Guatemala

Los retumbos que recuerdan la tragedia de 1986 en Santa Fe, donde 8 personas murieron soterradas

El 15 de septiembre de 1986 es una fecha trágica para los vecinos de la colonia Santa Fe, en la zona 13 capitalina, pues un deslizamiento dejó muerte y destrucción, un acontecimiento que viene a la mente de los residentes del sector, quienes aseguran escuchar retumbos y que la tierra se mueve.

Por Edwin Pitán y José M. Patzán

Personal de la Conred efectúa un recorrido por el barranco aledaño a la colonia Santa Fe, zona 13, donde los vecinos reportan retumbos. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Personal de la Conred efectúa un recorrido por el barranco aledaño a la colonia Santa Fe, zona 13, donde los vecinos reportan retumbos. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Hace 33 años, en la 29 calle B final, varias viviendas se hundieron debido al colapso de drenajes, varias personas quedaron soterradas y las autoridades reportaron la muerte de al menos ocho vecinos.

Luego de esas tres décadas, los temores resurgieron en la comunidad, donde varios de sus residentes aseguran escuchar retumbos y sentir movimientos de tierra, dos fenómenos a los que las autoridades no han sabido dar respuesta, por lo que se mantienen los monitoreos en el lugar.

Vecinos que residen en la 29 calle A y 29 calle B y 12 calle de dicha colonia temen que ocurra algún deslave, debido a que desde el 2017 se escuchan los retumbos y sienten que la tierra vibra.

Alma Pérez, quien tiene más de 15 años de residir en el sector, asegura que la noche del martes último se escucharon varios retumbos, por lo que avisaron a la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

Vecinos de la 29 calle A y 29 calle B y 12 calle de la colonia Santa Fe, zona 13, esperan que la Conred aclare sus dudas sobre los retumbos. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Vecinos de la 29 calle A y 29 calle B y 12 calle de la colonia Santa Fe, zona 13, esperan que la Conred aclare sus dudas sobre los retumbos. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

“Cuando retumba, se siente como que algo jalara la tierra. Esto ha sucedido en diferentes fechas desde el 2017, pero en estos últimos días ha sido peor. Si a mí me dicen que me vaya a otro lugar y me dan dónde vivir, lo hago. A mí me da miedo, porque vivo con mis hijos”, comentó.

“Las ventanas empezaron a vibrar, y con mi familia pensamos que era un temblor; pero se escucharon ruidos debajo de la tierra. Todos los vecinos nos asustamos. Eso nos recordó lo que ocurrió hace 33 años, cuando dos cuadras de la 29 calle A y 11 avenida se hundieron y murió mucha gente”, recuerda Blanca Avendaño, vecina.

Además lea: Migrante hondureña que buscaba un mejor futuro para su hijo tuvo un aborto

Los residentes y las autoridades de la comuna detectaron que hubo deslizamiento de tierra en la ladera de la hondonada. La alcaldesa auxiliar de zona 13, Isabela Urruela, explicó que se evaluaron las tuberías de drenajes y colectores, pero no se detectó colapso.

“Nuestro equipo de colaboradores inspeccionó las tuberías, y no hay daños. Nuestros drenajes se dirigen a un conducto central de la 13 avenida y no desfogamos agua al barranco. Lo que sí descubrimos es que en una ladera del barranco hubo derrumbe”, señaló Urruela.

Añadió que hay viviendas ubicadas a la orilla del barranco que no están conectadas a los drenajes de la comuna y evacúan aguas en la ladera. “Esa actividad debilita el talud y causa socavamientos”, advirtió Urruela.





Acción pronta

Isidro Morales, quien vive en el sector, considera que se debe actuar más rápido con las personas que viven a la orilla del barranco, para evitar una tragedia.

“No es primera vez que pasa esto. Desde el año pasado se ha reportado este fenómeno, pero no dan una respuesta clara de qué es lo que pasa”, señaló.

Un equipo de técnicos de Conred efectuó una evaluación del área y recomendó a las personas que residen a la orilla del barranco no permanecer cerca de la ladera”. Los expertos de la Conred continuarán los análisis del sector pero, hasta el momento, solo se tiene certeza del derrumbe en un talud.

Vecinos de la 29 calle A y 29 calle B y 12 calle de la colonia Santa Fe, zona 13, esperan que la Conred aclare sus dudas sobre los retumbos. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Vecinos de la 29 calle A y 29 calle B y 12 calle de la colonia Santa Fe, zona 13, esperan que la Conred aclare sus dudas sobre los retumbos. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

No deje de leer: Padres de familia afirman que pagaron a colegio por acto de graduación en un hotel, pero este será en salón municipal

Recuerdan desastre

Los vecinos no pasan por alto la tragedia de aquel 15 de septiembre de 1986 y recuerdan que el primer día de rescate, los bomberos confirmaron la muerte de un hombre y rescataron a Aura Marina Queché, con cuatro meses de embarazo.

En el segundo día, los socorristas encontraron los cadáveres de los hermanos Ana Maritza, de 13 años; María Ruth, 10, y Sonia Yamilet García Queché, 5. Además, localizaron muertos a Jimmy Roberto Choc, 6; Érick Alfredo García, 8; María Esperanza Queché, 26; y María Guadalupe Jiménez, 28.

En esa época, la alcaldía no se responsabilizó del desastre, con el argumento de que “no autorizó la construcción de viviendas cerca de la ladera”, según la publicación de Prensa Libre del 19 de septiembre de 1986.

Prensa Libre publicó la tragedia en Santa Fe en septiembre de 1986. Los bomberos encontraron a ocho personas soterradas. (Foto Hemeroteca PL).
Prensa Libre publicó la tragedia en Santa Fe en septiembre de 1986. Los bomberos encontraron a ocho personas soterradas. (Foto Hemeroteca PL).

Para leer más: Contaminación por desechos sólidos en el Lago de Amatitlán supera a la del año pasado

Costo

Las catástrofes naturales que han golpeado al país han generado pérdidas cuantificadas en unos Q29 mil millones —unos US$4 mil millones—, según el recuento oficial.

Colaboradores de la Municipalidad de Guatemala bajan al barranco para verificar el estad de los taludes. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)
Colaboradores de la Municipalidad de Guatemala bajan al barranco para verificar el estad de los taludes. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)

Las evaluaciones corresponden a los eventos presentados en los últimos 20 años, como huracanes, tormentas, terremotos, erupciones, sequías y deslizamientos.

El registro es calificado de “pérdida considerable”, por las condiciones de pobreza en la que vive la mayor parte de la población.

La cifra puede ser mayor, ya que no se han cuantificado los daños ocasionados por el deslizamiento del Cambray 2, en el 2015, porque aún está pendiente de liquidar el proyecto habitacional Mi Querida Familia, en San José Pinula, donde fue reubicado un grupo de damnificados.

Le puede interesar: 

> Construirán nueva carretera en zona 18 que agilizará el tránsito en la ruta al Atlántico 

> Tómelo en cuenta, estas rutas serán complicadas por socavamiento en el bulevar Sur

> Hospital Nasir beneficiará con servicios de calidad la salud de guatemaltecos de escasos recursos