cbc obtiene la certificación ISO 37001 gracias a su Sistema de Gestión Antisoborno

La gobernanza es fundamental para lograr la generación de valor a largo plazo, asegurando la rendición de cuentas y la construcción de una compañía sólida e íntegra. Promover una cultura de ética que transcienda a cada uno de los colaboradores, alcance a terceros y tenga un efecto multiplicador a nivel país es parte de lo que permitió a Cbc certificarse con la ISO 37001.

×

Cbc cuenta con un sistema de integridad y ética respaldado por la alta dirección que se basa en su Código de Ética, políticas y procesos de formación, sensibilización y comunicación sobre la importancia de una cultura de cumplimiento. Su Sistema de Gestión Antisoborno, es dirigido por Francisco Ramos, Director de Compliance de cbc. Él es responsable de diseñar e implementar el Programa de Compliance en todas las operaciones de la compañía y cuenta con experiencia en procesos similares en Brasil, Argentina, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Colombia, Perú, Ecuador y Chile.

Su dirección en este proceso fue clave para centralizar las acciones que en cbc ya se estaban realizando en el área legal, asuntos corporativos, auditoría y otros departamentos de la compañía. “Era importante crear un área de Compliance que consolidara estos esfuerzos”, indica Ramos.

 

El proceso de certificación

Después de tres años y medio de incorporarse a cbc y dos años de gestiones para adquirir la certificación ISO 37001, Ramos resalta los beneficios de someterse por iniciativa propia al proceso. “Se vuelve un tema de toda la compañía y no solo del área de Compliance”, comenta.

La Política Anticorrupción permite regular procesos que pueden convertirse en áreas de riesgo como registros de proveedores, donaciones, conflicto de intereses, política de viajes, entre otros.

Esto implica el involucramiento de diferentes departamentos como Recursos Humanos, Control Interno, Auditoría, Asuntos Corporativos, Ventas y Logística, “todos aportando de manera real y cumpliendo con una serie de entregables”. En el transcurso, se logra “reforzar la cultura de cero tolerancia a la corrupción en todos los colaboradores, stakeholders, accionistas y proveedores”, resalta el directivo.

Francisco Ramos, “Director de Compliance”, de cbc.

 

Las ventajas de adoptar un Sistema de Gestión Antisoborno

Contar con una política para prevenir sobornos y corrupción debe alcanzar a todos los colaboradores “socios, accionistas, miembros de la junta directiva, directores, especialistas y proveedores”, indica Ramos. Respecto a los proveedores, debe contarse con un análisis de los mismos según su nivel de riesgo o servicio. El presupuesto involucrado en una negociación no es el único parámetro a tomar en cuenta.

Lo importante es “que la cultura anticorrupción vaya permeando en todos para lograr los objetivos de la mejor manera. Por supuesto que interesa vender, crecer y generar resultados, pero sobre todo hacerlo de la forma correcta” explica Ramos.

 

La importancia de contar con un Programa de Compliance

De acuerdo con la World Compliance Association, los programas de cumplimiento o compliance surgieron entre los años 60 y 70 enfocados en temas legales.

Fue a partir de los 90 cuando se estandarizaron en los sistemas de gobierno corporativo con el objetivo de convertirse en una garantía para las empresas frente a la comisión de un ilícito.

Para Ramos, la clave de todo lo que está en la literatura, estudios realizados y lineamientos dados es saber adaptarlo a cada compañía. Se debe comenzar por un análisis de riesgo amplio de todas las operaciones y procesos de la compañía. De esta manera se podrá tener un equilibrio entre llevar los procesos requeridos para cada caso y, por otra parte, evitar caer en la burocracia.

Como ejemplo de los beneficios que esto representa para una compañía, además de reforzar la cultura de la compañía, menciona poder tener la trazabilidad y evidencias de las transacciones a lo largo del tiempo, tales como aprobaciones, registros y análisis de proveedores, donaciones, mismo que se puede consultar aun si quienes las autorizaron ya no están en esa posición. De igual manera contribuye a despejar dudas en los colaboradores en temas como conflicto de intereses y el Código de Ética en general, entre otros.

Ventajas para Guatemala

La corrupción es un problema en el mundo y en especial en Latinoamérica, es por eso que fomentar una cultura ética y buscar hacer las cosas de forma correcta es algo que todas las empresas deberían promover pues construye confianza y permite sentar las bases para el desarrollo y el futuro.

Al adoptar un programa de Compliance, basado en la norma ISO 37001, se logra una serie de beneficios para el país. “Es fundamental que las empresas privadas nos involucremos en este proceso y aportemos de forma activa algo positivo”, señala Ramos.

Como parte de su experiencia en cbc, indica: “Al certificarnos, manifestamos, notificamos e involucramos también a todos nuestros proveedores en nuestro compromiso con la lucha anticorrupción con la idea también de que se pueda replicar”.

Por otra parte, Ramos señala que, en el contexto actual, los sistemas antisoborno y anticorrupción son de gran relevancia para formar parte de la economía globalizada, por lo que al adoptar estos procesos se favorece un clima para atraer inversión.

Como miembro de la Comisión Anticorrupción en la Cámara de Industria de Guatemala, Ramos recomienda a las compañías implementar este tipo de gestión y adquirir la certificación ISO 37001.

“No es necesario que el Congreso promulgue una ley, es un compromiso y una decisión que se debe tomar internamente e ir replicándola en todo el entorno y stakeholders de la compañía, logrando también que los proveedores se comprometan a cumplir con parámetros de anticorrupción y transparencia”, concluye.

 

 

 

Publicado el

Archivado en:

CBCiso37001