Política

Gobierno prepara emisión de bonos

El Ministerio de Finanzas Públicas (Minfin) analiza la colocación de una nueva emisión de bonos hasta por Q3 mil 400 millones que se destinarían al pago del servicio de la deuda ante la brecha fiscal que a julio  alcanzó  Q1 mil 69 millones. 

Por URÍAS GAMARRO

Ministerio de Finanzas Públicas. (Foto Prensa Libre: Archivo)
Ministerio de Finanzas Públicas. (Foto Prensa Libre: Archivo)

Dorval Carías, ministro de Finanzas, afirmó ayer que la decisión la tomará esta semana el presidente Otto Pérez Molina.

Los títulos que se colocarían en el mercado nacional, explicó, se destinarán a amortizar la deuda del último cuatrimestre con los acreedores, que asciende a Q3 mil 400 millones.

El funcionario detalló que hay dos propuestas para la captación de esos títulos.

La primera se fundamentará en emitir solo unos Q748 millones que servirían como complemento de un préstamo de US$340 millones —unos Q2 mil 652 millones— con el Banco Mundial (BM).

Ese préstamo, que ya fue aprobado por el directorio del BM, se encuentra en trámite de firma en el Minfin. Está pendiente la opinión de la Junta Monetaria y la legalización por el Congreso.

El otro planteamiento, dijo, sería emitir los Q3 mil 400 millones en títulos para cubrir el saldo pendiente de la deuda.

En este escenario los recursos del préstamo del BM se utilizarían para el financiamiento del presupuesto del próximo año.

Una última alternativa, señaló, sería que la recaudación mejore en los siguientes meses y se reduzca la brecha —impuestos programados, pero no captados—, para no hacer esta emisión, y eso significaría que solo se apoyaría la legalización del préstamo con el BM.

“El problema de la recaudación se traduce ya en una severa contención del gasto y una deficiencia adicional para el pago del servicio de la deuda”, precisó.

DESCARGA- Vea el PDF del endeudamiento público por emisión de bonos

Carías descartó la posibilidad de emitir letras del tesoro —instrumentos de captación a corto plazo—, ya que no se cuenta con el dinero —encaje— para pagarlas este año, por el plazo de vencimiento, que sería en diciembre.

En el caso de los bonos del tesoro, tienen más tiempo para pagarse.

Aumento de la deuda

Si Finanzas emite los bonos adicionales por Q3 mil 400 millones, además de la aprobación de los Q2 mil 600 millones del préstamo del BM, la deuda total interna del país aumentaría a Q6 mil millones.

Al 30 junio último, según el Minfin, la deuda interna alcanzaba los Q56 mil 624 millones, y al sumarle el nuevo endeudamiento cerraría para diciembre en Q62 mil 624 millones.

A esa fecha la deuda total del país, que suma la interna más la externa, alcanzaría Q111 mil 257 millones.

Este año el Congreso aprobó un nuevo endeudamiento mediante la colocación de bonos del tesoro por Q8 mil 335 millones, de los cuales Q5 mil 416 millones fueron de nuevos títulos, y Q2 mil 918 millones, de recolocaciones —roll over—.

Eso significaría que se compensará el deterioro en la recaudación de impuestos por el mal desempeño de la SAT, refirió el economista Érick Coyoy.

“La precaria situación de las finanzas no soportará mucho tiempo más a este ritmo acelerado de endeudamiento”, expuso.

Según el Minfin, la relación de la deuda con el producto interno bruto es del 24.5%, lo que quiere decir que por cada quetzal que se produce en el país, Q0.24 están destinados para el pago del servicio de la deuda.

Según el ministro, la nueva emisión de bonos no impactaría en el déficit fiscal —gastos programados por el Estado que superan los ingresos— y se continuaría con la proyección de 2.1%.

“Los espacios presupuestarios ya están planteados para este ejercicio”, puntualizó.

Carías destacó que para este año hay dos prioridades para el Gobierno: el impacto por la sequía, para lo que se necesitan Q500 millones, y la fase de reconstrucción por los daños causados por el sismo que impactó en San Marcos, el pasado 7 de julio.

“Observamos un desempeño pobre de la recaudación que pone en entredicho estos programas”, resaltó.

No es viable

Armando Boesche, representante empresarial en la mesa fiscal del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), refirió que no es correcto seguir aumentando la deuda para pagar deuda.

“Está bien por esta transición, pero no debe perpetuarse, porque así vamos al despeñadero”, expresó.

Boesche dijo que las deficiencias en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) y la corrupción en el sistema aduanero están llevando a esta medida.

“Hay que corregir el trabajo de la SAT, y eso se puede llevar a cabo con una reingeniería”, señaló.

Aseguró que para alcanzar las metas de recaudación fiscal se necesita una renovación de esa entidad, lo que calificó de “urgente”.

