“Hay cosas que la plata no compra”: el último e incumplido sueño de Maradona

Maradona tuvo varias relaciones sentimentales y de estas tuvo cinco hijos, con quienes estaría relacionado su último sueño.

Publicado el
Dalma Maradona
Maradona tenía sueños pendiente que estaban relacionados con sus hijos. (Foto Prensa Libre: @dalmaradona /Instagram)

Durante su vida, Diego Armando Maradona, procreó cinco hijos de los cuáles solo había reconocido a las primeras dos que tuvo con su expareja, Claudia Villafañe. Ellas son Dalma y Giannina Maradona.

“Mis hijas legítimas son Dalma y Gianinna. Los demás son hijos de la plata o de la equivocación”, dijo el astro del futbol argentino en el año 1999, cuando se le cuestionaba la paternidad de sus otros hijos Jana (quien nació producto de una relación del Diez con Valeria Sabalain) y Diego Sinagra (nacido de la relación del argentino con la italiana Cristiana Sinagra).

Sin embargo, a pesar de estas declaraciones, con el paso del tiempo, Maradona abrió su corazón a sus hijos Diego Jr. y Jana, y finalmente reconoció a su hijo Dieguito Fernando, producto se su relación con Verónica Ojeda.

Su mayor sueño era poder compartir la mesa con sus cinco hijos. Sin embargo, la vida no le alcanzó. Uno de ellos reside en Italia por lo cuál ni siquiera pudo asistir al funeral de su difunto padre.

“A sus 60 años, mi papá está intentando resolver todos sus conflictos. A Diego Jr. también lo reconoció e intenta estar el mayor tiempo posible con Dieguito Fernando. Llama a sus nietos. Lo intenta dentro de todo lo difícil que es ser Maradona, porque tampoco es una vida fácil. Evidentemente lo hace y le está saliendo bien, porque están presentes todas las personas que tienen que estar y, aunque se siga equivocando, como todos, también está bueno resolver los errores y subsanar un poquito”, dijo su hija Jana para un entrevista realizada por Infobae.

Jana, también dijo que por complacerlo y sacarle una sonrisa, estaba dispuesta a hacerlo. “Ver a sus hijos todos juntos, eso sí es una motivación y es muy frustrante no poder hacerlo. Sé que le pesa. Hay cosas que la plata no compra. Yo por verlo feliz le dije que lo iba a ayudar en lo que fuera. Siento que es como el último paso para sanar esa parte de padre”.