Comunitario

Hogar Seguro: “Vi el humo en el lugar. Olía a carne”

Poco a poco emergen más detalles sobre cómo las malas condiciones que enfrentaban los jóvenes en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción estarían detrás del incendio. Una víctima de la tragedia contó a su padre lo que vivió.

Por Guatemala / AP

La organización Impunity Watch calificó al Hogar Seguro como un “infierno”.  (Foto Prensa Libre: AP)
La organización Impunity Watch calificó al Hogar Seguro como un “infierno”.  (Foto Prensa Libre: AP)

Geovany Castillo, un agricultor de 33 años, contó a The Associated Press que su hija de 15 años tiene quemaduras en la cara, los brazos y las manos y que sobrevivió casi de milagro. “Dice mi hija que el lugar estaba cerrado con llave (y) que entre varias niñas derribaron la puerta (...) Que se salvó porque puso una sábana mojada sobre ella”.                 

Desde el hospital donde aguarda que su hija se recupere, Castillo refiere que ella le contó que en el albergue las maltrataban y a veces sólo les daban de comer una vez al día. “Me dijo que sus compañeras le contaron que ahí las violaban y en protesta se escaparon y luego en protesta, para llamar la atención, les prendieron fuego a las colchonetas”, refirió el hombre que llegó desde Huehuetenango.  

Agregó que su hija dijo que “ella estaba en el módulo donde estaban las niñas encerradas que se habían fugado”. Aseguró que ella iba a salir del lugar en ocho días.  

Otra sobreviviente de 15 años había dicho el miércoles a la AP que algunos varones que residían en el albergue habían entrado al dormitorio de niñas antes del fuego. Ella, dijo, logró salir y se refugió en un techo por miedo a ser atacada. Horas después, vio el fuego a la distancia.  

“Vi el humo en el lugar. Olía a carne”, dijo.          

En el lugar murieron 19 menores y otras 15 murieron en los hospitales.              

El Hogar Seguro Virgen de la Asunción, rodeado de árboles y de un muro de nueve metros se construyó para alojar a 500 jóvenes, aunque en el momento del incendio acogía al menos a 800. Entre los internos había menores bajo tutela del gobierno tras haber sufrido abusos, así como adolescentes con antecedentes delictivos que habían cumplido sus condenas pero no tenían a dónde ir.  

La Procuraduría de Derechos Humanos ha dicho que algunos de los menores les han reportado diversos abusos al interior y la fiscalía confirmó que cuenta con una denuncia sobre trata de personas en el Hogar ubicado en San José Pinula.

Asimismo, activistas y defensores de derechos humanos presentaron una denuncia contra el Secretario de Bienestar Social y de los que resulten responsables por delitos de homicidio e incumplimiento de deberes.       

Leonel Dubón, director de la organización de ayuda a niños Refugio de la niñez, dijo que desde 2015 se habían presentado más de 20 denuncias sobre el Hogar y los abusos que ahí se cometían. 

Aquí hubo negligencia, hay una responsabilidad compartida de todas las instituciones del estado, pero la mayor es de la Secretaría de Bienestar Social que estaba a cargo del centro y conocía de las denuncias”, dijo.               

La Secretaria de Bienestar Social de la Presidencia está bajo la dirección de la primera dama, Patricia de Morales.





“No es posible que un centro de cuidado del Estado se mueran más de 30 niñas quemadas”, dijo Dubón y luego refirió que de las menores que estaban en el centro y que no están lastimadas unas 40 ya fueron entregadas a sus familias, mientras que otras 125 han sido reubicadas en otros centros y 25 aún permanecen en el lugar.

A la afueras de la morgue, varias familias esperaban que les entregaran los cuerpos quemados e irreconocibles de las menores. Previo a ello deberán realizarse exámenes médicos para saber si son o no sus familiares.

Hasta el momento la morgue ha entregado cinco cuerpos que ya son velados por sus familiares.