¿Cómo sobre llevar el cáncer en pareja?

La comunicación y comprensión de tu pareja deben ser la dosis diaria para fortalecer el amor cuando el cáncer aparece entre la vida de ambos.

Vivir un proceso de cáncer de mama es una situación que afecta emocionalmente a la pareja. Por eso es fundamental que ambos se informen y acompañen en momentos de crisis. Tener el conocimiento pleno sobre las etapas que atraviesa una mujer que enfrenta un cáncer de mama, desde el diagnóstico hasta los efectos secundarios del tratamiento, le dará fortaleza a la pareja para apoyarla y enfrentar con ella estas dificultades.

Más que el tratamiento o la terapia, es el cariño y acompañamiento de la pareja y demás familiares cercanos, los que ayudan a la paciente a salir de la enfermedad de manera virtuosa. Sin embargo, para que permanezca la armonía conyugal, es necesario que ambos continúen con la construcción de su relación, por medio de la comunicación efectiva de cualquier sentimiento que surja durante esta etapa.

Momentos para demostrar amor

Son las pequeñas acciones las que fortalecen los lazos en estos momentos críticos. La naturópata y terapeuta Claribel Ayala, destaca que debe haber mucha comprensión y que estas acciones pueden expresar el amor en pequeñas dosis:

  • No perder el contacto físico, las miradas transmiten mucho cariño y sinceridad.
  • No descuidar la higiene, si te cuesta hacerlo, pide apoyo.
  • Hay aromas que pueden animarte, dile a tu pareja que te dé un masaje suave con algún aceite que les guste a ambos.
  • No perder la costumbre de consentirse el uno al otro con pequeños detalles.
  • Procurar dormir juntos en el mismo horario, ese espacio les permite comunicar el amor y cómo se sienten.
  • Motívense a salir en los momentos que te sientes mejor; vayan a algún lugar al aire libre donde puedan apreciar la naturaleza u otro que les guste.
  • Arréglate y procura lucir bien cada vez que te sea posible. Usa el color que te agrade, un maquillaje discreto, un pañuelo coqueto o un vestido que te fortalezca la autoestima.
  • Pasado el tiempo que lleva todo el proceso, recuerden que habrá momentos para reinventar la sexualidad. Esos pequeños cambios los podrán reconstruir juntos.

Atenta a los cambios entre pareja

“La vida de pareja, la sexualidad e intimidad se ven seriamente afectadas y comprometidas a lo largo del tratamiento, incluso cuando ha finalizado. Por eso debes estar atenta a los cambios emocionales que puedan interferir en su relación”, destaca Lucía Lorenzana, especialista en psicooncología. Es importante atender las situaciones descritas a continuación para evitar el desgaste en la relación:

Culpa: maneja con cuidado este sentimiento pues nadie tiene la culpa de lo que sucede. De lo contrario, tu pareja podría alejarse al no saber cómo actuar, cómo tratarte e incluso sentirla al pensar que él pudo haber provocado du enfermedad.

Ansiedad: estar demasiado pendiente de la enfermedad puede causar desacuerdos con tu pareja. En especial cuando él retoma su vida cotidiana, pues podrían aflorar los sentimientos de abandono, miedo, enojo y confusión.

Redescúbrete

Una nueva versión de ti misma surge después de todos los cambios físicos y emocionales. Sentirás la necesidad de auto descubrirte y aprovecha esta oportunidad que te da la vida de disfrutar de nuevas actividades y maneras de disfrutar tu intimidad y sexualidad.

Como pareja, dejarán atrás todas las ideas preconcebidas y le podrán dar la bienvenida a la autenticidad para disfrutar de esta nueva conexión.

  • Fortalece tu intimidad espiritual: pide perdón y perdona a quienes te hayan hecho daño. Verás cómo la vida cobra un nuevo sentido y dirección.
  • Intimidad emocional: disfruta la compañía de tu pareja, mantén una comunicación abierta y nutritiva, y comparte caricias y abrazos.
  • Controla tus miedos: en algún momento puedes llegar a creer que no eres merecedora de tener una conexión emocional. Cuando te alejas de tu pareja, evitas aquello que tanto deseas y necesitas. Acércate sin temor y exprésate con libertad.
  • Expresa tus sentimientos: ya sean positivos o negativos. Cuando te sientas vulnerable, por ejemplo: “En este momento no me siento una persona atractiva o deseable, pero te amo y necesito que estés cerca de mí”.