Justicia

Sepur Zarco es clave para "consolidar la paz"

La Coordinadora Residente de la ONU en Guatemala, Valerie Julliand, defendió la celebración de juicios como el de Sepur Zarco, en el que se dirimen los crímenes cometidos durante el conflicto armado interno, como un elemento clave para “consolidar la paz”  y reconocer el dolor de las víctimas.

Por Guatemala / EFE

Este viernes el Tribunal dictará la sentencia por el caso Sepur Zarco. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Este viernes el Tribunal dictará la sentencia por el caso Sepur Zarco. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

“Si el país quiere consolidar su paz e ir adelante -necesita- haber integrado los elementos de su historia” , señaló Julliand.

El caso Sepur Zarco enjuicia al teniente coronel retirado Esteelmen Francisco Reyes Girón y el excomisionado del Ejército Heriberto Valdéz Asij, por someter a esclavitud sexual a 11 mujeres de la etnia maya q'eqchi. Ambos están acusados por la Fiscalía de los delitos de desaparición forzada y de lesa humanidad.

Este juicio, unido al celebrado contra 11 militares retirados, entre ellos el exjefe del Estado Mayor del Ejército, el general Manuel Benedicto Lucas García, procesados por haber participado en la desaparición de al menos 558 indígenas en la década de los ochenta, ha reabierto las heridas en la sociedad guatemalteca.

Manifestaciones a favor y en contra de los militares, junto a otras en homenaje a los desaparecidos, se han sucedido en los últimos meses.

Para Guatemala, donde el 70 por ciento de la población tiene menos de 30 años, es “importante”  que los jóvenes conozcan su historia antes de “doblar la página”; “La historia de un país no se puede olvidar. Si un pueblo olvida su historia está destinado a vivir la historia de nuevo”, afirmó Julliand.

“Hay jóvenes en Guatemala que no saben que hubo un conflicto armado” , lamentó.

Para consolidar la paz, añadió la máxima responsable de la ONU en el país centroamericano, es necesario que se celebren juicios como el de Sepur Zarco o el del exdictador José Efraín Ríos Montt, acusado de cometer genocidio entre 1982-1983.

Las familias que han perdido seres queridos, insistió Julliand, no buscan una justicia individual, sino que “el país en su conjunto reconozca lo que ha pasado”  e implemente “medidas simbólicas de reparación” .

Casos como el de Sepur Zarco, en el que se juzga la esclavitud sexual de 11 mujeres, es un “reconocimiento”  que permitirá “aliviar el dolor”  de todas las “víctimas” , señaló la representante de la ONU.

En su opinión, el país debería contar con un memorial estatal en honor a las víctimas de ambos bandos, como existen en otros Estados de la región, como un paso imprescindible para consolidar la paz.

“Como un pueblo entero puede reconciliarse si tiene la impresión que se le ha negado la existencia misma de sus víctimas” , sentenció Julliand.

El nombramiento de militares en el Gobierno de Jimmy Morales, quien fue elegido por un partido amparado por exresponsables de las fuerzas armadas, ha alimentado las críticas de parte de la sociedad guatemalteca: “El Gobierno” , señaló Julliand, “no es el lugar de los militares” .