Lluvias persistirán durante el resto de la semana y esto debe saber para prevenir tragedias

Vulnerabilidad del país ante fenómenos climáticos se evidencia con las últimas lluvias que dejan daños en varios departamentos.

Un socavamiento al final de la Avenida Hincapié, en la zona 13 capitalina, pone en riesgo a quienes transitan por ese sector, el cual conecta con Boca del Monte, Villa Canales. (Foto Prensa Libre: Cortesía Conred)
Un socavamiento al final de la Avenida Hincapié, en la zona 13 capitalina, pone en riesgo a quienes transitan por ese sector, el cual conecta con Boca del Monte, Villa Canales. (Foto Prensa Libre: Cortesía Conred)

Guatemala es un país “altamente” vulnerable a los efectos de las lluvias prolongadas, debido a su ubicación geográfica y accidentada topografía, con el 51% de territorio montañoso, aseguran expertos.

Desde el pasado fin de semana varias regiones del país, principalmente las fronterizas con México, han recibido el impacto de las tormentas tropicales Amanda y Cristóbal, cuyas precipitaciones aumentan las probabilidades de derrumbes y deslizamientos, debido a que los suelos ya no tienen capacidad de absorber más agua, según el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh).

Ante esas condiciones, todo el territorio nacional es una zona de riesgo, y más si se toma en cuenta que los aguaceros continuarán hasta el fin de semana, aunque hoy podría ser el día más lluvioso.

“Tenemos lugares donde la lluvia rebasó su límite y eso nos preocupa, porque apenas empezamos junio y si a eso le sumamos las dos tormentas, vemos un panorama complicado para el país. Ahora vemos los volúmenes de agua que están viniendo para alertar a la población”, indicó Jason Samayoa, director del Insivumeh.

De acuerdo con el analista ambiental José Miguel Leiva la ubicación geográfica de Guatemala la hace vulnerable a los efectos de las tormentas que se forman en el Pacífico y los huracanes del Atlántico, donde las variaciones climáticas hacen que esos fenómenos sean catastróficos. Además, el país tiene un relieve topográfico del 51% —terreno montañoso— con lo que el riesgo de deslizamientos es mayor, sobre todo durante períodos de lluvia prolongados.

“Toda Guatemala es vulnerable, aunque ahora es la costa pacífica la que recibe los impactos fuertes de estas tormentas, y lamentablemente causa impacto en la infraestructura física, puentes y carreteras, así como cultivos dañados en la costa sur”, dijo Leiva.

En San Miguel Ixtahuacán, San Marcos, hubo daños por el desbordamiento de un rio. (Foto Prensa Libre: Cortesía Conred)

Recomendaciones

  • Deslizamiento: Identifique si vive en una zona de riesgo al notar grietas, filtración de agua o árboles inclinados. En caso de un evento, aléjese de la zona de peligro y por ningún motivo cruce el área afectada. Regrese a su casa hasta que las autoridades lo establezcan.
  • Inundación: Organícese, identifique áreas seguras y de alto riesgo, sepa cómo llegar a los puntos más altos del área donde vive. Por ningún motivo cruce ríos crecidos o camine a la orilla de estos.
  • Huracán: Revise y repare techos, ventanas y paredes, tenga a mano un botiquín de primeros auxilios, ropa abrigada e impermeable. Desconecte los servicios básicos de luz, agua y gas. No encienda candelas, veladoras, cerillos o encendedor, utilice linterna.
  • Plan familiar: Lo primero que se debe hacer es establecer si se vive en una zona de alto riesgo, y en la casa identifique rutas de evacuación, áreas que representen una amenaza, zonas seguras y un punto de reunión. Hay que definir qué miembro de la familia toma el control en caso de emergencia.
  • Albergues: Si se ve en la necesidad de desalojar su casa, identifique los albergues temporales más cercanos y al momento de estar en este respete las normas de distanciamiento social para prevenir el coronavirus. Además, es importante respetar las recomendaciones de las autoridades.

Provisiones: Ante cualquier desastre natural se debe contar con una mochila de las 72 horas por cara integrante de la familia, que debe incluir alimentos enlatados o empacados, ropa y zapatos. También debe tener artículos de aseo personal, botiquín básico y documentos de identificación.

Añadió que en el área metropolitana la preocupación se centra en el “gran” número de asentamientos humanos en zonas de riesgo, como laderas y barrancos, por lo que considera que urge implementar políticas de ordenamiento territorial y promover la cultura de prevención.

“Tenemos en el área urbana las zonas de los barrancos que ocupan pendiente arriba del 40%, que son muy escarpadas, y asentamientos humanos. Lo vemos en El Naranjo, bajo el puente El Incienso y del puente Belice”, refirió Leiva.

Recuento

  • 250 mil 805 personas han sido afectadas por las lluvias de las últimas horas.
  • Dos personas han muerto a causa de incidentes provocados por las precipitaciones.
  • 313 personas permanecen en albergues en Alta Verapaz, Jutiapa, Jalapa y Santa Rosa.
  • 849 viviendas tienen algún tipo de daño a causa de los aguaceros.
  • 36 tramos carreteros han sido afectados por la caída de rocas, árboles y deslaves.
  • 1,008 personas han sido evacuadas, debido a que sus viviendas se ubican en zonas de riesgo o han sido dañadas.
  • Mal tiempo podría prevalecer durante las próximas 72 horas.
  • En Guatemala hay 10 mil 51 zonas de riesgo de deslizamientos, derrumbes e inundaciones, según la Conred.

Daños

A causa de las lluvias hubo un deslave en la orilla de la carretera, al final de la Av. Hincapié, zona 13, en la ruta a Boca del Monte, Villa Canales, donde las autoridades regulan el paso para disminuir el riesgo por el peso de los vehículos.

El deslave tiene unos 90 metros de profundidad y por las condiciones climáticas actuales representa un peligro, pues por la vibración del suelo, el viento y la saturación de agua, el terreno podría erosionarse más, por lo que se prohibió la circulación de transporte pesado.

En Quetzaltenango, las autoridades no reportan daños de consideración, aunque están en alerta en municipios de la parte baja como Colomba, Coatepeque y San Martín Sacatepéquez. En El Palmar, Eddy Maldonado, del área de prevención de volcanes de la Coordinadora Nacional para la Prevención de Desastres (Conred), informó que se espera el descenso de lahares de los volcanes Santa María y Santiaguito, lo que podría afectar a varias familias que viven a orillas del río Samalá.

En Xela la oficina de riesgo implementó la alerta roja institucional, debido a las inundaciones que ocurren en las zonas 2, 3, 6 y 7. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

En San Marcos, la Conred advirtió sobre el incremento del nivel del río Cabuz; además, se monitorea el caudal del río Naranjo, en La Blanca y Ocós, San Marcos.

Sandino Monzón, delegado regional de la Conred, advirtió que en el occidente los suelos están saturados y cualquier movimiento podría generar un desprendimiento.

Los efectos de las lluvias de los últimos días han afectado regiones de Izabal y Petén, donde el desbordamiento de algunos ríos ha ocasionado inundaciones que afectan la agricultura y ganadería, según las autoridades.

El crecimiento del río Motagua, que subió cuatro metros arriba de lo normal, afectó pastizales y comunidades de Los Amates. En tanto, en Petén las lluvias causaron inundaciones en el barrio Santa Cruz, Sayaxché, y un deslave en la comunidad Lacandona, en Las Cruces.

Con información de Raúl Juárez, María Longo, Dony Stewart y Alexánder Coyoy.