CubeSat Guatemala. Comienza cuenta regresiva para el lanzamiento del primer satélite de Guatemala

Con mucha alegría, hoy iniciamos con este artículo una nueva etapa del proyecto del primer satélite guatemalteco, cuyo lanzamiento está planificado para el 2019. A través de este espacio, los sábados, cada 15 días, compartiremos información concerniente a este aparato.

Por Víctor Ayerdí

Entre los temas que trataremos está la misión del satélite, sus componentes, el proceso  de construcción y las fases de lanzamiento.

Con estas publicaciones, esperamos que los guatemaltecos conozcan más al respecto, en especial,  nuestros niños y jóvenes, para  que se den cuenta de que pueden hacer cosas diferentes e innovadoras cuando trabajan con mucha pasión y entusiasmo para poder alcanzarlas.

El equipo  que lo construye —estudiantes, docentes y voluntarios de los departamentos de Ingeniería Mecánica, Mecatrónica, Electrónica y Computación de la Universidad el Valle de Guatemala (UVG)— está trabajando con empeño para cumplir con todas las tareas planificadas, para entregar el satélite terminado a la Agencia de Exploración Aeroespacial Japonesa (Jaxa) en noviembre  de este año.

Desde que Jaxa hizo entrega del Contrato de Lanzamiento del Satélite a la UVG, en noviembre del 2017, oficialmente inició el proceso para que el primer satélite guatemalteco llegué al espacio. De enero a octubre de este año, se tiene previsto ensamblar el aparato, realizar las pruebas de cada módulo y de integración, así como las pruebas finales en laboratorios en el exterior.

Luego de cinco años de trabajo, desde que nuestros estudiantes dieron sus primeros pasos en el campo aeroespacial,  vemos  que  la meta está cada vez más cerca. Cuando iniciamos, sabíamos que un proyecto de este tipo podría costar alrededor de US$250 mil y, aunque no contábamos con fondos, decidimos emprenderlo. Poco a poco se ha ido progresando y venciendo obstáculos.  En septiembre del 2017 fuimos reconocidos por la Oficina de Naciones Unidas de Asuntos del Espacio Exterior  y Jaxa como ganadores del programa KiboCube a nivel mundial, lo que nos dio un impulso tremendo.

Aún nos hacen falta US$30 mil para terminar de costear componentes y pruebas del satélite en laboratorios especializados. Pero después de todo lo que se ha logrado, estamos seguros que también podremos conseguirlos.

Agradecemos a todas las personas y organizaciones que  han participado en este proyecto, a nuestros patrocinadores, donantes y a Prensa Libre, por brindarnos este espacio que nos permitirá cumplir uno de los objetivos que nos trazamos cuando dimos el primer paso: contribuir al desarrollo tecnológico de Guatemala.

*Director del Departamento de Ingeniería Mecánica de la UVG