Leer para Creer

Aumentará el número de terremotos en todo el mundo en los próximos cinco años

Esta no es una predicción ni vaticinio sino la conclusión de un estudio científico que demuestra que habrá una pequeña disminución en la velocidad del movimiento de rotación, por lo que la Tierra tendrá un incremento en el número de terremotos en los próximos cinco años, advierte una investigación presentada recientemente por científicos estadounidenses.

Por Redacción

Rescatistas y voluntarios buscan víctimas debajo de los escombros por el terremoto de 7.1 grados en México el pasado 19 de septiembre. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Rescatistas y voluntarios buscan víctimas debajo de los escombros por el terremoto de 7.1 grados en México el pasado 19 de septiembre. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Según el estudio, la Tierra está entrando en un periodo de rotación lento, un fenómeno que ha coincidido históricamente con el aumento de los terremotos comparado con el promedio en un año.

Los resultados de la investigación fueron divulgados en octubre pasado en la reunión anual de la Sociedad Geológica de los Estados Unidos.

Roger Bilham, geofísico de la Universidad de Colorado en Boulder, y Rebecca Bendick, geofísica de la Universidad de Montana, estudiaron la cantidad de terremotos de magnitud 7 o más que hubo cada año en el último siglo y descubrieron la relación de estos con la velocidad de rotación de la Tierra.

En promedio, hubo alrededor de 15 grandes terremotos por año desde 1900. Sin embargo, durante ciertos períodos nuestro planeta sufrió entre 25 y 35 terremotos de más de 7 grados cada año.

Los científicos llegaron a la conclusión que cuando la Tierra gira más lentamente se producen más terremotos, lo que significa que a partir de 2018 podrían ocurrir entre 20 y 30 terremotos de 7 grados o más cada año durante los próximos cinco años, según reveló la investigación, citada por Live Science, un sitio especializado. 

Al disminuir la velocidad en la que la Tierra gira se traduce en que los días serán un poco más largos, aunque dicha prolongación es únicamente de milisegundos.

Bilham explicó que a medida que el giro de la Tierra disminuye un poco, el Ecuador se encoge; sin embargo, las placas tectónicas no se encogen tan fácilmente, lo que significa que los bordes de las placas se comprimen. Aunque esta compresión no es enorme, sí aumenta la tensión en los límites de las placas.

"No tenemos información sobre dónde ocurrirán estos terremotos, excepto que ocurrirán en los límites de las placas del mundo", agregó Bilham.

Los investigadores apuntaron que los cambios en la velocidad de rotación de la Tierra pueden ser causados ​​por patrones climáticos como El Niño, corrientes oceánicas y corrientes en el núcleo fundido del Planeta.

"Cuando los fluidos se aceleran, la Tierra sólida debe disminuir la velocidad", remarcó Bilham.

Efecto posible

"Es un efecto posible muy interesante", dijo Amos Nur, un geofísico de la Universidad de Stanford, que no participó en la investigación.

El experto añadió que, aunque la velocidad de rotación cambia tan poco, el tamaño de la Tierra y la inercia son tan grandes "que no es necesario un gran cambio en la rotación para tener un cambio en el estrés".

No obstante, Nur admitió que la comunidad científica aún tiene poca comprensión de las causas que desencadenan los terremotos, y no tienen forma de predecirlos, por lo que sería imposible dar por sentado la relación entre los terremotos y la rotación de la Tierra.

"Aún así, hay formas de validar la idea básica de los investigadores", indicó.

Para Nur, el próximo paso del estudio sería intentar representar lo que sucede con el estrés dentro de la Tierra cuando su rotación cambia. "No es ridículo. Es bastante factible", concluyó.

Conozca más sobre los terremotos en la siguiente videografía: