Deporte Nacional

Sergio Tejeda comparte su historia de cómo superó el cáncer 

Sergio Tejeda pasó momentos muy críticos, pero sus deseos de vivir y de triunfar pudieron más que el cáncer de colon que padeció hace poco más de un año. 

Por Francisco Sánchez

Sergio Tejeda comparte su amor a la vida y la gimnasia. (Foto Prensa Libre: Francisco Sánchez).
Sergio Tejeda comparte su amor a la vida y la gimnasia. (Foto Prensa Libre: Francisco Sánchez).

Con mucha felicidad  expresó que ha logrado vencer la temible enfermedad que afecta a miles de personas alrededor del mundo.

“Ahora soy un hombre nuevo. Me siento como recién salido de la agencia. No me duele nada y me siento muy bien”, expresó Tejeda.

Sumergido en   siempre su mundo —colchonetas, barra fija,  caballo con arzones, barras paralelas, salto al potro y suelo— en la Federación Guatemalteca de Gimnasia, zona 5, el estratega luce relajado y feliz.

Días difíciles

El actual entrenador del gimnasta guatemalteco Jorge Vega, contó que hace un par de años empezó a sentir dolores en el estómago.

“Comencé a sentir molestias que al principio fueron espaciadas, luego se volvieron más frecuentes; también padecía de diarreas constantes. Me preocupé y consulté con un médico. Después de un año sufriendo los síntomas, los exámenes salían limpios, indicaban que no había mayor problema, pero los dolores coninuaban y me preocupé”, refirió Tejeda.

 “Estoy seguro que Jorge va a clasificar y que vamos a estar presentes para intentar una medalla para Guatemala”.

  • Sergio Tejeda
Recordó que el año pasado después de retornar al país de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 en los que  Vega se colgó la histórica medalla de oro,  los dolores aumentaron por lo que se practicó nuevos estudios médicos.

Si la primera vez los exámenes no mostraron nada grave, en la segunda los resultados fueron desalentadores, porque confirmaron lo que todo mundo teme. Le diagnosticaron cáncer en el colon.

“La noticia aunque fue muy mala, la tomé muy tranquilo. Creo que no me afectó al inicio”, confesó.

A decir del entrenador, los peores días fueron después de haber recibido la noticia y  el tratamiento de las primeras dos quimioterapias.

“Las primeras quimios me las hicieron en el INCAN —Instituto de Cancerología Dr. Bernardo Del Valle—. No duelen, pero lo duro fue después, ya que como al tercero o cuarto día me puse muy mal”, expresó.

Tejeda comentó que se sentía muy débil, que le faltaban energías. “No podía tomar agua fría, porque podía contraer alguna infección en la garganta. Me costaba hablar. Tampoco podía tocar metales, porque me podían dar calambres; tenía mucha electricidad en mi cuerpo”, aseguró el entrenador y agregó que las palmas de las manos y las plantas de los pies se le tornaron negras; que perdía el equilibrio y se caía con mucha facilidad.

“Creo que lo peor fue en las últimas cuatro quimioterapias. A veces hasta perdía la vista momentáneamente. No tenía apetito ni buen paladar”, recalcó el estratega.

Previo a las seis quimioterapias que le efectuaron en total,  el maestro de la gimnasia fue intervenido quirúrgicamente el 1 de agosto de 2015 en el  hospital privado Cemac, zona 7 de la capital.

“Me cortaron una parte del Colon. Gracias a Dios ahora no siento ningún dolor, solo estoy en proceso de vigilancia y recurro al médico cada cuatro meses”, refirió.



Sergio Tejeda, entrenador del gimnasta Jorge Vega. Foto Prensa Libre: Francisco Sánchez.
Sergio Tejeda, entrenador del gimnasta Jorge Vega. Foto Prensa Libre: Francisco Sánchez.


Agradecido

Tejeda luce todavía incrédulo de haber vencido el cáncer. Indicó que en gran parte su recuperación se debió a que la enfermedad no estaba tan avanzada y las múltiples muestras de apoyo que recibió de parte de las autoridades de la Federación de Gimnasia y del Comité Olímpico Guatemalteco (COG), además de la ayuda incondicional que le brindaron sus amigos y principalmente su familia.

“También agradezco a los médicos que me atendieron, privados y en el IGSS. No tengo de qué quejarme, fueron excelentes”, dijo.

En su nueva oportunidad de vida, porque así la considera, Tejeda envió un mensaje para quienes  sufren de este padecimiento no se den por vencidas.

“Deben enfrentar cualquier enfermedad con mucho valor y determinación. Tienen que confiar en los médicos, pero sobre todo se debe tener una firme creencia en Dios”, enfatizó el entrenador.

“Deben enfrentar cualquier enfermedad con mucho valor y determinación. Tienen que confiar en los médicos, pero sobre todo en Dios".

  • Sergio Tejeda
Añadió que aunque no profesa ninguna religión cree en la plena existencia del Creador. “Yo creo que él —Dios— no está lejos, sino dentro de nosotros mismos”, expresó.

Tejeda, quien recientemente cumplió 68 años, se mostró seguro de que los días oscuros ya pasaron y que la luz del sol alumbra la nueva etapa de su vida como entrenador del destacado gimnasta, Jorge Vega.

Sueños 

Tejeda,  el tercero de cuatro hermanos, sueña con estar al lado de Vega en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.  “Estoy seguro que Jorge va a clasificar y que vamos a estar presentes para intentar una medalla para Guatemala”, refirió.

Tejeda proviene de una familia que toda su vida se dedicó a jugar béisbol. “Yo rompí esta tradición cuando me cambié a la gimnasia”, expuso.

Actualmente Tejeda y el también guatemalteco Roddman Murga, son los únicos entrenadores que tienen a su cargo la formación de otros tres ginmastas.

“Aparte de Jorge, tenemos a Mario Picón, Luis Godínez y Víctor Espinoza. Ya han competido a escala internacional. Tienen mucho futuro y creo que competirán en el nuevo ciclo olímpico”, expresó Tejeda.