejan a sus hijos al cuidado de otra persona para volver al trabajo. “Incluso pueden llegar a sentir culpa, independientemente de si están completamente seguras de haber dejado a sus hijos con personas que los amarán y los cuidarán muy bien, como sus propias madres”, explica.

La madre podría llegar a experimentar tristeza postparto, también conocida como baby blues, la cual, según el Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos, es aquella que despierta sentimientos de preocupación, tristeza y fatiga en muchas mujeres después de tener un bebé. “Los bebés requieren mucho cuidado, de modo que es normal que las madres se preocupen o se sientan cansadas de proporcionar ese cuidado. La tristeza posparto, que afecta hasta a un 80 por ciento de las madres, incluye sentimientos leves que duran una o dos semanas y desaparecen por sí solos”, puede leerse en su página web.

Asimismo explican que existe la depresión postparto, aquella en la que los sentimientos de tristeza y ansiedad pueden ser muy extremos, al punto de afectar la capacidad de la mujer de cuidarse a sí misma o su familia. Este trastorno del estado de ánimo suele requerir tratamiento.

Acorde al Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos, la depresión postparto, que ocurre en casi el 15 por ciento de los embarazos, aunque generalmente comienza entre una semana y un mes después del parto, también puede desencadenarse un poco antes o en cualquier momento después de que nazca el bebé. (Foto Prensa Libre: Servicios)

Estrada comenta que las sensaciones de la tristeza postparto irán disminuyendo conforme pasa el tiempo. Además explica que luego de dar a luz, las mujeres no solo podrían experimentar sentimientos negativos pues por ejemplo, después de una etapa de inactividad laboral, muchas pueden sentirse más motivadas y desesteradas, listas para volver a contribuir en su  lugar de trabajo con sus habilidades, talentos y destrezas.

En caso de caso de necesitar el servicio de una guardería o de una persona particular que pueda cuidar de su bebé, la consejera familiar Ada Mendoza le comparte las siguientes sugerencias:

Para guarderías

  • Lo mejor es tener varias opciones y que todas sean recomendadas por personas que ya hayan tenido a sus hijos ahí. Recuerde que las cosas pueden verse muy bien en una página de Internet y que los negocios pueden utilizar técnicas de mercadeo para tener muchos fans, pero eso no es una garantía de que se trate de un buen lugar.
  • Tómese el tiempo para visitar cada una de las opciones que le sugieran. En sus visitas ponga especial atención a la seguridad y limpieza del lugar. Asimismo procure conocer al personal completo y pida información acerca de su formación y experiencia.
  • Finalmente analice también el costo y la distancia del lugar hacia su casa o trabajo.

Para personas particulares

  • Además de pedir referencias, tómese el tiempo para conocer a la persona. Si su bebé será cuidado en el hogar de esta persona, al igual que en el caso de las guarderías, lo mejor es que conozca el sitio personalmente y ponga especial atención a la limpieza y seguridad del lugar.
  • Otra buena idea es aprovechar el tiempo en el que converse con la persona para ver cómo interactúa con el bebé.

Una vez elegida la persona que estará a cargo del cuidado de su bebé mientras usted y su pareja estén fuera de casa, el siguiente paso será que ella o él conozcan la rutina de su hijo o hija. En este caso, lo más importante es la alimentación.

La especialista en lactancia Anny Samayoa sugiere que luego de la licencia de maternidad, utilice los intervalos de lactancia o bien haga un banco de leche para su bebé. La profesional recomienda que alrededor de dos semanas antes de volver a su trabajo empiece a adaptar los horarios de lactancia a modo de que si amamanta a su bebé, pueda hacerlo antes y después de volver del trabajo y durante su ausencia, pueda ser utilizada la leche de su banco.

Aunque tenga cosas que hacer en casa, siempre que vuelva tómese un tiempo para estar con su bebé. Esto no solo será reconfortante para ambos sino que además será una forma de hacer más fuerte su lazo. (Foto Prensa Libre: Servicios)

Para que usted pueda estar más tranquila, Estrada recomienda que lo mejor es que la persona que cuidará a su bebé pueda empezar a trabajar al menos una semana antes de que usted vuelva a sus labores. De esta manera podrá aprender la rutina, saber dónde se encuentran las cosas en caso de que el cuidado se lleve a cabo en su casa o bien, usted podrá hacer un cálculo de la cantidad de pañales, ropa, juguetes y otros objetos que deberá entregarle al momento de llevarle al bebé.

“Entre más pronto pueda empezar a relacionarse el cuidador y el bebé, mejor. Si es un familiar será mucho más sencillo porque seguramente se habrán visto en repetidas ocasiones. En caso de elegir a una vecina o un amigo cercano, es recomendable que comiencen a visitarle al menos dos veces a la semana en cuanto se pueda para que empiece a crearse un vínculo”, explica la profesional.

Tener una buena comunicación con la persona que se dedique a cuidar a su bebé es muy importante. Pídale que le informe sobre cualquier cosa, por muy mínima que sea, para que usted pueda estar al tanto de todo lo que sucede con su bebé. Sino quiso comer, si durmió menos horas de lo normal y otros datos serán importantes para usted. Además, puede utilizar la tecnología a su favor e instalar cámaras en su casa o bien, pedirle a la persona que le envíe fotografías o videos de su bebé algunos días.

Mendoza también recomienda que al volver al trabajo incremente su nivel de organización para evitar salidas tarde o sobrecarga de trabajo y por consiguiente, estrés. Asimismo, comenta que es probable que al inicio le cueste retomar todas sus actividades, lograr alistarse para salir de casa y atender a su bebé si ya se ha despertado, etcétera, pero esto no debe ser motivo de frustración. “Los trabajos y la maternidad son bastante demandantes, pero conforme pasa el tiempo las madres logran administrar mejor su tiempo, establecer prioridades y sentirse plenas en ambos papeles.

Recuerde que si se siente abrumada puede sentirse en la libertad de comentarlo con sus familiares, pareja o amigos cercanos. Desahogarse o recibir un poco de ayuda le servirá para sobrellevar mejor la situación”, dice.

Aproveche sus momentos libres para relajarse y pasar un buen momento en familia, pero también dedique tiempo para descansar y recargar baterías. (Foto Prensa Libre: Servicios)

Finalmente, Estrada hace énfasis en la importancia que tiene que se dedique un tiempo a sí misma. “Quizá sea difícil, pero de vez en cuando debe colocarse a usted misma en el primer lugar de prioridades. Tomar una ducha larga o salir con amigos serán un descanso y a la vez un motor para seguir con sus actividades. Recuerde: una mamá feliz tendrá a un niño feliz.

Contenido relacionado:

> Los preocupantes niveles de azúcar en los alimentos para bebés

> Consejos para tener una casa segura para sus hijos

> W-sitting, la postura que podría afectar la salud de su hijo

0