Guatemala

Agricultores guatemaltecos exigen al Estado que proteja las semillas criollas

Semillas de maíz y fríjol que van del blanco al negro utilizadas para consumo, o las de pepino y pericón que curan hasta los nervios, forman parte de los proyectos agroecológicos de los indígenas y campesinos guatemaltecos para garantizarse la soberanía y seguridad alimentaria.

Por EFE

Archivado en:

Ciudades Guatemala
El maíz blanco es uno de los principales alimentos de los guatemaltecos. (Foto Prensa Libre: César Pérez)
El maíz blanco es uno de los principales alimentos de los guatemaltecos. (Foto Prensa Libre: César Pérez)

Nativas y criollas, de norte a sur, y de oriente a occidente, los pueblos cultivan estos productos conforme a su cultura no solo para tener alimentos, sino también para curar enfermedades.

Una buena pócima de tomillo les da un nuevo sabor a las comidas, pero también cura los nervios y el dolor de estómago, mientras que de una libra de amaranto molido se pueden obtener hasta 15 vasos de atol para alimentar a toda una familia.

Los olores y colores de un sin número de semillas se mezclaron durante una exhibición en la Plaza de la Constitución, que no solo sirvió para dar a conocer la variedad que produce la "madre naturaleza", sino también para rechazar los transgénicos.

También lea: Animales silvestres son rescatados en las calles de la capital

El fríjol Chamborote, más grande del normal (el negro), lo hay de distinto color, desde amarillento hasta rojo, puede durar hasta 50 años, como lo explicó Emilio Maximiliano Gabriel Ramírez.

Solo una mata puede producir hasta 15 libras y se cultiva entre el maíz, añadió.


Un alto porcentaje de la población guatemalteca depende de la agricultura. (Foto Prensa Libre: César Pérez)
Un alto porcentaje de la población guatemalteca depende de la agricultura. (Foto Prensa Libre: César Pérez)

Convocados por la Red Nacional por la Defensa de la Soberanía Alimentaria en Guatemala (Redsag), decenas de indígenas y campesinos se apostaron frente a la Catedral Metropolitano para exhibir sus semillas y sus beneficios.

Al menos 150 productores de las cuatro regiones de Guatemala se dieron cita en la feria de agroecología, que se celebra cada año, como una propuesta de resistencia pacífica para exigir al Estado que protejan las semillas criollas y que no se usen los transgénicos, explicó César Mendoza, portavoz de la Redsag.

También lea: Pino, ciprés y encino fueron consumidos por el fuego en El Naranjo

Semillas de cilantro, chilacayote, apazote, maíz blanco, amarillo, negro y rojo, fríjol negro, blanco, arroz, piloy, y el abano grandul estaban en la exhibición.

También semillas del denominado "riñón", perecido al órgano humano; haba, amaranto, alverja, chan, cebolla, chile y de ayote, tomate, jamaica y chipilín estuvieron a la vista en la feria mientras que desde un equipo de sonido se escucharon notas de la marimba.

Además, productos como mangos, yuca, duraznos y hasta jabones elaborados de plantas nativas de Guatemala.

Una pequeña bolsa de los fríjoles se cotizó a Q3 (40 centavos de dólar), mientras que una de maíz salpor a Q5 (67 centavos de dólar).


Del buen trabajo depende la calidad de las cosechas, principalmente de granos básicos. (Foto Prensa Libre: César Pérez)
Del buen trabajo depende la calidad de las cosechas, principalmente de granos básicos. (Foto Prensa Libre: César Pérez)

El salpor, de la familia de las gramíneas, es un grano blanco bastante grande, suave y de mejor calidad, que es utilizado principalmente para hacer tamales porosos, contó a Fabiola Orozco, originaria de Quetzaltenango.

La cosecha se da en octubre de cada año, cinco meses después de su cultivo.

El maíz y fríjol son la principal dieta alimenticia en Guatemala, donde más de la mitad de sus 17 millones de habitantes viven en la pobreza.

En la muestra además hubo productos elaborados con plantas como el Bálsamo Cura Mil que contiene eucalipto, utilizado para el reumatismo, los dolores dentales y para masajes relajantes, tenía un costo de Q25 (3.37 dólares).

También lea: Pitón que puede crecer hasta 14 metros es hallada en vivienda de zona 16

Y no faltó el pericón para curar las diarreas, los dolores estomacales o menstruales y los nervios, y los jabones humectantes elaborados con zanahoria, pepino y sábila.

Todos los productos son elaborados artesanalmente, dijo Gabriel Ramírez, llegado de Sololá.

El cultivo de plantas medicinales es común en la provincia. (Foto Hemeroteca PL)
El cultivo de plantas medicinales es común en la provincia. (Foto Hemeroteca PL)

También figuró el propóleo elaborado de varias plantas, que es usado como un antibiótico, antiinflamatorio, analgésico o cicatrizante; el eucalipto junto con el siguapate puede curar los resfriados, y el wis los golpes o torceduras.

Tampoco faltó la miel que producen las abejas, el chocolate y los refrescos.

Le puede interesar

>Compañeros de guardia políglota lo agasajan y le desean éxitos

>Qué rutas se pretenden implementar con el sistema de teleférico en Mixco

>Primer tramo del libramiento de Chimaltenango podría ser inaugurado en un mes y medio