Política

Paridad en Ley Electoral desata discordia en el Congreso

La alternabilidad y paridad entre hombres y mujeres —indígenas, mestizos y ladinos—  para las planillas de postulación a cargos de elección popular generó discordia ayer entre los diputados, lo que podría causar que las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos enfrenten un debate más extenso y se retrase su aprobación, a pesar de que la Corte de Constitucionalidad le dio dictamen favorable.

Por Manuel Hernández

Diputados asisten a un seminario de actualización de las reformas a la Ley Electoral y de Partido Políticos. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Diputados asisten a un seminario de actualización de las reformas a la Ley Electoral y de Partido Políticos. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

La discusión sobre los cambios a la Ley Electoral comenzará hoy en el Legislativo, cuando se intente aprobar la propuesta en tercer debate. El momento toral será cuando se someta a discusión por artículos y redacción final, ya que los parlamentarios no están de acuerdo con el 212, que se refiere a la paridad y alternabilidad,  debido a que muchos perderían la oportunidad de ser reelectos en la próxima legislatura.

La normativa establece que el orden de postulación deberá alternarse entre mujer y hombre, de manera que a una posición ocupada por una fémina siga la que desempeña un hombre, o viceversa, y así sucesivamente, para que tanto hombres como mujeres participen de manera igualitaria  en cuanto al número y posición en casillas.

El presidente del Congreso, Mario Taracena, informó que existe un compromiso de los jefes de bloques para aprobar en tercera lectura las reformas, pero coincide en que  habrá un freno  en el tema de paridad.

“El argumento de que se limita la participación es falso, además de que se imponen la candidaturas, aunque en verdad la imposición es por la vía económica. Quien tiene plata, entra”. Luis Fernando Mack, politólogo.

Uno de los puntos que podrían retardar la aprobación es la interpelación del ministro de Salud, Alfonso Cabrera, por  el diputado Marvin Orellana, de la bancada Alianza Ciudadana.

El legislador Walter Félix, de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, considera que ese artículo es un acto de justicia, ya que con una serie de argumentos  se ha excluido a las mujeres y a los pueblos indígenas.

“Es un reto que tenemos los partidos, porque muchos creen que las mujeres y los indígenas no estamos preparados para hacer política”, dijo Félix.

La diputada Sandra Morán, de Convergencia, señaló que  hay posturas muy fuertes sobre ese artículo.

“El tema es cuántos diputados estarían dejando su curul si habría más mujeres. Hay 158 diputados, y si hacemos paridad y alternabilidad, entonces habría la mitad de diputados y diputadas”, dijo la parlamentaria.

Ferdy Elías, diputado oficialista, indicó que aún no han conocido las reformas y que  la paridad y alternabilidad serán debatidas con más énfasis.

Ovidio Monzón, de Todos, manifestó que ellos han propuesto el tema, por lo que están de acuerdo en apoyarlo.

El politólogo Luis Fernando Mack considera que la Ley se vuelve más candente, pues cada cambio afecta intereses políticos, ya que se habla del acceso al poder.

“El argumento de que se limita la participación es falso, además de que se imponen la candidaturas, aunque en verdad la imposición es por la vía económica. Quien tiene plata, entra”, dijo Mack.