¿Es bueno comer antes de hacer ejercicio?

Para un mejor rendimiento al momento de ejercitarse, es oportuno tomar en cuenta estos consejos de nutrición.

Archivado en:

Ejercicionutrición
Para mejor rendimiento, mejor alimentación, que no siempre es comer más (Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels).
Para mejor rendimiento, mejor alimentación, que no siempre es comer más (Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels).

¿A qué hora del día se ejercita usted? ¿Es temprano, antes de ir al trabajo? ¿O por las noches, después de salir de la oficina?

Es parte de su rutina y tiene contemplado hacerlo en un horario específico, porque la agenda es apretada.

En juego entran también las comidas, que deben ocurrir en momentos precisos con los alimentos adecuados, porque si se ejercita y trabaja tiene un día largo por delante.

Es aquí dónde entra la duda: ¿se debe desayunar antes del ejercicio? ¿Qué tanto se debe comer? ¿Qué tan tarde debo almorzar para ejercitarme bien en la noche?

Intentaremos contestar esas preguntas.

Cuándo y cómo alimentarse

No es una sorpresa que los nutrientes llegan desde la comida y son esenciales para el desempeño del cuerpo a lo largo del día. Ese impacto es aún mayor en actividades de mayor exigencia física.

“La alimentación y el ejercicio van de la mano, pues lo que comas y el momento en que lo hagas pueden influir en gran medida en cómo se siente al hacer ejercicio”, comenta el Dr. Eric J. Olson, nutricionista de Mayo Clinic.

Previo a esa carrera de la mañana o tarde, procure alimentarse bien (Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels).

Primera pregunta resuelta es que sí es adecuado comer antes de una sesión de ejercicio sin importar que tan temprano sea.

Lea también: 9 formas para ejercitarse en la oficina y sentirse mejor

Para ello, tres factores entran en juego:

1 – Pensado para entrenar

Que se pueda comer antes de entrenar no implica que se deba comer lo que sea. Las recomendaciones son:

  • Jugos
  • Bananos
  • Yogur
  • Cereales
  • Leche descremada o baja en grasa
Procure alimentos que le den energía (Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels).

Estos alimentos proveen energía sin procurar una sensación de saciedad o estar lleno. Los carbohidratos favorecen a ello.

2 – Las porciones

La luz verde para comer previo comer no quiere decir, tampoco, que se deba con las cantidades que sean. Lo recomendable no es combinar todas esas opciones sino elegir dos.

Estas porciones dependen plenamente del tiempo previo al ejercicio, al ejercicio mismo que se llevará a cabo y quién es la persona que lo ejecutará.

Lea también: ¿El café genera dependencia? Aquí le presentamos algunas señales de alerta

Un elemento siempre a considerar es que los planes nutricionales se elaboren directa y personalmente con un nutricionista.

Que sus tiempos de comida sean sin muchas grasas ni cantidades excesivas (Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels).

De entrada, las comidas previo al ejercicio deben ser pequeñas, a manera de refrigerios, y no una comida completa.

3 – Para después de ejercitarse

Pese a que no sienta hambre después de una sesión de ejercicio, es importante tomar en cuenta que se perdieron nutrientes y energía, por lo que es necesario recuperarlas.

De nuevo, los carbohidratos son un aliado importante y se pueden considerar los alimentos previamente mencionados. De la misma forma, se puede añadir yogures, otros tipos de fruta y sandwiches.

También puede combinar las frutas en un batido o un batido verde, que también suelen ser energéticos. Si le gusta la mantequilla de maní, un pan con ella también le ayudará a sentirse mejor.

Contenido relacionado:

> Chía: una semilla pequeña con grandes beneficios para el cuerpo

> 7 orígenes curiosos de algunos alimentos que quizás ha degustado

> Seis cuidados dentales para las personas que usan brackets

0