Guatemala

Vecinos exigen acciones a la PNC para reducir la delincuencia en el Centro Histórico

Robo a peatones a plena luz del día, hurto de vehículos, distribución de droga, prostitución y aumento de indigentes son algunos de los problemas que denuncian vecinos del sector entre la 4a. y 9a. calles, desde la Avenida Elena a la 3a. avenida de la zona 1, y lamentan la indiferencia de la Policía Nacional Civil (PNC) ante esa situación.

Por Oscar Felipe Q.

La 7a. calle, desde la Avenida Elena hasta el Parque Centenario, es catalogada por vecinos como área roja, por robos a peatones y vehículos. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano).
La 7a. calle, desde la Avenida Elena hasta el Parque Centenario, es catalogada por vecinos como área roja, por robos a peatones y vehículos. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano).

Luis Felipe Quiroz, vecino y expresidente del Comité Único de Barrio (CUB) del sector, informó que el aumento de la delincuencia en el área es desmedido y que tiene atemorizados a los residentes, pese que desde agosto del año pasado acudieron a la PNC en busca de ayuda, pero a la fecha no han tenido respuesta.

“Les dimos a conocer el problema y se establecieron los puntos más críticos, se informó de la manera que operan de acuerdo a lo que hemos visto los vecinos, se trazó la ruta que utilizan para cometer sus fechorías, la frecuencia y horarios, pero a la fecha no hay respuesta”, dijo Quiroz.

Puntos de peligro

Aracely Sandoval, residente del sector y exmiembro de la junta de seguridad en la zona, dijo que uno de los puntos de mayor riesgo es en la Plazuela Santa Catalina, ubicada en la 5a. calle y 3a. avenida, cerca del Conservatorio Nacional de Música, donde a diario se registra robo de billeteras, teléfonos celulares e incluso instrumentos musicales.

“Prácticamente el parque está tomado por malas personas. En el lugar se instalaron grupos de indigentes y delincuentes que consumen todo tipo de drogas a toda hora y constantemente salen del lugar para asaltar a las personas”, dijo Sandoval.

Esperanza López, otra vecina, resaltó que otro punto de riesgo es la 3a. avenida y 9a. calle. “En el lugar hay una parada de buses y es puesto de asalto. Siempre se mantienen en horas pico, tres o cuatro asaltantes; las personas llegan y si tienen suerte se salvan de ser asaltadas”, dijo López.

Añadió que a diario se registran robo de baterías y equipos de sonido de los vehículos, hecho que llevan a cabo grupos organizados con la complicidad de los cuidadores de carros. Además se dan robos en casas, ya que es común observar a desconocidos que controlan la salida de las personas.

Otra vecina dijo que   tienen miedo hasta de abrir el portón de las casas, porque los delincuentes aprovechan para   ingresar a robar a las viviendas.

Indigentes obstruyen el paso de peatones en la 4a. avenida, entre 7a. y 8a. calles de la zona 1, donde está la Hemeroteca Nacional. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano).
Indigentes obstruyen el paso de peatones en la 4a. avenida, entre 7a. y 8a. calles de la zona 1, donde está la Hemeroteca Nacional. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano).

Víctimas de asaltos

Alejandro Gutiérrez, quien trabaja para una entidad del Estado en la 7a. calle y 3a. avenida, informó que a cuatro compañeros les robaron sus vehículos el año pasado y unos 12 más informaron que fueron víctimas de asalto.

Marta Julia Rivas vive en la 7a. calle y 2a. avenida y exige a la PNC que atienda el problema de inseguridad   en el sector con patrullajes a toda hora, porque actualmente no hay presencia de policías.

También insta a la municipalidad a velar por la recuperación de espacios públicos que  son utilizados por delincuentes para efectuar sus fechorías; además, recomendó a que limiten la venta de licor en tiendas y otro tipo de negocios.

Sin información

Héctor García Alvarado, jefe de la Comisaría 11 de la PNC, que tiene a su cargo la seguridad en el Centro Histórico, informó que no cuenta con información del problema de inseguridad que viven las personas del sector de la zona 1; sin embargo, recordó que a su despacho ingresó un documento con varias firmas de vecinos, pero aduce que los pobladores no dieron seguimiento a la denuncia.

Se comprometió a coordinar patrullajes con la subestación del sector. La comuna no respondió a la solicitud de acciones del cuidado del ornato y seguridad en el área.