Política

La ruta que podría traer de regreso a Baldizón

Defensa del expresidenciable  argumenta que este desistió de buscar asilo político en EE. UU. para enfrentar a  la justicia local.

Por Bill Barreto / Guatemala

La defensa de Manuel Baldizón, el presidenciable del cancelado partido Libertad Democrática Renovada (Líder), tiene una versión acerca de la estancia del político en un centro de detención migratoria que lo muestra anuente a enfrentar la justicia en Guatemala. Su regreso, sin embargo, queda en entredicho luego de que trascendiera la información de que el Buro Federal de Investigaciones (FBI) lo acusara de lavado de dinero en Estados Unidos.

El periplo del político arranca en Miami, Florida,  el 20 de enero último. Un sorprendido Manuel Baldizón se da cuenta al pasar por los controles migratorios que su visa ha sido retirada. Tres días antes, el empresario había estado en suelo estadounidense y esa mañana retornaba de República Dominicana.

“Le entra una serie de dudas, se acoge a una petición de asilo como la condición temporal más propia para enterarse de lo que está pasando. Se busca ganar tiempo y recopilar información”, refiere el defensor  legal del político, quien pide la reserva de su nombre hasta la primera audiencia de su cliente.

“Es cierto, en un primer momento solo sabíamos lo que informaban los medios”, confirma Jorge Eduardo Baldizón Vargas, hijo del expresidenciable.

Según el abogado defensor, luego de recibir la información sobre su imputación, el 26 de febrero, analizan  presentar una solicitud de asilo político,  la cual se realiza en una audiencia ante el juez de migración, el 19 de marzo.

“Comenzamos a recopilar videos, testimonios, ataques en redes sociales, atentados contra el doctor —Baldizón—, que no han sido conocidos, para fundamentar la solicitud”, explicó el abogado.

Lea también: Editorial| Las aguas están lejos de retornar a su nivel.

Análisis de la imputación

En paralelo, el equipo legal del político analiza los delitos que se le imputan  en Guatemala, para armar su defensa en caso de regresar al país: cohecho pasivo, asociación ilícita y lavado de dinero.

Al primer delito, cohecho pasivo, buscan desvirtuarlo aduciendo que Baldizón no era en ese momento  funcionario público ni dignatario de la Nación. Según el análisis legal de la organización pro transparencia Acción Ciudadana, este delito podría aplicarle a Baldizón como secretario general de  Líder en el momento de los hechos señalados.

En cuanto al delito de asociación ilícita, la defensa prevé utilizar la declaración del directivo brasileño de Odebrecht,  quien indica que la entrega del dinero “era porque Baldizón podría ser el próximo presidente del país”. Con ello buscaban cambiar el delito a financiamiento electoral ilícito.

Finalmente, en  el delito de lavado de dinero buscarían demostrar el origen lícito de los fondos entregados por la constructora, y una de las vías es la argumentación de que “los aportes” fueron utilizados  para la compra de maquinaria de construcción china, de la cual el político era importador.

“Manuel Baldizón tenía la idea de traer maquinaria china  a Guatemala para poder ayudar a las comunidades que pudieran verse afectadas por una catástrofe, a modo de evitar que el Ministerio de Comunicaciones elevara una licitación y poderlo manejar de una forma rápida para que la ayuda llegara de una forma inmediata a las comunidades”, aseguró el abogado.

“Evitar” que se realizara una licitación por la compra de maquinaria por parte del Estado, sin embargo, le podría  implicar al político la imputación de otros delitos.

Lea también: Baldizón ofrece disculpa pública por "errores".

La decisión

Con el panorama de la imputación más claro, el 2 de julio, según el defensor, llegan a la audiencia en la que podrían presentar las pruebas para fundamentar la solicitud de asilo.

“Nos reunimos a las 8.30 de la mañana con los abogados estadounidenses y el doctor —Baldizón—. Después de escuchar los argumentos de todos toma la decisión, a las 12 horas, de que no se lleve a cabo la audiencia”, explica el jurista.

Los abogados estadounidenses le explican que no puede suspender la audiencia. El político les responde: “Comparezcamos y no aportemos ningún medio de prueba (...) que se pierda la solicitud de asilo, es lo que yo quiero”, cuenta el jurista guatemalteco.

Los registros de esta audiencia migratoria son confidenciales y pueden ser consultados solo por las partes, por lo que ese extremo no ha sido confirmado.

En perspectiva

Según el abogado experto en temas migratorios Pedro Pablo Solares, el caso de Baldizón es muy particular, ya que, a diferencia de otros migrantes, podía acogerse a la solicitud de asilo, al emplear su historial político como candidato.

Solares destacó que quedaba a criterio del juez migratorio considerar si la solicitud reunía los factores para otorgar el asilo. “El político tenía la carga de la prueba, demostrar que había factores reales que lo ameritaban”, señaló el experto. Ahora el destino del político recae en la justicia guatemalteca.

Fechas claves

La detención y expulsión de Manuel Baldizón pasa por varios momentos decisivos.

  • 20 de enero:   es detenido en Miami, Florida, luego de que le retiraron la visa estadounidense y se emitió una alerta roja de Interpol para su detención.
  • 26 de febrero: un juez de Migración informa a Baldizón los motivos de su detención en el Centro de Procesamiento Krome.
  • 19 de marzo: el excandidato presidencial pide asilo político. La audiencia estaba prevista  para el 12 de marzo, pero fue reprogramada.
  • 2 de julio:   según su defensa, Baldizón comparece en  audiencia, pero no presenta medios de prueba.
  • 20 de julio: abogado defensor presenta moción ante Corte Migratoria.
  • 13 de agosto:  según defensores de Baldizón, este ordena retirar moción y da vía libre a su expulsión de Estados Unidos.

Contenido relacionado

>La red de empresas detrás de la fortuna de Baldizón

>Los vínculos de Manuel Baldizón con el caso Transurbano

>Los rastros de dinero que ligan a Baldizón con Odebrecht