Hemeroteca

Laguna del Tigre paraíso de narcos, madereros e invasores

El 18 de abril de 2004 trascendía dentro de las páginas de Prensa Libre un reportaje donde se mostraba la forma en que criminales acababan con el Parque Nacional Laguna del Tigre, en Petén. 

Por Hemeroteca PL

Portada de Prensa Libre del 18 de abril de 2004. (Foto: Hemeroteca PL)
Portada de Prensa Libre del 18 de abril de 2004. (Foto: Hemeroteca PL)

Este sitio de 335 mil 80 hectáreas (casi dos veces el departamento de Guatemala) , tres mil 355 kilómetros cuadrados de fauna, flora y ecosistemas únicos en el planeta, es actualmente una tierra sin ley, que es destruida a pasos agigantados.

Las fotografías tomadas en sobrevuelos y en acciones terrestres de la Policía y el Ejército muestran cómo el sitio ha sido arrasado.

Narcotraficantes

En el lugar se observan inmensas áreas donde fueron talados los árboles, pero en éstas no hay casas, ni presencia humana, sino largas pistas de aterrizaje para los narcotraficantes. Es en medio de la selva donde los narcos han encontrado refugio para descargar droga.

Cerca de cada pista hay avionetas destruidas, que, en su momento, sirvieron para traer estupefacientes al país.

Como mínimo, 15 aeronaves destruidas fueron encontradas en distintos lugares de la Laguna del Tigre. Por momentos, daba la impresión de que se trataba de un cementerio de esos aparatos.

Según organizaciones ambientalistas, siempre se ha sabido de movimiento de droga en el área, pero nunca se había logrado evidenciar de una forma tan clara.

A criterio de Yuri Mellini, director del Centro de Acción Legal, Ambiental y Social (Calas), las pruebas de la presencia de los narcotraficantes servirán para que las autoridades vigilen el lugar, ya que impera la impunidad.

Infografía que ilustra las zonas protegidas del departamento del Petén. (Foto: Hemeroteca PL)
Infografía que ilustra las zonas protegidas del departamento del Petén. (Foto: Hemeroteca PL)
Tala ilícita

Mientras más se recorre el área, más son las muestras de destrucción que se observan. En medio de la selva se ven tractores que mueven grandes árboles que fueron derribados, y que al final son aprovechados por los madereros.

Pero el objetivo inicial de la tala inmoderada no es conseguir madera, según Mellini, quien ha estudiado y denunciado el problema.

Explica que, probablemente, lo que persiguen al derribar los árboles es crear espacios para construir pistas y sitios destinados a campamentos y descarga de droga.

Fuego arrasador

Algunos de los que arrasan con la vegetación del Parque Nacional Laguna del Tigre simplifican el trabajo. En lugar de derribar árboles, provocan incendios.

Desde el aire, se pueden ver las columnas de humo y las dimensiones de los siniestros, que nadie controla y que avanzan con total libertad.

El fuego acaba con todo lo que encuentra a su paso, dejando un terreno útil para los objetivos de los incendiarios.

El director de Calas señala que, además de usar las áreas para pistas, sirven para llevar ganado a pastar o para ubicar los campamentos de quienes recolectan droga o trafican animales silvestres.

En ese entonces fueron abandonadas 15 avionetas en el área protegida de la Laguna. (Foto: Hemeroteca PL)
En ese entonces fueron abandonadas 15 avionetas en el área protegida de la Laguna. (Foto: Hemeroteca PL)
Fauna exterminada

Las especies animales, únicas en el lugar, corren gran riesgo, ya que quienes han tomado el parque como suyo, ante la ausencia de las autoridades, las amenazan constantemente. Dantas, guacamayas, monos, tortugas, serpientes y hasta cocodrilos, son exterminados por los depredadores.

Los incendios son una de las grandes amenazas para las especies animales. Durante el recorrido terrestre que se efectuó, se pudo comprobar que había gran cantidad de animales calcinados, y otros, apresurados, huían, ante la presencia de extraños.

Hasta una manada de jabalíes pasó por el lugar, mientras se efectuaba el recorrido.

Las especies silvestres son cazadas, tanto para servir de alimento a quienes se mantienen en la selva, como para la venta.

En los improvisados campamentos de los cazadores se encontraron restos de jabalíes que habían servido de alimento, y hasta un cocodrilo sin piel, que había caído en las manos de los traficantes de especies.

Simples visitantes

Las autoridades encontraron otros campamentos, donde permanecían varios individuos, según ellos, simplemente para pasar el tiempo.

Sin embargo, si el refugio está a mitad de la selva y lleno de provisiones, no se cree que sus ocupantes sólo estén de paso.

Por este motivo, la Policía detuvo a los sujetos y los sindicó de usurpación de áreas protegidas, atentar contra el patrimonio natural y cultural, y de tráfico de fauna y flora.

En campamentos como éstos es donde se cree que los narcos mantienen personal que espera que las avionetas aterricen para descargar la droga.

