“Mi hija era médium, pero jamás le hacía mal a nadie”, relata padre de mujer linchada

Élfego González, padre de Marisol Mariflor González Pérez, de 52 años, quien fue linchada el miércoles último en la aldea San Luis, Tacaná, San Marcos, por unas 300 personas, por haber sido señalada de hechicera, dijo que aún no puede creer lo que sus ojos vieron, ya que los pobladores sacaron de su vivienda a su hija, la amarraron en un árbol, le rociaron gasolina y le prendieron fuego.

Élfego González, padre de mujer linchada —centro—, espera en una funeraria de San Marcos que le entreguen el cuerpo de su hija. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín)
Élfego González, padre de mujer linchada —centro—, espera en una funeraria de San Marcos que le entreguen el cuerpo de su hija. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín)

González expresó que es lamentable y que no puede creer lo que hizo la gente, ya que no tiene nombre ese tipo de prácticas que se realizan en su comunidad.

“Ella (la hija de González) era médium, no bruja, pero jamás le hacía un mal a nadie; yo vi cómo sacaron a mi hija y le rociaron gasolina; uno se queda impotente. Quisimos defenderla, pero la gente amenazó con quemarnos a nosotros también. Fue una pesadilla la que me tocó vivir, no puedo creer lo que mi gente hizo contra mi hija”, enfatizó.

“La sacaron de la casa, le dijeron que confesara que tenía pacto con el diablo, pero ella respondió que no, y por eso le dijeron que era una mentirosa, y que por su culpa habían fallecido varios vecinos, producto de los trabajos de hechicería que realizaba”, relató González.

El padre lamentó todo lo que le pasó a su familia, y dijo que espera que las autoridades investiguen y capturen a los responsables del crimen.

Leer nota completa en la edición impresa de Prensa Libre o adquiérala aquí