Comunitario

“La autoridad debería revisar todos los pactos”

Los analistas Francisco Quezada y Adrián Chávez, exploran el beneficio y costo de los pactos colectivos y sus efectos en el sistema de salud pública.

Por José Manuel Patzán

Los pactos colectivos negociados a la ligera para apaciguar las amenazas de los sindicalistas ocasionan un desequilibrio financiero al Estado y, por consiguiente, repercuten en la obtención de recursos en el sistema de salud, aseguran los analistas Francisco Quezada y Adrián Chávez, invitados al programa Diálogo Libre.

¿Qué panorama ven en los próximos días?

Quezada: Lo que va a suceder con la negociación irresponsable de pactos colectivos es que quedará en insolvencia el Estado. Poco a poco se compromete financieramente al Estado, los recursos que van a funcionamiento van ocupando los de inversión, el Estado va a ir pagando más salarios y demeritará el funcionamiento y no habrá recursos para compra de medicina. Esto es lo que han provocado los pactos colectivos, y quien paga el pacto es el guatemalteco, con sus impuestos. Va a llegar el momento en que las entidades colapsarán y se les pedirá un esfuerzo adicional a los contribuyentes.

Chávez: Es un problema histórico, el problema es latente y se manifiesta de manera recurrente. Cualquier conflicto entre autoridades ministeriales y sindicatos es un fuego cruzado en el que existen miles de víctimas que diariamente tienen que acudir por necesidad a los servicios de salud pública. Las condiciones de los trabajadores de Salud son deplorables, los bajos salarios y la inestabilidad laboral son condiciones deplorables a las que hay que dar soluciones.

¿Hay abuso de los sindicatos?

Chávez: Hay cuestiones que son buenas, pero en algunas ocasiones solo representan beneficios para una minoría. Lo que sí se rescata es que buscan la estabilidad laboral. Lo que nos indigna es la forma como se recetan unos viáticos que son exorbitantes.

¿Prevalece la negociación política sobre la técnica en el pacto entre el Ministerio y sindicalistas?

Quezada: Absolutamente. Las ventajas que se obtienen son violatorias de la ley. El Pacto lo que debe corregir son desigualdades, pero no otorgar privilegios. Los trabajadores tienen que tener mejores atenciones porque su trabajo es esencial, pero muchos se aprovechan de ese tema y los grandes beneficiados con los pactos son los políticos que logran apaciguar el clamor y logran afiliar a las personas a su causa, y al final todo se traduce en que los pactos colectivos no mejoran los servicios, pero sí presionan fiscalmente al que paga impuestos.

¿Qué debería hacer el presidente Otto Pérez ante el pacto que demandan los sindicalistas de Salud?

Chávez: El tema de salud es responsabilidad del Estado y no solo del Ministerio. Lo que vemos es incapacidad de un gobierno que no dio la talla para garantizar la salud a la población, y no va a mejorar si tampoco hay personal comprometido.

Quezada: Si un trabajador entra en paro, esa es una falta laboral y puede ser destituido. Nadie puede detener una función pública. Lo que pasa es que no se ha querido llegar a las últimas consecuencias por parte de funcionarios; entonces toleran la ilegalidad y buscan desarticular ese movimiento a través de un pacto a la ligera. Lo que pasará es que este gobierno está débil y solo pasarán los meses y le trasladarán la brasa al próximo gobierno. El próximo gobierno recibirá un pacto impagable. Entonces se deberá revisar pacto por pacto y denunciar ilegalidades.