Además, estos lugares sirven de descanso para quienes se dedican a profanar y robar reliquias mayas, que luego venden.

Reina la impunidad

Para Yuri Mellini, el problema de Laguna del Tigre se les fue de las manos a las autoridades. El sitio se convirtió en un ejemplo de impunidad, donde actúan grupos paralelos, con objetivos muy específicos.

Señala que el problema no es nuevo, pero que se agravó en los últimos cuatro años. Mellini recuerda que el ex presidente Alfonso Portillo autorizó la entrada de campesinos a la zona para que la poblaran, lo cual es contrario a la ley.

El experto subraya que lo más crítico del área es la narcoactividad, la posesión de tierras y el avance de la frontera agrícola, que, en su conjunto, está acabando con todo el parque, el cual es reconocido internacionalmente, por su importancia.

Hay que hacer algo

El director de Calas indica que el problema en Laguna del Tigre es complicado, ya que hasta petroleras y grandes comunidades ilegales están asentadas allí.

Sin embargo, señala que hay que hacer algo, por lo que se ha reunido con funcionarios para exponer la situación y pedirles medidas urgentes, como la presencia de autoridades, inexistentes en el lugar.

Además, Calas ha presentado denuncias en contra de ex funcionarios y autoridades actuales de Petén, y contra particulares, por la tala, depredación, usurpación e invasión de Laguna del Tigre.

Magalí Rey Rosa, del Colectivo Madre Selva, explica que todo lo que ocurre en Laguna del Tigre es fruto de la indiferencia del Estado.

Agrega que, desafortunadamente, no se ha entendido el valor del área, que podría significar hasta Q2 mil millones en beneficios para el país, en biodiversidad.

Hizo ver que las áreas protegidas y los parques nacionales son parte del mínimo patrimonio de los guatemaltecos, por lo que se debe evitar que no quede nada de ellos.

Rey Rosa indicó que sería positivo que el presidente Óscar Berger enviara al Ejército a vigilar el lugar, para corregir el abandono en que se encuentra. Puntualizó que, debido a la gravedad del problema del Parque Nacional Laguna del Tigre, el mandatario debe tomar medidas urgentes, para evitar la destrucción del patrimonio nacional.

Laguna del Tigre

Fue declarado Parque Nacional en 1990. Se localiza en el municipio de San Andrés, Petén:

  • Tiene una extensión de 335 mil 80 hectáreas.
  • Es considerado el parque más grande de Centroamérica y el humedal más extenso de Mesoamérica, reconocido a nivel mundial, por su importancia.
  • Posee más de 130 especies de árboles .
  • Además, 40 especies de mamíferos, 173 de aves, 36 de reptiles, 41 de peces y otras muchas de insectos y moluscos de agua dulce, únicos en el mundo.

Varios aspectos de las avionetas abandonadas por los narcos, son desmanteladas para evitar que sean utilizadas por las autoridades. (Foto: Hemeroteca PL)
Varios aspectos de las avionetas abandonadas por los narcos, son desmanteladas para evitar que sean utilizadas por las autoridades. (Foto: Hemeroteca PL)
Narcos poderosos

Una nota publicada por el diario Reforma, de México, a mediados de febrero de 2004, da cuenta del poder del cártel de la droga que opera en Petén.

Según el periódico, el grupo al que denomina "Petén-Cobán" había extendido sus redes hasta el sur de México.

Señala que la banda estaría conformada por militares y ex guerrilleros, vinculados con poderosos jefes mexicanos de la droga, como Ismael "El Mayo" Zambada, del cártel de Juárez, y con Joaquín "El Chapo" Guzmán, del cártel de Sinaloa.

Según Reforma, los cargamentos introducidos a México eran de cocaína, que transportaban entre 30 a 50 avionetas al mes.

Fuentes vinculadas al narcotráfico señalaron que los movimientos de droga en Petén son de los cárteles de Sayaxché y del Golfo, liderados por el narcotraficante guatemalteco Otto Herrera.

Actualmente, Herrera es buscado por las autoridades por ser considerado uno de los jefes de la droga más fuertes y peligrosos de la región.

La fuente señaló que, junto a Herrera, operaría el cártel de Zacapa, supuestamente dirigido por Waldemar Lorenzana.

Estas organizaciones, de acuerdo con servicios antinarcóticos, son las más fuertes del país.

Ante el hallazgo de más de 15 avionetas destruidas en el corazón del Parque Nacional Laguna del Tigre, se consultó a las fuentes sobre el motivo por el cual los narcos se deshacen de las aeronaves.

Se indicó que la mayoría de avionetas que entran al país lo hacen de manera ilegal y con alteraciones en los registros, por lo que son destruidas.

Sin embargo, aparentemente, la principal razón por la que desmantelan las aeronaves es para que las autoridades guatemaltecas no puedan decomisarlas y luego utilizarlas. Son abandonadas con tantos daños, que es imposible repararlas.