Juegos Olimpicos 2016

Rusia respira aliviada luego de la decisión del COI

Rusia y sus deportistas emitieron este lunes un suspiro de alivio tras la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI) de no excluir al país de los Juegos de Rio (5-21 agosto), delegando esa responsabilidad en las federaciones internacionales.

Por Moscú/AFP

El Comité Olímpico Internacional comunicó que sí permitirá la participación de Rusia en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El Comité Olímpico Internacional comunicó que sí permitirá la participación de Rusia en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Esa decisión suscitó numerosas críticas en el movimiento olímpico, toda vez que el informe independiente del jurista canadiense Richard McLaren, encargado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) puso en evidencia un sistema de dopaje de Estado en el deporte ruso entre 2011 y 2015.

La AMA se mostró así "decepcionada", mientras que la Usada, la agencia antidopaje de Estados Unidos, habló de "desastre" del COI.

En Rusia, donde el deporte y el número de medallas son una cuestión de Estado, el alivio fue inmenso. "Naturalmente que nos congratulamos" de la decisión del COI, estimó el portavoz del Kremlin Dmitri Peskov, señalando una "decisión positiva".

"No es una mala decisión para nosotros. Se ha tomado y hay que respetarla", declaró a la AFP el presidente del Comité de Deporte de la Duma (cámara baja del Parlamento), Dmitri Svichtchev, aunque lamentó que los deportistas rusos que hayan dado positivo por dopaje no puedan competir en Rio.

"No se puede castigar a alguien dos veces por el mismo delito"; declaró. El ciclista Ilnur Zakarin, ganador este año de una etapa en el Tour de Francia y suspendido en 2009 por toma de esteroide, sería uno de los afectados por esta medida.

La cuádruple campeona del mundo de natación Yulia Efimova, que dio positivo en 2014 y fue suspendida 16 meses también estará ausente en Rio, al igual que su compañera Natalia Lovtsova, suspendida en 2013.

La medallista olímpica de halterofilia Tatiana Kashirina, sancionada en 2006, también se verá privada de los Juegos.

El escándalo de dopaje que sacude a Rusia los puso al borde de no poder participar en los Juegos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El escándalo de dopaje que sacude a Rusia los puso al borde de no poder participar en los Juegos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)


Gimnastas y esgrimistas ya en Río

Los deportistas rusos no podrán ir a Rio si no están autorizados por sus respectivas federaciones, algo en lo que influirá su historial de dopaje y haberse sometido a "controles creíbles" realizados fuera de Rusia.

La primera en reaccionar fue la Federación Internacional de Tenis (ITF), que dio luz verde a la participación de ocho jugadores y jugadoras de tenis seleccionados por Rusia. La decisión de la Federación Internacional de Judo, que había apoyado a Rusia antes incluso de que se pronunciase el COI pronto seguirá el mismo camino.

Los dirigentes de las federaciones rusas de esgrima y de pentatlón anunciaron este lunes que sus deportistas serán autorizados a participar en Rio.

Aunque algunos deportistas no esperarán la resolución de su situación para desplazarse a Rio. Es el caso de los esgrimistas o los gimnastas, que ya se encuentran en la ciudad carioca.

El grueso de la delegación rusa volará el jueves.

Para los 68 atletas privados de los Juegos debido a la suspensión de la Federación Rusa de Atletismo, no hay en cambio la menor opción después de la decisión el jueves del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) de Lausana.

"Nuestra batalla por Rio está terminada", se lamentó la estrella de salto con pértiga Yelena Isinbayeva, que esperaba lograr en la cita brasileña una tercera medalla de oro antes de retirarse.

En virtud de los criterios fijados, la atleta Yuliya Stepanova, que dio la voz de alerta en las primeras revelaciones sobre el sistema de dopaje estatal en Rusia, no fue autorizada por el COI a participar en los Juegos de Rio. La corredora de 800 metros estuvo suspendida entre 2011 y 2013 por irregularidades en su pasaporte biológico.

"Stepanova recibió lo que merecía", estimó el periódico Komsomolskaïa Pravda, mientras que uno de sus periodistas había comparado a la atleta con los colaboracionistas de los nazis.