6to aniversario de los ODS: Progreso reafirma su compromiso con la sostenibilidad

Tanto en la empresa como en sus unidades de negocios, se trabaja para que los Objetivos de Desarrollo Sostenible –ODS- sean un eje transversal para generar productividad, crecimiento económico inclusivo y empleos dignos en la región.

×

En Progreso los objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son una guía para enriquecer y renovar las políticas internas, la toma de decisiones y cambios que desde el sistema de gobernanza se genera.

Los ODS, representan una oportunidad histórica para América Latina y el Caribe, ya que incluyen temas altamente prioritarios para la región, como la erradicación de la pobreza extrema, la reducción de la desigualdad en todas sus dimensiones, un crecimiento económico inclusivo con trabajo decente para todos, ciudades sostenibles y cambio climático, entre otros.

Aprobados por la ONU el 25 de septiembre de 2015 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, los ODS llegan este 2021 a su sexto aniversario y suponen la muestra del compromiso de las organizaciones a escala mundial por poner fin a la pobreza, proteger el planeta y mejorar las vidas y las perspectivas de las personas en todo el mundo.

De acuerdo con José Raúl González, CEO de Progreso: “Nuestra cultura organizacional se basa en los valores y la visión de nuestro fundador: el respeto a la dignidad de las personas, el respeto del Estado de Derecho y nuestros valores y principios corporativos; en el fomento de la confianza, así como en el compromiso y la cooperación para lograr nuestro propósito trascendente: “Construir juntos el país donde queremos vivir”.

 

Un compromiso con el desarrollo

De manera voluntaria, el grupo ha estructurado su Código de Valores, Ética y Conducta (Covec) y su Agenda de Liderazgo a los cuatro objetivos que el Pacto Global plantea: (derechos humanos, medio ambiente, anticorrupción y estándares laborales) para generar compromiso y empatía con estas metas tan urgentes y necesarias para la humanidad.

Para Progreso, implementar acciones que contribuyan con el avance de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible es una de las prioridades. Por ello se trabaja de manera estratégica en salud y bienestar, energía no contaminante, trabajo decente y crecimiento económico; industria, innovación e infraestructura; ciudades y comunidades sostenibles; producción y consumo responsable; acción por el clima; vida de ecosistemas terrestres y en alianzas para lograr los objetivos.

El equipo de Gestión Ambiental de Progreso asesora a los responsables de las distintas unidades de negocio sobre el manejo adecuado de los ecosistemas terrestres, ya que en las instalaciones se resguardan especies de plantas y animales.

Al respecto, Giovani López, coordinador de Gestión Ambiental, comenta: “Me siento orgulloso de trabajar en Progreso porque se cuenta con una política ambiental responsable que protege los ecosistemas terrestres dentro de nuestras operaciones. De esa forma tendremos salud, regulación del clima, agua limpia y paisajes sanos”.

Los ODS como prioridad en Progreso

Progreso es una de las empresas signatarias del Pacto Global de Naciones Unidas. Los cuatro pilares por los que se rige la empresa, empatan con los  Objetivos de Desarrollo Sostenible –ODS-, una de las fórmulas más importantes que el grupo encontró para desarrollar eficientemente sus políticas de sostenibilidad y desarrollo.

Algunas de las acciones que se realizan para garantizar el cumplimiento de los mismos son:

  1. Erradicar la pobreza: Progreso trabaja en la elaboración de políticas inclusivas y prioriza los programas sociales para garantizar que las comunidades vecinas tengan mejores oportunidades (acceso al agua, saneamiento, infraestructura, etc.).
  2. Educación de calidad: en el colegio Enrique Novella Alvarado, se trabaja en la construcción de un pensamiento crítico, analítico, creativo, responsable y empático en los estudiantes para que enfrenten de forma responsable y eficiente los retos del futuro.
  3. Trabajo decente y crecimiento: los programas de desarrollo comunitario están diseñados para impartir capacitaciones, asistencias técnicas administrativas especializadas en jóvenes, emprendedores y mujeres. Además, Progreso contrata proveedores locales para apoyar a las economías comunitarias.
  4. Industria, innovación e infraestructura: en el área de innovación y proyectos, constantemente exploran posibles soluciones o acciones que interfieran con la cadena de valor del proceso constructivo. Progreso Labs se encarga de esos procesos con la búsqueda constante de procesos disruptivos.
  5. Ciudades y comunidades sostenibles: los programas sociales para los colaboradores se basan en cinco pilares: educación, nutrición, salud, economía familiar y vivienda. En “Juntos por tu Hogar”, se ayuda a los colaboradores a construir su primera vivienda o remodelar y/o ampliar la que ya tienen.
  6. Producción y consumo responsable: con “Proverde”, el coprocesamiento de los desechos en los hornos de cemento es una política que ayuda a mejorar la producción, al sustituir combustibles fósiles con combustible alterno derivado de desechos.
  7. Acción por el clima: el departamento de Gestión Ambiental trabaja en el programa de educación ambiental, el cual ha contribuido a generar conocimiento a más de 45 mil personas, en cuanto a la mitigación y adaptación al cambio climático, desde 2016.
  8. Vida de ecosistemas terrestres: el departamento de Gestión Ambiental trabaja en la protección de los ecosistemas terrestres en las áreas de intervención de la empresa y comunidades aledañas.
  9. Gestión del agua: las operaciones de producción de cemento no requieren un alto consumo de agua por ser un proceso industrial “en seco”. El agua utilizada es destinada para el enfriamiento de equipos y maquinaria. La mayoría de las instalaciones se encuentran retiradas de centros urbanos; pero aun así se realizan esfuerzos máximos para reducir el impacto que tienen en las fuentes hídricas y en aguas residuales. En todas las unidades de negocios existe un sistema que permite estimar y evaluar la gestión del agua. El 100% del agua que es tratada se reutiliza para los riegos de jardines, ferti-riego e incluso reutilizadas para proceso de lavado, como alternativas a su disposición.

