Justicia

Telefónica habla sobre las extorsiones en Guatemala: Es terrorismo

Telefónica, con su representación en Guatemala de Movistar, está dispuesta a seguir invirtiendo, siempre y cuando se avance el combate al clima de violencia que existe en el país. 

Por Alex Fernando Rojas

Telefónica y Movistar hablan abiertamente sobre la ola de violencia que afectó a sus trabajadores por el cobro de extorsiones. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Telefónica y Movistar hablan abiertamente sobre la ola de violencia que afectó a sus trabajadores por el cobro de extorsiones. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Fueron cinco los ataques sincronizados contra trabajadores de la empresa Telefónica la semana pasada.   Aunque la compañía ha enfrentado a la delincuencia en otros de los 121 países en donde tiene presencia, lo que ha ocurrido en Guatemala es preocupante.

El director de Comunicación y Relaciones Interinstitucionales de Telefónica para Centroamérica, Mario Torres, habló con Prensa Libre  y reveló que la situación es tan grave que el propio presidente mundial de la compañía, José María Álvarez-Pallete, visitó el país el pasado sábado para dirigir los planes de contingencia.

Luego de los ataques que dejaron cuatro trabajadores muertos, la empresa decidió cerrar operaciones el fin de semana y fue ayer cuando reanudaron las labores de atención al cliente.

Hoy vuelven a una normalidad relativa, ya que la empresa necesitó incrementar la seguridad privada, además del apoyo de la Policía Nacional Civil, a una amenaza que sigue vigente: Q100 mil de pago inicial y una extorsión de Q2 mil a la semana por cada uno de los 20 vehículos que operan en áreas rojas de la capital, a cambio de que cesen los ataques.

La empresa es la primera de las grandes compañías que habla abiertamente de las extorsiones.

Un trabajador de Movistar murió en un ataque ocurrido en la zona 18. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Un trabajador de Movistar murió en un ataque ocurrido en la zona 18. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Repudian ataques

La Cámara Oficial Española de Comercio de Guatemala, emitió un comunicado para manifestar su rechazo al “cobarde asesinato de trabajadores de la empresa Telefónica”.

El pronunciamiento también cita una exigencia al Ministerio de Gobernación y al Ministerio Público, para que “de inmediato efectúen las investigaciones para ubicar, detener, procesar y condenar a los cobardes e inadaptados sociales que llevaron a cabo tan deleznables hechos y que se les aplique todo el peso de la ley”.

El texto también manifiesta las muestras de solidaridad a la empresa afectada, pero sobre todo a las familias enlutadas por la ola de ataques contra los trabajadores.

Por último, la cámara resalta a los buenos guatemaltecos, “y que un pequeño número de inadaptados, cobardes y delincuentes no nos harán claudicar en nuestra misión de fomentar las inversiones en Guatemala, para generar riqueza, oportunidades y mejores niveles de vida.

Entrevista

Como empresa, ¿desde cuándo tenían contacto con los extorsionistas y analizaban la situación?

La situación para nosotros es muy difícil. Estamos bastante golpeados, pero estamos confiando en los procesos. Estos grupos nunca tuvieron comunicación con nosotros. De hecho, las grabaciones que se hicieron públicas no fue por nosotros sino, me imagino, por los muchachos que las recibieron. Nosotros nunca recibimos ninguna amenaza, ningún pedido hasta después de los hechos.

¿No estaban al tanto de las extorsiones?

Trabajamos con aliados comerciales, empresas independientes que están comercializando rutas. Nosotros en Telefónica nunca hemos dado ningún tipo de pago, ni extorsión, ni a otro tipo de personas.

De hecho, cuando presentamos licitaciones, somos transparentes y seguimos todas nuestras políticas internas, y cualquier negociación la repudiamos y prohibimos, y nos retiramos de cualquier licitación o negociación donde no se tengan todas las garantías de transparencia.

En ese sentido, tenemos áreas de cumplimiento que nos obliga a estar dentro de los parámetros de ética y moral en todos los países donde operamos.

Pero las empresas usan los logos de Movistar. ¿Qué medidas están tomando ante la amenaza?

Así lo tomamos. Son personas, trabajadores, jóvenes que portan nuestra marca y son responsabilidad de nosotros. Lo tomamos con la seriedad que corresponde.

Hemos tomado ciertas medidas con las autoridades, que han colaborado. Nos han dado toda la ayuda de seguridad, consejo y acompañamiento que corresponde. Desde el primer momento, junto a nuestros aliados, se puso la denuncia, y las autoridades actúan bajo sus protocolos.

