Economía

MEM establece más condiciones para proyectos hidroeléctricos

Con la intención de mitigar los conflictos sociales y los problemas en los proyectos hidroeléctricos,  el MEM cambió las condiciones para  autorizar este tipo de proyectos, entre estas, se incluye la cancelación de 120 autorizaciones temporales.

Por ROSA MARÍA BOLAÑOS

Proyectos como Hidro Xacbal, Palo Viejo y Renace, según el Mem, han logrado superar la conflictividad social. (Foto Prensa Libre: ARchivo).
Proyectos como Hidro Xacbal, Palo Viejo y Renace, según el Mem, han logrado superar la conflictividad social. (Foto Prensa Libre: ARchivo).

A partir de los cambios, los interesados deberán demostrar capacidad financiera para la construcción y presentar un plan de responsabilidad social para el área de influencia.

El Ministerio de Energía y Minas otorgará plazos más cortos para el uso de bienes públicos. En la actualidad, la ley otorga una autorización de hasta 50 años.

Edwin Rodas, viceministro de Energía, afirmó que en los próximos días se emitirá un acuerdo ministerial con las nuevas condiciones.

Respecto de la capacidad financiera, refirió que en muchos casos hay grupos que no tienen la capacidad económica para hacer los proyectos y su intención es revenderlos.

“No se trata de inversionistas, sino de personas que, aprovechando las condiciones de la ley, obtuvieron las autorizaciones, para revender los proyectos”, refirió Rodas, quien agregó que estos no se interesaban en hacer inversiones para mitigar la conflictividad social o socializar el proyecto.

Aunque aclaró que hay empresas serias que han sabido manejar la conflictividad social o implementar planes, entre los que citó los proyectos Hidro Xacbal, Palo Viejo y Renace.

“Hay otros que pidieron la autorización con fines de reventa como —los proyectos de— Santa Rita y Las Brisas”, expresó el funcionario.

El funcionario añadió que los cambios de procedimiento son pocos, ya que no pueden pedir aspectos que la ley no contempla, pero integran condiciones como un plan de responsabilidad social hacia la comunidad. “Es lo más que podemos hacer”, dijo el ministro.

El plan de responsabilidad social que deben presentar son las acciones a impulsar e incluir la socialización del proyecto “y lógicamente iría asociada una consulta”, agregó.

Respecto de la cancelación de solicitudes, Rodas indicó que había 130 autorizaciones temporales, las cuales eran para un año con la intención de que se efectúen estudios, pero que muchas no cumplieron con los requisitos y a otras se les venció el plazo, por lo cual la mayoría se canceló, y ahora quedan solo unas 10.

Datos del MEM refieren que, de las autorizaciones temporales, cuatro proyectos pidieron una autorización definitiva y siguieron su trámite.

Aparte se encuentran los que sí cumplieron y también están en la fase de autorización definitiva o ya están en construcción u operando.

Menos tiempo

El otro punto que el MEM normará es la delimitación del período de autorización para uso de bienes de dominio público, como los ríos, ya que en la actualidad se dan 50 años, pero se pueden dar en períodos menores, como 25 años, comentó Rodas.

“Trabajamos en que ya no se den autorizaciones de 50 años. Podrían ser 25 años, que es un plazo razonable para motivar al inversionista de que haga su proyecto”, ya que si se dan en un plazo mayor, puede tomarse 10 años o muchos más en construir el proyecto, refirió.

Según datos de Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE), a abril del 2014, de los 55 proyectos de generación que fueron adjudicados en licitaciones de energía de largo plazo, seis por 68.8 megavatios (MW) enfrentan conflictos sociales.

La Asociación de Generadores de Energía Renovable indicó, en mayo último, que 12 proyectos, que representan un potencial para producir 353.21 MW, están paralizados.