Quetzaltenango

Quitan cientos de chicles pegados en butacas y el piso del Teatro Municipal

Además de ensuciar el pavimento, los chicles constituyen focos de infección, son mortales para las aves que suelen confundirlos con alimento y alteran la imagen urbana.

Por María José Longo / Quetzaltenango

Adultos y niños participaron en la iniciativa Desenchiclemos el Teatro. (Foto Prensa Libre: María José Longo)<br />
Adultos y niños participaron en la iniciativa Desenchiclemos el Teatro. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

Como parte de las actividades del 123 aniversario del Teatro de Xela, se llevó a cabo la actividad Desenchiclemos el Teatro, donde participaron unos 70 niños, adultos y voluntarios quienes se dieron a la tarea de quitar cientos de chicles del piso y de las butacas del recinto.  

La iniciativa, explicó la administradora Vanesa Rivera, busca hacer conciencia a la población para que no tire esta golosina en el edificio ya que daña la piedra y los muebles.

Lea también: Construido por iniciativa de Manuel Estrada Cabrera, es un emblema de la ciudad altense 

Con las tres libras de chicles se espera poder hacer una pequeña obra de arte, detalló Rivera.

Los niños y jóvenes que participaron en la actividad expresaron: “Hay demasiados chicles”, “que asco”, “cómo pueden tirarlos aquí y no en el basurero”,  “estos son de menta”, “hasta en la fuente hay chicles”, “no comprendemos porqué los pegan aquí”.

“Es un proyecto al que fuimos invitados y que creemos es importante ser parte porque es una forma de crear conciencia en los niños y adolescentes sobre no dañar el patrimonio y cuidar las áreas de historia del departamento, además ellos aprenden que no es bueno masticar tanto chicle porque es dañino para su higiene dental y para los edificios”, indicó Ingrid Tohom, dirigente del grupo número 5 del movimiento Scout en Xela.

La voluntaria también considera que es importante involucrar a la juventud en estas actividades porque el teatro es cultura y “hay muchos jóvenes talentosos que pueden venir aquí a presentarse para desarrollarse como artistas o a disfrutar de un espectáculo”.

Los voluntarios también colaboraron con retirar los chicles de las butacas y del piso de madera en el interior del teatro.
Los voluntarios también colaboraron con retirar los chicles de las butacas y del piso de madera en el interior del teatro.

Los trabajadores del teatro invitaron a todos los quetzaltecos a participar en esta actividad y otras que han organizado previo a celebrar el próximo 19 de julio los 123 años del teatro.

“Estamos muy contentos de que muchos padres hayan venido en compañía de sus niños, esto es para conservar el teatro y para que lo hereden cuando sean mayores, pero que desde temprana edad se hagan responsables de cuidar el espacio. Quizás algunos caminan por aquí todos los días pero no son conscientes que hay cosas que no contribuyen a que este estético”, dijo Rivera

“Estamos muy agradecidos porque hay gente que ama su teatro y que basta decir hagamos algo en comunidad y ellos vienen, eso crea sentido de comunidad, de pertenencia y de trabajo en conjunto”, concluyó la administradora.

Contenido relacionado

> Tres maestras reconocidas por su proyección social

Conozca las similitudes y diferencias de las 12 zonas de Xelajú

> Prolifera consumo de drogas en el Centro Histórico de Xela