Como Movistar, vamos a responder ayudando a las familias damnificadas y ayudando a los que ya están en la calle ganando el sustento de su familia y tratando de salir adelante como jefes de familia. Son trabajadores que portan nuestra marca, y con esa responsabilidad lo tomamos.

¿A una empresa como Telefónica cómo le afecta este problema?

Es un acto terrorista, y como tal debe ser tomado en cuenta. Desde el sábado, el presidente de Telefónica —José María Álvarez-Pallete— estuvo con nosotros. El mismo viernes tomó un vuelo y se vino a Guatemala, y estuvo con nosotros.

Presidió el comité que trataba la ayuda a los heridos y a sus familias, y luego cómo salir adelante como empresa.

Nuestra primera decisión fue proteger a nuestra gente. Son más importantes las personas, y por eso decidimos cerrar operaciones hasta garantizar la seguridad mínima y que las autoridades también lo hicieran, y hacer la actividad normal. 

Por otro lado, en los medios internacionales fue una noticia muy sonada. Nunca en Telefónica hemos tenido un evento como este: un ataque terrorista coordinado en cinco ataques el mismo día.

Por eso el presidente de la compañía viene acá y viene a decirle a los empleados que vamos a seguir adelante, vamos a seguir invirtiendo en el país y confiando en que las autoridades hagan su trabajo y protejan a los trabajadores, no solo de Movistar sino de todas las empresas en Guatemala.

¿En ningún país donde tienen presencia han sufrido situaciones como esta?

Nunca habíamos tenido un ataque coordinado en cinco lugares distintos en un mismo día tratando de hacer una cosa como esta. Eso muy complicado que cuatro personas mueran en un mismo hecho y quedan varias heridas. Por supuesto, en el mundo nunca lo habíamos tenido.

No quiero decir que no hayan tenido extorsiones en otros lugares, pero un ataque de esta magnitud nunca se había tenido, por eso el presidente estuvo aquí el sábado.

Fuimos a una misa ofrecida por las almas de las personas fallecidas y sus familiares y las personas heridas y en general por todos los empleados de Telefónica.

Fuimos a hablar con las autoridades, a decir que estamos dispuestos a seguir invirtiendo. Necesitamos que actúen para proteger a los trabajadores, porque solo están haciendo su trabajo para su bien y el de su familia.

Cerraron operaciones durante todo el fin de semana. ¿Cómo estarán trabajando a partir de hoy?

Desde hoy —ayer— estamos abiertos operando en el 80 por ciento del país. Los únicos lugares donde no trabajamos son las zonas más difíciles de la capital, pero las autoridades han trabajado y están dispuestas a apoyarnos y ya estamos operando en el país.

Mañana —hoy—, de forma masiva, todos nuestros empleados de oficinas centrales y parte técnica estarán laborando al cien por ciento.

Una cosa importante es que Movistar está garantizando el servicio. Nunca hemos detenido el servicio, no se ha caído una sola radio base, la red funciona y atendemos a nuestros clientes, y para ello las autoridades nos han ofrecido seguridad.

Hemos tenido un par de eventos de reparación a nuestros clientes, sobre todo empresariales, y nos han acompañado a hacer las actuaciones en la red como correspondía.

Todas las redes de cajeros automáticos y empresas que confían en nosotros están arriba —en funcionamiento— y no han dejado de hacerlo.

¿Han necesitado contratar seguridad privada para garantizarse su seguridad?

Nosotros estamos reforzando nuestros operativos de seguridad. Nosotros ya invertimos en seguridad, sobre todo en la parte técnica y radio base.  Desde el punto de vista comercial, nuestras empresas aliadas comercializadoras ya invierten en seguridad. Destinamos una cantidad muy importante en seguridad. Lo que estamos haciendo ahora es reforzando.

Por supuesto que las autoridades ya están trabajando con nosotros, pero somos muchos empleados, muchas rutas y, seguramente, como nosotros hay muchas empresas y no podrán abarcar todo, por eso nosotros hemos invertido y vamos a invertir más en seguridad.

¿Cuáles serán los efectos comerciales de esta crisis?

La situación de Guatemala no es la mejor. Entonces, hemos tenido que invertir en seguridad, y  seguiremos invirtiendo. Nos afecta, porque aumenta nuestros costos operativos y comercialmente nos afecta porque hemos bajado la actividad todo el fin de semana y el lunes parcialmente.

