Guatemala

Aumentan los casos de divorcios voluntarios

Los buenos momentos del noviazgo y de los primeros meses del matrimonio se pierden con el tiempo. Percatarse un año después de casado que la persona con la que se amanece a diario no es la que se quería para la vida y argumentar ante un juez malos tratos o incompatibilidad son suficientes para terminar con el contrato de vida que firmó una pareja.

Por SANDRA VALDEZ

Incompatibilidad de caracteres, infidelidad, malos tratos y abandono son  causas de divorcio.
Incompatibilidad de caracteres, infidelidad, malos tratos y abandono son causas de divorcio.

<br/><br/>Los juzgados de Familia en la capital conocen a diario entre dos y tres procesos en los que se solicita la separación legal.<br/><br/>Cada vez con menos tiempo juntas las parejas deciden separarse. Aunque la mayoría de matrimonios que se disuelven llevan entre cinco y seis años, también existen parejas que se separan al año de convivencia. La ley lo permite. <br/><br/>Año con año más parejas piden la separación legal, tal como lo demuestra, a lo largo de una década, el Instituto Nacional de Estadística. <br/><br/>En la mayoría de los divorcios, quien solicita la separación argumenta el abandono de la pareja o malos tratos y riñas, según Emilio Villatoro, juez tercero de Familia. <br/><br/>Otto Arenas, director del Bufete Popular de la Universidad de San Carlos, coincide con ese motivo, pero va más allá. Asegura que la víctima casi siempre es la mujer; los hombres justifican incompatibilidad. <br/><br/>“Otros argumentan caracteres diferentes y la infidelidad”, asegura Arenas.<br/><br/> <strong>Las consecuencias</strong><br/><br/> La decisión de separarse tiene consecuencias como los procesos por pensión alimenticia y la guardia y custodia de los niños, los cuales son conocidos por los juzgados de Familia. <br/><br/>Estas situaciones han llevado al Organismo Judicial (OJ) al límite, tanto que en la actualidad solo existe una sala de Apelaciones de Familia y se está por abrir un segundo tribunal del ramo.<br/><br/><strong>Voluntad o judicial</strong><br/><br/>Son más los divorcios en los que las parejas llegan a los juzgados con la claridad en los términos y acuerdos de la separación. Estos son conocidos como voluntarios. En el 2012 hubo cuatro mil 118 de este tipo, según el OJ. <br/><br/>Los casos en los que sí existe litigio, debido a que solo una de las partes solicita la separación —proceso que puede llevar varios meses o años—, requieren costas judiciales —gastos en que se incurre por el proceso—. De este tipo, conocidos como ordinarios, el OJ reporta tres mil 262 el año pasado.<br/><br/>La Iglesia Católica no reconoce el divorcio como una posibilidad, debido a que el sacramento del matrimonio es de por vida. Si bien acepta la posibilidad de separación, no avala un segundo matrimonio. Quizás por ello muchas parejas deciden solo separarse, y no divorciarse. El OJ reporta 643 casos de “separación de cuerpos” en el 2012.<br/><br/>