Sindicados de homicidio quedan libres por falta de mérito

Dos hombres sindicados de homicidio quedaron en libertad por resolución de un juzgado en Nebaj, por irregularidades en la forma como fueron capturados.

Publicado el
Florindo Nájera, de 46 años, y Enrique Grave Coc, 32, escuchan resolución de juez en Quiché. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)
Florindo Nájera, de 46 años, y Enrique Grave Coc, 32, escuchan resolución de juez en Quiché. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)

Se trata de Florindo Nájera, de 46 años, y Enrique Grave Coc, 32, a quienes el Ministerio Público (MP) señala de haber participado en la muerte violenta del comerciante Rosalío Chub Noriega, el 27 de octubre último.

Gilmar Barrios de León, juez de Primera Instancia Penal de Nebaj, Quiché, dijo que a su criterio, los dos señalados fueron detenidos de manera ilegal, pues el hecho contra el comerciante ocurrió en Uspantán y los sindicados fueron detenidos en Chicamán, por supuestas diferencias entre ellos por una compra de cardamomo.

Según la investigación de las autoridades, en el hecho también estarían involucrados los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), Carlos Macario Pop y Melvin López Calderón, cuyo paradero se desconoce, pues abandonaron la institución policial.

El informe presentado luego de la captura de los sindicados, indica que los sujetos fueron aprehendidos con el apoyo de pobladores de la aldea La Ceiba, Chicamán, quienes ayudaron a rastrear el área; sin embargo, los habitantes de ese lugar rechazan la versión.

A pesar de que Nájera y Grave quedaron absueltos, deberán presentarse de nuevo a los juzgados el 22 del mes en curso, ya que el juez Barrios ordenó repetir la audiencia de primera declaración, a la que ambos deberán acudir de forma voluntaria.

Policías señalados

Pobladores señalan a dos agentes de la PNC de ser cómplices del asesinato de un hombre en Chicamán, Quiché.
Según vecinos, los agentes se conducían en el vehículo que conducía Florindo Tiu Nájera, señalado de haber dado muerte a Rosalío Chub Noriega, quien se dedicaba a comerciar cardamomo.

Agregan que aún no se da razón de porqué los policías abandonaron su puesto en La Parroquia Lancetillo y hasta el momento se desconoce su paradero.

“La versión de los pobladores de la aldea La Parroquia Lancetillo es que la noche del 27 de octubre último, la víctima se conducía en su vehículo en la ruta a Unidad Pacalá, Chicamán, cuando Tiu Nájera le cortó el paso en su automotor y le disparó tórax”, informó Casimiro Hernández Méndez, fiscal distrital del MP de Quiché.

“Los agentes de la PNC no reportaron el incidente y no se sabe de su paradero, situación por la que los vecinos sospechan que tratan de proteger al aprehendido, ya que  fueron vecinos de La Parroquia Lancetillo los que alertaron a las autoridades”, explicó el fiscal.

Hernández añadió que cuando el personal del MP llegó a la sede policial no se encontró a ninguno de los elementos de turno y las instalaciones estaban cerradas.

Agregó que por lo complicado del acceso, el personal de la fiscalía tardó seis horas en llegar al lugar, por lo que comenzó su labor investigadora a las cinco de la mañana del viernes. 

“Fueron vecinos de la comunidad Sachina los que detuvieron a Florindo Tiu y a su guardaespaldas luego que abandonaron el vehículo en el que se conducían y emprendieron el regreso a pie. Los tuvieron en su poder hasta la llegada del MP quien ordenó su traslado a Nebaj para que resuelva su caso el  Juez de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente” dijo Abinadá Jerez, alcalde Auxiliar de turno en La Parroquia Lancetillo.

Agregó que pobladores intentaron destruir la estación de policía en protesta por el asesinato de Tiu Najera, sin embargo, fueron detenidos por autoridades comunitarias.