Dan último adiós a menor que murió ahogado 

Anthony Emanuel Ramírez, de 4 años, quien murió ahogado en un río, fue inhumado en Jutiapa y, según vecinos, un descuido pudo haber causado la tragedia.

Archivado en:

ahogadosJutiapamenores
Vecinos acompañan el sepelio de menor en Jutiapa. (Foto Prensa Libre: Óscar González)
Vecinos acompañan el sepelio de menor en Jutiapa. (Foto Prensa Libre: Óscar González)

El sepelio se llevó a cabo este lunes en un cementerio privado de la cabecera de Jutiapa, a donde se dieron cita unas 400 personas para dar el último adiós a Anthony, cuyo cadáver fue localizado el sábado último en el río Salado, después de que desapareciera el 24 de este mes.

La muerte del menor originó diversos comentarios en la población, respecto de la protección que se les debe dar a los niños en los hogares, ya que según algunos vecinos, Ramírez no era cuidado de forma adecuada, pues en ocasiones  permanecía en la calle o junto al río Salado, donde el día que desapareció jugaba junto a su perro.

El informe del Instituto Nacional de Ciencias Forenses detalla que el niño murió por asfixia por sumersión y no tenía señales de violencia. Investigadores del Ministerio Público y de la Policía Nacional Civil (PNC) presumen que Anthony Emanuel Ramírez resbaló de la baranda del puente Los Cachos y fue arrastrado por el agua del afluente.

El sepelio fue acompañado por estudiante de la Escuela del Barrio Latino, quienes portaban flores y comentaban que conocieron a Anthony porque en algunas ocasiones acompañaba a su hermano mayor en algunas actividades deportivas del establecimiento educativo. 

“Es una lástima que haya muerto de la forma como sucedió, Anthony unió a todo el pueblo de Jutiapa que hizo grandes esfuerzos para tratar de encontrarlo. Decenas de personas hicieron grupos de búsqueda durante cuatro días. Es una muestra que si el pueblo se une puede conseguir cosas muy grandes”, manifestó el vecino German Domínguez.

Abuela trabaja para alimentar a nietos

Santos Ramírez, abuela materna de Anthony, agradeció a la población por el apoyo y lamentó la muerte de su nieto. “Yo por estar trabajando no me di cuenta de que el niño se había ido para el río, ese día el nene llegó a la casa y se quitó los zapatos, se puso unas sandalias de hule y se fue a jugar con su perro  Spyke. Antes que saliera le pregunté para dónde iba y me dijo que jugaría cerca de la casa”, afirmó.

Agregó que ella lo cuidaba, porque la mamá es agente de la PNC en la capital y fueron pocas las veces que lo visitó. “Por los compromisos que tengo para cubrir los gastos de Anthony y los otros nietos que cuido, tengo que trabajar en diferentes oficios”, resaltó.

Tener más cuidado 

“La muerte de Anthony tiene que ser un llamado de atención a todos los padres de familia de Jutiapa. Hay personas que dejan a sus hijos con los abuelos o en el peor de los casos los dejan solos en la casa, cualquier tragedia puede suceder cuando un niño no está cerca de un adulto responsable”, manifestó Gerson Arana, vecinos jutiapaneco.

Sobre el ataúd  que contenía los restos del menor, fueron colocados un trompo de plástico y un carrito color amarillo, ya que eran sus juguetes favoritos. 

Se trató de conocer la versión de la mamá del niño, Magda Ramírez, pero no quiso brindar declaraciones.