Artesanos utilizan palma de cocotero para elaborar escobas

La elaboración artesanal de  escobas con ramas de  cocotero ha sido una de las fuentes de trabajo para varios hogares de  Retalhuleu. Una de las  familias beneficiadas es la de los López López, en la aldea  Biloma, de la cabecera, que lleva unos  40 años de practicar este oficio.

La familia López utiliza el patio de su casa como área de trabajo, donde  elabora  40 escobas por día. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)
La familia López utiliza el patio de su casa como área de trabajo, donde elabora  40 escobas por día. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)
REATALHULEU – Álvaro López  contó que hacen unas 40 escobas por día, las cuales comercializan en esa comunidad o en aldeas vecinas.

López  indicó que  el trabajo empieza  por la madrugada, cuando sale con sus cinco hijos a buscar ramas de cocotero en  terrenos donde crece de manera silvestre.

Tras recolectarlas durante  unas tres horas las llevan a su casa, donde trabajan en la elaboración de este artículo de limpieza.

“Es un trabajo familiar, en el que se invierte mucho tiempo, pero lo importante es que todos nos unimos para salir adelante. Mis hijos han aprendido este oficio y espero que sigan, debido a que es una fuente de trabajo honrado y ya es tradición familiar”, expresó López.

Isaí López, hijo de Álvaro, comentó que una de las cosas que facilita la labor familiar es el que no necesitan de maquinaria ni herramientas sofisticadas. “Todo se hace a mano, desde cortar  las ramas hasta completar la escoba; pero eso sí, hay que ponerle dedicación para que el trabajo sea de calidad”, aseguró.

Añadió que venden cada escoba a Q10, aunque las tienen que ofrecer de casa en casa en las comunidades aledañas. “Afortunadamente ya conocen nuestro trabajo, y por ello nos esperan”, resaltó.

 Trabajo de calidad

Evelyn Calderón, residente, comentó que esas escobas son perfectas para barrer los patios, en especial donde hay árboles, pues los terrenos se llenan de hojas y hay que barrerlos constantemente.

 “Mantengo tres  para que nunca falten, ya que duran unos dos meses aproximadamente”, comentó.

Jaime Ramírez, presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo de   Biloma, manifestó que la familia López es conocida por la calidad de su trabajo, y  es común que lleguen pobladores de otros lugares a comprarles.

Ramírez añadió que este tipo de escobas son tradicionales en Champerico  y en la parte sur de la cabecera, donde la población tiene casas con patios de tierra, por lo que no es práctico utilizar de otro tipo.