Se ven afectados nuestros resultados financieros, pero estamos en la obligación de primero resguardar la vida de nuestros trabajadores, y luego vendrá el tema comercial.

Somos una empresa honesta y comprometida, y seguiremos trabajando.

¿Esta situación condiciona las inversiones a futuro?

Siempre cuando Telefónica, a nivel mundial, hace inversiones, antes de asignarlas hace valoraciones y, por supuesto, un clima de violencia y extorsión como el que vivimos ahora se toma en cuenta para inversiones futuras.

Es posible que, de seguir así y no resolverse, es muy fácil:  tenemos en Centroamérica cinco operaciones y es más fácil invertir en otro lugar que facilite las inversiones para hacer negocios.

¿Qué se espera de las autoridades del país para detener este problema?

Lo que queremos es aportar nuestro grano de arena para que Guatemala tenga un servicio de telecomunicaciones de primer mundo, y así lo hemos hecho y queremos seguir haciendo.

Lo que pido a las autoridades es que sigan apoyándonos como ahora, y una vez den con los responsables se aplique todo el peso de la ley y se llegue a las últimas consecuencias.

Qué más quisiéramos que los empleados vayan sin seguridad, que los que venden recargas vayan sin seguridad, que los técnicos hagan su trabajo sin un policía al lado y no tengamos que poner policías privados en nuestras torres para que no las vandalicen o nos roben las baterías o los cables.

Para nosotros es importante, nos están ayudando mucho y de verdad estamos muy agradecidos, porque le vemos una actitud de resolver las cosas, ayudar y apoyar a las autoridades, apoyar a la policía, apoyar a todas las entidades de gobierno y salir adelante con esto problema y en general con todo el ambiente de violencia que hay en el país que no contribuyen en nada para hacer una actividad comercial.

Se dice que las extorsiones vienen de las cárceles. ¿Cómo está esa situación actualmente?

Siempre hemos contribuido con las autoridades. Cuando nos pidieron que bajáramos las potencias del radio bases, las bajamos. De hecho, nosotros prácticamente llegamos a apagar las torres cercanas a los penales, a pesar de que eso nos afecta comercialmente y también afecta a todas las poblaciones que están alrededor.

Las autoridades nos solicitaron que nosotros compráramos bloqueadores de señales, y nosotros compramos los bloqueadores y en teoría esos están instalados en los penales. Entonces, cada vez que nos han pedido colaboración y ayuda, hemos estado ahí presentes y hemos apagado celdas, hemos bajado presencia de celdas y la última inversión millonaria que hicimos fue colocar bloqueadores de señal en las cárceles. Eso está colocado ahí.

Dos personas murieron en un ataque ocurrido contra trabajadores de Movistar que estaban frente a un supermercado en la calzada San Juan. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Dos personas murieron en un ataque ocurrido contra trabajadores de Movistar que estaban frente a un supermercado en la calzada San Juan. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Entonces, ¿de quién es responsabilidad que esos bloqueadores funcionen?

Están adentro de los penales. No sé quién es la autoridad responsable de los penales, pero están adentro de ellos. Lo que hay que hacer es que funcionen correctamente.

Adicionalmente, quiero hacerle una analogía: estos terroristas que nos atacaron iban en motocicleta. Por supuesto que, a la marca de la motocicleta, que puede ser cualquiera, las personas no dicen mejor que ya no vendan motos. El culpable es el terrorista, el delincuente que anda encima de las motos. Igualmente, cuando llaman haciendo extorsiones llaman por celulares.

Por supuesto que no le vamos a pedir cuentas a las marcas de celulares, no les vamos a decir a las marcas que dejen de cursar llamadas de esas personas.

Nosotros solo ponemos los medios de comunicación para que la gente se comunique, lo que hay que hacer es que a los delincuentes hay que ponerlos en la cárcel. Luego, en la cárcel, deben actuar como corresponda a un delincuente para que pueda rehabilitarse de la forma en que esté en la ley.

¿Han hablado con la gremial o con los otros proveedores de telefonía para tomar un papel conjunto?

Todo ha sido en conjunto, porque lo han pedido a todas las empresas y en conjunto hemos respondido. De hecho, cuando las autoridades nos entregan las especificaciones, en conjunto compramos los bloqueadores.

Como industria, nosotros estamos apoyando. Cada vez que las autoridades nos lo requieren, apoyamos para resolver los problemas.