Un problema que todos podemos evitar

La reciente propuesta de ley con el fin  de reducir el uso de bolsas plásticas en Guatemala invita a concienciar sobre los perjuicios que este producto causa  al medioambiente y hábitats de fauna y flora, cada vez más degradados, y como consecuencia, a  la salud del ser humano.

Los gobiernos deben regularizar el uso de bolsas plásticas para evitar su impacto dañino en el medio ambiente.
Los gobiernos deben regularizar el uso de bolsas plásticas para evitar su impacto dañino en el medio ambiente.

“Cuando entra en combustión, el plástico libera dioxinas y furanos, gases tóxicos para el  humano”, explica Jorge Grande, jefe del Departamento para el Manejo de los Residuos y Desechos Sólidos, del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales.  El furano  afecta el hígado y el riñón. Si el desecho de bolsas plásticas  tiene mal manejo, llega a los cuerpos de agua y afecta la  calidad de esta, añade Grande.

Cesar Barrios, director de Comunicación de Fundaeco, añade que  animales para consumo humano, como peces, contienen un alto porcentaje de plástico —con sustancias tóxicas como BPA y ftalatos— en sus estómagos, lo cual   provoca enfermedades.

Según el Perfil Ambiental de Guatemala 2010-2012 del Instituto de Agricultura, Recursos Naturales y Ambiente, de la Universidad Rafael Landívar, se registraron en el país 13 mil 33 muertes de origen ambiental en  2008.

En Guatemala

Vendedores de San Pedro La Laguna, Sololá, han reemplazado el plástico por hojas de plátano para entregar sus productos. El alcalde de ese lugar, Mauricio Méndez,  aprobó el acuerdo 11-2016 que regula el uso de bolsas de plástico, duropor y pajillas. Cantel, Quetzaltenango, y San Juan Sacatepéquez, Guatemala,  tienen iniciativas para regular el uso.

Producción

  • 430 mil galones de petróleo se necesitan para producir unas 100 millones de bolsas.
  • La producción de bolsas plásticas genera gases tóxicos como óxido de azufre, hidrocarburos y monóxido de carbono. Las tintas de impresión pueden contener sustancias contaminantes.
  • 2 millones de bolsas plásticas se usan a nivel global cada minuto.
  • 400 bolsas plásticas, aproximadamente, emplea cada persona al año.
  • 12 minutos es el promedio de tiempo que se utiliza una bolsa.

Impacto al medioambiente

  • Para el 2050 los océanos tendrán más plásticos que peces.
  • 4,200 vueltas alrededor de la Tierra se pueden hacer con todas las bolsas plásticas producidas en el mundo.
  • 1 millón de aves marinas muere cada año al confundirlas con alimento.

A dónde van a parar

  • 1 a 3 por ciento de las bolsas son recicladas.
  • 99 por ciento termina en rellenos sanitarios o fuentes de agua.
  • 70 por ciento de los plásticos yacen en el fondo marino, donde nunca podrán degradarse.
  • 150 a 500 años tarda una bolsa en degradarse, al contaminar el suelo y agua, según el tipo y grosor del plástico. Estas se descomponen en diminutos fragmentos que llegan hasta el agua.

Consejos

  • Preferir bolsas reutilizables, de tela o pita, por ejemplo, o canastos cuando se vaya de compras. Si no es posible, usar bolsas biodegradables.
  • Hay estilos de bolsas reutilizables que se pueden doblar para guardar en el bolsillo.
  • Solo pedir las que se necesite y reutilizarlas para recolectar basura o guardar objetos.
  • No tirarlas en la calle, zonas verdes o fuentes de agua.
  • La organización ambiental G-22 recomienda llevar servilleta de tela para comprar tortillas. La bolsa plástica no solo no se desecha sino libera toxinas hacia ese alimento. La tela conserva el calor y frescura. También usar servilleta para comprar pan.
  • Crear incentivos para el uso de bolsas biodegradables.

Fuentes: World Wide Fund, Picobags, Jorge Grande, del MARN, y César Barrios, de Fundaeco.