El Legislativo es el único organismo que puede avalar el endeudamiento público.

Panorama

Crece endeudamiento

Durante la administración de Otto Pérez Molina, la deuda interna y externa se han incrementado en 23%, que equivale a Q21 mil 314 millones.

Este gobierno inició el 2012 con una deuda de Q96 mil 960 millones, y al 30 de junio el monto se ubicó en Q111 mil 257 millones.

La deuda interna aumentó en Q11 mil 550 millones, al pasar de Q47 mil 94 millones en el 2012 a Q56 mil 624 millones al 30 de junio pasado, lo que representa un movimiento del 20.2%, según el Ministerio de Finanzas.

En la más reciente evaluación del Capítulo IV del Fondo Monetario Internacional, emitido en junio pasado, la entidad aseguró que los aumentos continuos en la carga de la deuda pública son una fuente de vulnerabilidad.

Afirmó que los riesgos de financiamiento podrían aumentar de manera acelerada dada la baja recaudación tributaria y la relación de deuda a ingresos en el país.

Recaudación

Al 31 de julio pasado, según estadísticas de recaudación de la SAT, el Impuesto sobre la Renta (ISR) tiene una brecha acumulada de al menos Q1 mil 400 millones.

“Es preocupante el comportamiento del ISR cuando uno lo compara con la meta programada”, señaló el ministro de Finanzas, Dorval Carías.

Indicó que en la ampliación del presupuesto para este año se ubicaron como fuente de financiamiento Q1 mil 500 millones del aumento de los maestros, provenientes del ISR.

En julio se registró una brecha de Q532 millones respecto de lo programado, aunque de manera interanual hay un crecimiento de la recaudación del 9%.

Según Carías, este comportamiento es aceptable cuando se analiza en forma interanual, pero respecto de la meta hay deficiencias.

“Hay un pago trimestral del ISR para octubre y esperamos ese comportamiento para ver si la brecha se mantiene o se reduce”, dijo.

Respecto de otros ingresos, como los aduaneros, se espera un mayor rendimiento.

El resto de impuestos se mantiene con el desempeño esperado.

Con esta situación, Finanzas calcula que el agujero fiscal se mantendría, para el cierre del 2014, entre Q1 mil millones y Q2 mil millones.

Eso implicaría problemas serios y generaría contención del gasto, que implicaría no atender los requerimientos de las instituciones.

Según Finanzas, solo habría recursos para cubrir la nómina de los empleados públicos, algunos bienes y servicios esenciales, así como honrar los compromisos del pago del servicio de la deuda.

Para el cierre del 2014 la recaudación alcanzaría unos Q50 mil millones.

La meta de recaudación para financiar el presupuesto es de Q51 mil 500 millones.

Carías expuso que el Directorio de la SAT concluyó con las mesas técnicas para mejorar la recaudación fiscal, luego del desistimiento de contratar a la empresa Kolektor, de origen argentino, para mejorar la cobranza de impuestos.

“Ya tenemos las conclusiones y vamos a conocerlas con el presidente para adoptar las medidas”, señaló.

Cifra

Monto en crecimiento

23 por ciento es el crecimiento de la deuda durante este gobierno.

111 mil millones de quetzales es el total de la deuda.

Desafíos

Dos caminos

A criterio del consultor fiscal Juan Carlos Paredes, Finanzas tiene dos caminos ante la baja recaudación tributaria y los compromisos de gasto planteados en el presupuesto.

La salida más fácil, dijo Paredes, es la emisión de bonos, pero a un costo alto, que se traduce en un incremento de la deuda pública.

El otro consiste en hacer un recorte drástico del gasto, sacrificando los rubros de inversión y funcionamiento.

“Ambas medidas son cuestionables, pero son los únicos caminos que tiene Finanzas ante el planteamiento de un plan de gasto que no está acorde a los ingresos”, manifestó.

Recaudación

Metas de captación

El presidente Otto Pérez Molina reconoció ayer la baja de Q400 millones en la recaudación del Impuesto sobre la Renta (ISR). Sin embargo, aseguró que otros tributos han llegado a sus metas para este año.

El mandatario dijo que el crecimiento en la recaudación acumulada ha sido del 5% comparado con el mismo período del año pasado.

“Se trabaja para mejorar los ingresos”, refirió Pérez Molina.

Análisis

Gestión deficiente

La brecha fiscal de Q1 mil millones originaría un mayor endeudamiento público por la emisión de bonos del tesoro, afirmó el economista Érick Coyoy.

“Es una mala gestión la de la SAT en la cobranza de impuestos. No existen razones para que la recaudación esté por debajo a las metas programadas”, indicó.

Refirió que esta emisión es una deuda que no está contemplada para este ejercicio.