Migrantes

Redadas en EE. UU. causan alarma entre familias de indocumentados

Activistas defensores de migrantes hispanos en Estados Unidos expresaron el domingo su preocupación porque las autoridades de inmigración parecen haber comenzado una serie de redadas que ha sembrado la alarma entre los indocumentados. Entre los cuales hay guatemaltecos, de acuerdo con la Cancillería.

Por Los Ángeles/AP

Latinos protestan en Washington contra el plan de deportaciones. (Foto Prensa Libre: AFP)
Latinos protestan en Washington contra el plan de deportaciones. (Foto Prensa Libre: AFP)

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala informó la noche del sábado que las autoridades de migración de Estados Unidos buscan deportar a familias que ingresaron de manera indocumentada entre 2014 y 2015 y ya tienen orden de deportación.

Ayer, fueron capturadas dos familias guatemaltecas de Stone Mountain y Marietta, estado de Georgia, mediante un procedimiento en el que los agentes ingresaron a la casa con engaños preguntando por personas que no residían allí, informó la Cancillería, con base en testimonios de los afectados.

Recomendó que si agentes de los servicios de migración tocan a la puerta de las casas, deben guardar la calma y pedir que muestren la orden judicial para ingresar a la morada.

También pide que las familias tengan al alcance los números de teléfono de los consulados de Guatemala para pedir asesoría. Recuerda además que si bien el connacional debe colaborar, las autoridades deben proceder con respeto y en cumplimiento de los derechos fundamentales.

"Guatemala da un seguimiento cercano a esta difícil situación por la que atraviesan varias familias guatemaltecas, y aunque comprende que estos procedimientos administrativos son realizados como parte de una política interna de un país, no los comparte, pues Guatemala considera que la migración en un tema que debe abordarse de manera integral y corresponsable", expresa la Cancillería.





Temor generalizado

Inmigrantes latinos comenzaron a llamar el sábado pidiendo ayuda luego que el diario Mundo Hispánico reportara que las autoridades habían detenido a cinco familias en el área de Atlanta, Georgia, dijo Kica Matos, representante de la red Movimiento para una reforma Migratoria Justa, que agrupa a 45 organizaciones en 35 estados.

Matos dijo que organizaciones pro inmigrantes habían confirmado el artículo del diario con sede en Atlanta. Entre los detenidos estaban una mujer hondureña y su hijo de nueve años, señaló el diario.

Muchos inmigrantes de varias partes del país llamaron el sábado a los dos número gratuitos instalados por activistas, pidiendo asesoría legal e información sobre cómo protegerse, agregó Matos. Uno de los teléfonos llegó a recibir entre cuatro y cinco llamadas por hora.

“El Departamento de Seguridad Nacional ha comenzado sus redadas en Georgia, entrando a la casa de la gente muy temprano y llevándoselos. Muchos de los detenidos fueron mujeres y niños. Así, estas redadas han creado terror y pánico en las comunidades inmigrantes de todo el país”, dijo Matos. “La gente está aterrorizada”.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) no confirmó ningún operativo pero dijo que seguirá enfocándose en personas que “representan amenazas a la seguridad nacional, seguridad pública y seguridad fronteriza”.

“Tal como ha dicho el secretario de Defensa (Jeh) Johnson de manera consistente, nuestra frontera no está abierta para la inmigración ilegal” dijo la portavoz del ICE Virginia Kice, señalando que las personas que “no son aptas para asilo ni otros tipos de alivio, y tienen órdenes finales de deportación, serán deportadas conforme nuestras leyes y valores”.

Las redadas se produjeron después de que el Washington Post informara en la víspera de la Nochebuena sobre el presunto plan del ICE, que estaría enfocado en familias centroamericanas con órdenes de deportación a partir de enero del 2014.

“En esta temporada en que la mayoría de estadounidenses celebra el comienzo del Año Nuevo, las familias inmigrantes de todo el país se estaban preparando para las redadas del ICE, haciendo planes de contingencia como nombrar a un guardián para sus niños y preparar un testamento”, añadió Matos.

Funcionarios de Seguridad Nacional han dicho que la deportación de familias centroamericanas con órdenes de deportación forma parte de su esfuerzo general para combatir el aumento de familias y personas que llegan a la frontera entre México y Estados Unidos.

El arribo de estos inmigrantes ha aumentado en los últimos meses. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza ha reportado que 10 mil 588 niños no acompañados cruzaron en octubre y noviembre, en comparación a 5 mil 129 durante los mismos dos meses en el 2014.

El año fiscal 2015, que finalizó el 30 de septiembre, cerró con la menor cantidad de inmigrantes deportados desde 2006.

De los 235 mil 413 deportados durante este período, la mayoría eran convictos por delitos graves.

Los activistas han pedido a Obama que cancele las redadas porque dicen que enviar de regreso a su vecindario a inmigrantes que escapan de las violentas pandillas centroamericanas equivale en muchos casos a una sentencia de muerte, dado que pandilleros matarían a los deportados por haber huido.

Las redadas también son contraproducentes porque muchos de estos centroamericanos con órdenes de deportación podrían reabrir sus casos si tuvieran ayuda legal, según abogados de inmigración.