El sabor de San Juan Sacatepéquez en Italia

“A travola con il Guatemala” fue la reunión entre empresarios de Italia y Guatemala que permitió a María Estela Raxón Turuy, originaria de El Pilar I, de San Juan Sacatepéquez, convertirse en una de las protagonistas del “Show Cooking”, realizado en Roma. Formar parte del equipo del chef guatemalteco Sergio Díaz, fue la clave para que Raxón fuera invitada a preparar platillos preparados a base de ingredientes nacionales como arveja china, café, chile guaque, chile pasa, chile seco, achiote y plátanos.

Diego Saravia, gerente de Fincas del Altiplano, de la unidad Agro Progreso, también asistió al evento. “La idea era dar a conocer en Italia los productos que pueden obtener de San Juan Sacatepéquez y presentar los proyectos que se trabajan en Finca El Pilar”, indica Saravia.

Además de llevar demostraciones del café de exportación que se cultiva en esta finca, se dio a conocer la producción de vegetales, rosas y tejidos. El intercambio tuvo como fin establecer alianzas como las que ya existen con exportadoras como Legumex, Prima Rossa entre otras.

Datos importantes

  • 48,569 personas beneficiadas directamente por las inversiones comunitarias de las plantas de cemento y agregados.
  • El encadenamiento productivo promueve la auto sostenibilidad de los floricultores que envían su producto a Estados Unidos.
  • 49% de colaboradores de las plantas de cemento son de las comunidades.
  • 39% de mujeres en puestos de responsabilidad.

Economía circular

En 2020, se han generado 50.3 millones de kilogramos de residuos, que representan una disminución del 41% respecto a 2019. Del total de residuos generados, cada año se reúsan, reutilizan, reciclan o co-procesan alrededor de la quinta parte (21% en 2020). La economía circular se implementa en: a) el tratamiento y reúso del agua consumida en las operaciones; y, b) en los procesos de sustitución energética, gracias al aprovechamiento de los residuos de otras industrias que se convierten en fuente de generación de energía para sus hornos.

En asociación con la Universidad de San Carlos de Guatemala, se promueve el uso del vetiver como solución eficiente de economía circular. El uso del vetiver en las plantas de tratamiento de aguas residuales contribuye al tratamiento biológico del efluente, mientras que genera materia prima para el desarrollo de emprendimientos artesanales aprovechando la biomasa generada en el proceso.

 

Soluciones para el saneamiento del agua

El proyecto AGUATEMALA, es desarrollado por su Departamento Estratégico de Gestión Ambiental (DEGA) en conjunto con la Escuela Regional de Ingeniería Sanitaria (ERIS) de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC). Se busca contribuir al tratamiento de aguas residuales de tipo ordinario, por medio de una combinación de tecnología verde-gris con el uso de un sistema de filtros de concreto permeable y un humedal de vetiver. Este diseño constituye una solución para tratar aguas residuales a bajo costo de mantenimiento y operación; además tiene la capacidad de ser adaptada a las características topográficas y climáticas de todo el territorio nacional.

La infraestructura de la planta de tratamiento (PTAR) fue diseñada con capacidad de construirse en módulos, de diferentes niveles, para adaptarse a terrenos con pendientes elevadas. Esto soluciona uno de los principales retos en Guatemala, dadas las dificultades para construir PTARs en espacios reducidos y con topografía muy accidentada.

Además del tratamiento de aguas residuales, AGuatemala también puede contribuir con las comunidades para que adopten un modelo de negocio al aprovechar los subproductos del saneamiento para el autoconsumo.

De acuerdo con Juan Ramón Aguilar, gerente de Gestión Ambiental de Cementos Progreso, el objetivo es aprovechar al máximo las bondades del vetiver.

“Las municipalidades obtendrían el saneamiento de aguas residuales y los subproductos como agua tratada, lodos y biomasa, pueden ser aprovechados por los vecinos en el riego de cultivos”, añade.

Con las hojas del vetiver se pueden fabricar briquetas que pueden ser empleadas como fuente renovable de energía comunitaria o industrial. Con ello se reduciría considerablemente la presión a los ecosistemas forestales.

Las hojas también son resistentes y moldeables, lo que las hace ideales para el trabajo de mueblería, artesanías y productos decorativos con calidad de exportación. Para ello también se desarrolló el proyecto Artesan, del cual se desprende un catálogo que sirve como guía para elaborar las artesanías.

A largo plazo, AGuatemala podría incorporarse a lo largo de la cuenca del río Motagua, en los efluentes que aún no tienen tratamiento para poder ser devuelto en condiciones adecuadas y abastecer la demanda.

Cadenas de valor responsable

Para garantizar una cadena de valor responsable en los suministros de Progreso, en 2020 se aprobó un Código de Conducta de Socios Comerciales, que abarca a todos los proveedores. A través de dicho instrumento, se promueve el cumplimiento de altos estándares sociales, ambientales, anticorrupción, soborno, cumplimiento legal y en salud y seguridad ocupacional, de parte de las empresas que les proveen bienes y servicios.

 

Visualice la manera en que Progreso contribuye al desarrollo sostenible a través del siguiente código QR.

Publicado el