BBCMundo

Por qué la mayor parte de los terremotos y erupciones volcánicas ocurren en el Cinturón de Fuego del Pacífico y qué tiene ello que ver con los registrados en los últimos días

El Cinturón del Fuego del Pacífico nos ha vuelto a recordar por qué es considerada el área geográfica con la mayor actividad sísmica y volcánica del mundo.

Por BBC Mundo

La actividad en el Cinturón de Fuego es resultado de la llamada tectónica de placas, el movimiento y la colisión de las capas de la corteza terrestre. (AFP)
La actividad en el Cinturón de Fuego es resultado de la llamada tectónica de placas, el movimiento y la colisión de las capas de la corteza terrestre. (AFP)

Y es que desde el pasado domingo, cinco países a ambos lados del Pacífico se vieron estremecidos por terremotos, deslaves y erupciones.

Un sismo de magnitud 7.9 estremeció en la madrugada del martes las costas de Alaska y generó una alerta de tsunami que abarcó también el oeste de Canadá.

En Indonesia, poco tiempo antes, otro sismo de magnitud 6.5 remeció varias islas, incluida la capital, mientras en Japón el monte Shirane entró en actividad y generó una avalancha que costó la vida a una persona.

No fue el único.

El Kadovar, un volcán tan grande que forma en sí mismo una isla en el archipiélago de Papúa Nueva Guinea, entró en erupción el pasado domingo, en tanto en Filipinas, el monte Mayon comenzó a expulsar fumarolas y cenizas, al igual que el Monte Sinabung, en Indonesia.

La realidad es que todos estos países están separados por miles de kilómetros.

Lo que los une es la herradura del Cinturón de Fuego, la mayor zona sísmica y volcánica del mundo.

Un arco de fuego

En esta área, también conocida como Anillo de Fuego, comprende, al oeste, a Argentina, Bolivia, Canadá, Colombia, Chile, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá.

Luego se dobla a la altura de las Islas Aleutianas, en el norte del océano Pacífico, entre Alaska y la península de Kamchatka.

Y baja después para incluir a la costa y las islas de Rusia, Japón, Taiwán, Filipinas, Indonesia, Malasia, Timor Oriental, Brunéi, Singapur, Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón, Tonga, Samoa, Tuvalu y Nueva Zelanda.

Abarca, en total, un área de 40 mil kilómetros y están allí también la mayor cantidad de volcanes de todo el mundo.

En ella se encuentra también la mayoría de los supervolcanes del planeta.

"En el Cinturón de Fuego del Pacífico tienen lugar el 90% de todos los sismos del mundo y el 80% de los terremotos más grandes", explicó hace un tiempo a BBC Mundo el presidente ejecutivo del Instituto Geofísico de Perú (IGP), Hernando Taveras.

El lecho del océano Pacífico reposa sobre varias placas tectónicas y "el hecho de que la actividad sísmica sea intensa en el Anillo de Fuego se debe a la convergencia de estas y su fricción, lo que hace que se acumule tensión a liberar", señaló Taveras.

Y es que la actividad en el Cinturón de Fuego es resultado de la llamada tectónica de placas, el movimiento y la colisión de las capas de la corteza terrestre que dan origen a los terremotos.

Pueden, incluso, generar la actividad volcánica.

Hugo Delgado, director del Centro Nacional de Prevención de Desastres de México, explicó hace un tiempo a BBC Mundo que un terremoto actúa sobre un volcán como cuando se agita una botella de agua mineral.

"Un movimiento mecánico puede hacer que se acumule el gas en la superficie de la botella. Esto incrementa la presión y hace que el agua salga a chorros. Algo similar ocurre en el volcán, que tiene un alto contenido de gas", dice.

De acuerdo con el especialista, solo sismos potentes, superiores a una magnitud 9, podrían tener un impacto de gran relevancia en los volcanes cercanos.

Un terremoto de este tipo, asegura, puede incluso provocar la reactivación de volcanes dormidos desde hace siglos, que los que estén activos se intensifiquen o que, incluso, disminuyan repentinamente su actividad.

"Es tan fuerte el impacto de las ondas sísmicas de estos terremotos de gran magnitud que no solo pueden provocar una erupción, sino que pueden hacer que el volcán pierda su actividad".

Pero si ninguno de los sismos y erupciones ocurridos recientemente alcanzó dicha magnitud y los territorios donde tuvieron lugar están sumamente distantes ¿están realmente relacionados los eventos ocurridos desde el domingo?

Sin conexión

El sismólogo David Hill, científico emérito del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS,en inglés) explicó en una ocasión a BBC Mundo que no existe en realidad nada inusual en la actividad volcánica o sísmica registrada en lugares situados a grandes distancias, como los países que se ubican en el Cinturón de Fuego.

"En realidad, lo que sucede es que ahora las sociedades están más conectadas y nos enteramos muy rápido de lo que sucede en otros lugares que antes nos parecían muy remotos. Hace unos años, no nos hubiéramos enterado hasta meses después", aseguró.

El especialista, que estuvo por más de 30 años al frente del Observatorio Volcánico de Hawái, afirmó que siempre ha habido erupciones y sismos en diferentes lugares del mundo y frecuentemente, pero esto no significa que los procesos estén relacionados o que haya un aumento de estos fenómenos en los últimos tiempos.