Comunitario

Conjuntivitis e infecciones respiratorias afectan a personas albergadas

El Ministerio de Salud confirmó que debido a las secuelas de la erupción del Volcán de Fuego ocurrida el 3 de junio hay casos de conjuntivitis, infecciones respiratorias y gastrointestinales en las personas albergadas.

Por Roni Pocón y Julio Sicán

El Ministerio de Salud confirma que monitorean casos de conjuntivitis e infecciones respiratorias. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El Ministerio de Salud confirma que monitorean casos de conjuntivitis e infecciones respiratorias. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El ministro Carlos Soto informó que hay registros de enfermedades que aquejan a los afectados en albergues de Sacatepéquez y Escuintla.

En detalle, son 56 casos de conjuntivitis de tipo irritativa en Alotenango, Sacatepéquez, y, en el caso de Escuintla, es la quinta enfermedad que más aqueja a las personas en los albergues.

“En Escuintla, las primeras causas de atenciones que hemos tenido son por afecciones respiratorias, y en Alotenango es la conjuntivitis. Es una secuela de las cenizas del volcán, las partículas uno no las mira, entonces uno las respira y se meten en los ojos”, comentó Soto.

Pese a que son males de tipo irritativo, según el ministro, existe la probabilidad de convertirse en infectocontagiosa. Los albergues podrían tener las condiciones propicias para propagarse.

Le puede interesar: El reto de los afectados es recuperar el estilo de vida de antes de la tragedia

En los albergues de Escuintla se han registrado 587 casos de enfermedades respiratorias. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
En los albergues de Escuintla se han registrado 587 casos de enfermedades respiratorias. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

“Se puede volver contagiosa. Como a uno se le irrita la conjuntiva empieza uno a rascarse los ojos y ahí es donde se infecta”, aseguró el ministro.

Soto explicó que, para contrarrestar los problemas de salud que afectan a las personas albergadas, mantienen una vigilancia permanente, y que han designado a brigadas que están integradas por 86 médicos del Área de Salud de Escuintla, además de 15 médicos cubanos y cerca de 400 estudiantes de los últimos años de la carrera de Medicina.

También se suman a esta iniciativa las tres brigadas mexicanas móviles y los médicos voluntarios que prestan servicios en las áreas afectadas.

Constante vigilancia

Marco Antonio Mena, coordinador de distrito del Área de Salud del Ministerio de Salud en San Juan Alotenango, Sacatepéquez, y de los albergues en ese municipio, dijo que el personal médico y voluntario está tratando de que los afectados tengan servicios médicos, psicológicos y sanitarios, así como servicios básicos de limpieza, agua limpia y artículos de higiene.  

Sin embargo, dijo que están preocupados por brotes de epidemias, por lo que mantienen una vigilancia constante que les permita detectar de manera temprana casos infecciosos que se puedan reportar al Ministerio para que se tomen las acciones correspondientes. 

Voluntarios acompañan a un grupo de niños albergados en San Juan Alotenango, Sacatepéquez. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)
Voluntarios acompañan a un grupo de niños albergados en San Juan Alotenango, Sacatepéquez. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)

Respecto de la alimentación de los albergados, Luis Garrido, supervisor nutricional de la Fundación Castillo Córdova, explicó que la institución se hizo cargo de la alimentación para los albergados, para lo cual cuentan con personal técnico y capacitado para la manipulación de alimentos. Aseguró que por cada tiempo de comida preparan 700 porciones, lo que suma por los tres tiempos dos mil 700 platillos.

Lea también: Mike Pence visitará a víctimas del Volcán  de Fuego

Partos

Corina Lima, enfermera municipal, aseguró que han atendido y trasladado desde los albergues al Hospital Nacional de Antigua Guatemala a tres mujeres en condición de parto luego de la tragedia y que el estado de las pacientes es muy buena.

Más de 800 damnificados viven en tres albergues en San Juan Alotenango, Sacatepéquez. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)
Más de 800 damnificados viven en tres albergues en San Juan Alotenango, Sacatepéquez. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)

“Son dos niños y una niña las que nacieron después de la tragedia y que gracias a Dios están bien”, opinó. 

Agregó que la clínica municipal ha recibido medicamentos de todo tipo y cuenta con 20 voluntarios para clasificar y despachar la medicina, pero que necesitan leche para recién nacidos.

Otras enfermedades atendidas en los albergues de Sacatepéquez, según cantidad de casos son:

  • Diabetes: 45
  • Dolores de cabeza: 34
  • Gastritis: 28
  • Amígdalas: 25
  • Hipertensión: 24
  • Gripe: 20
  • Alergias: 19
  • Enfermedades diarréicas: 17

De su interés: Estos centros de acopio siguen recolectando ayuda para los damnificados

En Escuintla

  • Enfermedades del sistema respiratorio: 587
  • Consultas de ayuda psicológica o psiquiátrica: 567
  • Enfermedades infecciosas y parasitarias: 341
  • Enfermedades del sistema nervioso: 262
  • Problemas de los huesos y articulaciones: 226
  • Enfermedades de la piel: 173
  • Enfermedades gastrointestinales: 170
  • Varicela: cuatro casos en su fase no contagiosa

Las complicaciones al desarrollar la infección

El médico Carlos Nitsch, jefe de medicina interna del Hospital Herrera Llerandi, explicó que en los albergues existen las condiciones propicias para que las personas desarrollen reacciones inflamatorias, debido a la ceniza, el polvo, las lluvias, aunado a no tener facilidad de métodos de limpieza adecuados.

La conjuntivitis puede ser de tipo alérgica, pero puede complicarse y convertirse en un proceso infeccioso. En esta segunda faceta las complicaciones aumentan porque se vuelve infectocontagioso.

Al infectarse, ya no bastará el uso de anteojos y colirios, sino que requerirá la aplicación de antibióticos, sumado a que un tratamiento inadecuado puede causar daños en la membrana de los ojos e inclusive afectar la visión.

¿Qué hacer para no transmitir la infección?

  • No tocarse los ojos y tener contacto con otras personas o los objetos de otras personas como celulares, anteojos, entre otros.
  • No intercambiarse el uso de toallas
  • No compartir almohadas
  • Lavarse contantemente las manos

Contenido relacionado:

> Era una alegre comunidad que ahora parece un pueblo fantasma

> Las comunidades que estaban olvidadas y ahora empiezan a recibir asistencia en San Pedro Yepocapa

> Las escuelas sirven de albergues, centros acopio y hasta de morgue