Fenómeno de El Niño persistirá el resto del año

La inminente presencia del fenómeno de El Niño es, de nuevo, una preocupación para los agricultores del país.

Por Natiana Gándara y Rosa María Bolaños

Cultivos de maíz afectados por sequía. (Foto:  HemerotecaPL).
Cultivos de maíz afectados por sequía. (Foto:  HemerotecaPL).

Este efecto climático, según expertos, tiene una probabilidad de aparición este año del 70%, y aunque catalogado de “débil”, podría durar el resto del 2015.

El ministro de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga), José Sebastián Marcucci, informó que, según los pronósticos de la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional (NOAA), las condiciones de El Niño leve “puedan persistir, inclusive, hasta finales del 2015”.

Eddy Sánchez, director del Instituto de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), informó que el fenómeno que se espera para este año tiene una diferencia con los de ciclos anteriores. A este, señaló el funcionario, se le conoce como El Niño Modox.

“Ese término quiere decir que se parece al del año pasado, pero no es exactamente igual. Tiene diferencias, como confundir las lluvias del mes de abril con el inicio del invierno”, explicó.

Sánchez reiteró que la perspectiva climática para la primera parte del invierno, que comprende mayo, junio y julio, será similar a la del año pasado. “Un posible arranque tardío y una canícula posiblemente extendida entre julio y agosto”, apuntó.

Se prevé que el invierno se instale en la tercera semana de mayo. Las lluvias que se han manifestado durante abril son lo que se conoce comúnmente como “invierno falso o de transición”, dijo Sánchez.

El meteorólogo refirió que este tipo de lluvias se harán más frecuentes entre el 20 y el 30 de abril. Son más persistentes en la zona de la bocacosta.

En tanto, en la zona semiárida del país y la meseta central habría lluvias dentro de lo normal. Pero al terminar la tercera semana de julio, advirtió Sánchez, comenzará la canícula, que puede extenderse con condiciones similares a las del año pasado y llegar a durar hasta agosto.

"El fenómeno climático que se espera para este año tiene una diferencia con los de ciclos anteriores. A este se le conoce como El Niño Modox", ]Eddy Sánchez, director del Insivumeh.

“En algunos casos, como en el oriente del país, el año pasado hubo entre 36 y 40 días sin lluvia y eso es lo que se espera que se vuelva a dar”, refirió Sánchez.

Marcucci agregó que la Mesa del Cambio Climático, integrada por un comité, continúa reuniéndose. Este grupo se encarga de capacitar al personal de las zonas vulnerables sobre buenas prácticas agrícolas adaptadas al clima y sus cambios.

“Hemos estado concienciando a las personas en el comportamiento del clima, en la sistematización y análisis de la información de precios y la producción mediante el trabajo del sistema de monitoreo de cultivo del Maga, en coordinación interinstitucional con la mesa del clima que dirige el Insivumeh y el seguimiento a los pronósticos de la NOAA y del Consejo Agropecuario Centroamericano”, manifestó el funcionario.

énfasis en suelos

El director de Cambio Climático del Maga, Edwin Rojas, dio a conocer que en previsión de una situación como esta, desde el 9 de noviembre del 2014 se activó el comité de prevención y mitigación de daños causados por desastres naturales en el sector agropecuario, para darle seguimiento a lo que pueda ocurrir en cuanto al clima en el 2015.

“Sistematizamos toda la información para estar conscientes de lo que está pasando, e institucionalmente poder manejarlo”, apuntó.

Rojas comentó que darán continuidad al plan de operación oportunidad, implementado por la prolongada canícula del 2014, en donde se identificó a 267 mil familias afectadas por esta situación.

“Este año seguiremos con el mismo proceso. Las dos acciones más fuertes son lograr 70 mil hectáreas de conservación de suelos y reunir 900 mil metros cúbicos de agua almacenada”, detalló el experto.

La primera acción consiste en la construcción de estructuras que permitan almacenar agua en el suelo a través de pequeñas obras de captación hídrica, estructuras de almacenamiento de líquidos tipo cortina y cisterna, que permite abastecer con agua que se acumule con hasta 20 metros cúbicos de capacidad.

“Con esa capacidad, estas estructuras pueden permitir la producción en áreas de aproximadamente 40 metros cuadrados y durar hasta tres meses. El avance que tenemos es de 50 mil hectáreas, esa es la mayor contribución a lo que se está haciendo en estas áreas localizadas”, expuso Rojas.

La otra acción dentro de la parte de administración del líquido es llegar a una meta de 900 mil metros cúbicos de agua almacenada.

“Tenemos un 68% de avance. Ahí van las tipo cisterna y cortina, que se están haciendo en Lomas Arriba, San Jacinto Chiquimula, el área de construcción más grande de las que se han hecho, donde las comunidades tienen participación junto con el Gobierno”, puntualizó el funcionario del Maga.

ALCANCE

Abraham Bueso, representante de la Asociación de Semilleristas del Corredor Seco, comentó que los productores de los lugares más afectados están conscientes de que padecerán otra sequía, que para ellos “no es nada nuevo”.

“Estábamos viendo que el Gobierno dice que habrá de nuevo una canícula prolongada, pero todos los años hay sequía. Incluso se han escuchado comentarios que le han recomendado a las personas que no siembren, cuando para alguien que vive en la zona es algo ilógico no sembrar, si la alimentación depende de eso”, indicó Bueso.

Los productores de los lugares más afectados están conscientes de que padecerán otra sequía, que para ellos no es nada nuevo, señaló Abraham Bueso, Asociación de Semilleristas.

Para el dirigente, “aquí la gente, aunque digan lo que digan, va a sembrar con la esperanza de que si no lo logran en la entrada del invierno, al menos sí en la segunda cosecha”.

Al consultarle si ya conocieron las medidas de prevención del Maga, Bueso aseguró que, por el momento, no se ven los proyectos.

“Lo que dijeron es que no darán semilla ni fertilizante a causa de la sequía, pero darán alimentos. Pero aquí la gente, bien o mal, no deja de sembrar; aunque no se le apoye, la gente siembra”, dijo el representante.

Hamblin Duarte, productor independiente del oriente, calificó de “buenas” las prácticas de conservación de suelos. Sin embargo, aún no las ha visto.

“Tener agua para usar en la misma área es viable. Idealmente se podría utilizar la semilla mejorada, porque dura una semana más, y acortar los ciclos de cultivo”, explicó el agricultor.

“Eso hace que los días sin lluvia no afecten tanto a las cosechas”, agregó Duarte.