Comunitario

Turba retiene a empleados en Izabal

Conflicto se agudiza en finca Pataxte, ubicada en El Estor, Izabal, pues campesinos mantienen cautivos a trabajadores de una empresa.

Por Joel Suncar

Las cámaras de seguridad de NaturAceites captan el momento en que pobladores ingresan a la finca. (Foto Prensa Libre: NaturAceites)
Las cámaras de seguridad de NaturAceites captan el momento en que pobladores ingresan a la finca. (Foto Prensa Libre: NaturAceites)

Pobladores de las comunidades Playa Pataxte y Nueva Jerusalén mantienen en cautiverio a seis trabajadores de la empresa NaturAceites, ubicada en El Estor, Izabal.

Mediante un comunicado divulgado ayer, la compañía denunció que personal administrativo fue secuestrado el lunes por hombres armados que ingresaron en las instalaciones de la empresa en la finca Pataxte.

“A las 17.30 horas ingresó violentamente una turba portando pistolas, fusiles y machetes. Sometieron al personal de seguridad y secuestraron a gerentes a cargo de la operación de NaturAceites”, consigna el documento.

Según Erasmo Sánchez, gerente de asuntos corporativos de la firma, le preocupa la integridad física y emocional de todos los integrantes de la empresa que laboran en el área.

“Seis compañeros permanecen secuestrados. Entre ellos hay una mujer. Nos preocupa el estado de salud de ellos. Estamos haciendo lo posible para que los liberen y vuelvan a sus hogares”, manifestó.





Aprehensión

El lunes recién pasado la Policía Nacional Civil (PNC) aprehendió a Emilio García Che, quien tenía orden de captura desde marzo de 2012 por usurpación agravada.

García Che es uno de los líderes de la organización Aepdi Defensoría Queqchí, por lo que a partir de ese momento la población tomó acciones en contra de NaturAceites.

Para liberar a las seis personas retenidas en una montaña de El Estor los captores piden que García Che sea dejado en libertad. De lo contrario, mantendrán en cautiverio a los empleados de la empresa.

“Las protestas son porque los campesinos creen que a su líder lo capturaron por órdenes de NaturAceites. Ellos movilizan el aparato estatal para mantener el control sobre las comunidades”, expresó un poblador que no reveló su nombre.

Indicó que las acciones de esa empresa le permiten ampliar sus zonas de cultivo de palma de aceite, cuyas plantaciones causan daños irreversibles a la naturaleza.

“Están bien”

Representantes de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) confirmaron ayer que los seis empleados de NaturAceites se encuentran bien. 

Sonia Palencia, gobernadora de Izabal, explicó que han formado una mesa de diálogo. Sin embargo, los inconformes exigen la liberación de García Che.

La compañía afectada dio a conocer que el pasado 3 de abril un grupo armado ingresó a las plantaciones amenzando al personal y destruyendo unas 1 mil 800 palmas. "Abrieron una brecha de 13 kilómetros de largo", refiere el informe de NaturAceites.

Representantes de la PDH aseguraron que ambas partes retomarán el diálogo, ya que antes de las detenciones mantenían una mesa de discusión, pero luego de lo ocurrido el lunes las negociaciones se rompieron.