Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

29/12/12 - 14:50 Internacionales

Carromero llega a España para cumplir su condena

El joven político del PP Ángel Carromero, condenado a cuatro años de cárcel en Cuba por el accidente en que murió el disidente Oswaldo Payá, llegó este sábado a España para cumplir condena, informó una fuente del Gobierno español.

MADRID.- "Ha llegado a España y se lo llevan directamente a un centro penitenciario", declaró a la AFP una fuente del Ministerio del Interior sin más precisiones. Tras su ingreso en la cárcel, la justicia debía determinar el tiempo de condena restante y clasificarlo en primer, segundo o tercer grado penintenciario.

Este último podría permitirle la libertad durante el día, pernoctando en prisión, o incluso dormir fuera de la cárcel si acepta ser vigilado por control telemático.

Carromero, de 26 años, es un dirigente madrileño de Nuevas Generaciones, las juventudes del Partido Popular. Según varios medios, llegó procedente de La Habana al aeropuerto de Madrid a las 12h10 locales, a bordo un avión de la aerolínea Air Europa bajo la custodia de agentes españoles de Interpol, para ingresar inmediatamente en la cárcel de Segovia. Su repatriación fue posible gracias a un acuerdo alcanzado entre las autoridades españolas y las cubanas tras dos meses de negociaciones.

Juzgado el 5 de octubre en la localidad cubana de Bayamo, Carromero fue condenado a cuatro años de cárcel por homicidio imprudente, a raíz del accidente ocurrido el 22 de julio cuando conducía un automóvil en compañía de dos líderes opositores cubanos, Payá y Harold Cepero, y de un activista sueco, Jens Aron Modig, de 27 años. A las afueras de Bayamo, a unos 700 kilómetros de La Habana, el automóvil se estrelló contra un árbol, causando la muerte a Payá, de 60 años, y Cepero, de 31, y heridas a Modig.

AFP / ESPAÑA

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.