Un atleta italiano y otro catarí renunciaron al desempate y entre abrazos y mucha alegría celebran el oro olímpico en el salto de altura

El italiano Gianmarco Tamberi y el catarí Mutaz Essa Barshim se proclamaron campeones olímpicos en salto alto, este domingo 1 de agosto en Tokio 2020 después de terminar empatados. Ambos decidieron no seguir saltando para obtener el desempate y el juez les adjudicó la medalla de oro.

El catarí Mutaz Essa Barshim (I) y el italiano Gianmarco Tamberi celebran en el Estadio Olímpico de Tokio la medalla de oro que ganaron en salto alto. Foto Prensa Libre: AFP.
El catarí Mutaz Essa Barshim (I) y el italiano Gianmarco Tamberi celebran en el Estadio Olímpico de Tokio la medalla de oro que ganaron en salto alto. Foto Prensa Libre: AFP.

El italiano Gianmarco Tamberi y el catarí Mutaz Essa Barshim no lograron superar los 2.39m y con los 2.37m decidieron no volver a saltar para compartir ambos el oro olímpico.

Igualados, el juez explicó a los competidores que podían disputar un desempate o compartir el oro. Entonces los dos amigos se miraron, se estrecharon la mano y celebraron juntos el triunfo. Completó el podio con el bronce el bielorruso Maksim Nedasekau.

Los tres atletas habían superado los 2,37 metros, pero Barshim y Tamberi finalizaron en igualdad perfecta y compartieron la medalla de oro, aventajando a su rival en el número de intentos.

Para Barshim, de 30 años, completó su colección de medallas después de haber ganado el bronce en Londres 2012 y la plata en Rio 2016.

Tamberi añade un oro olímpico a un palmarés en que ya figuraba el título mundial ‘indoor’ de 2016 y el europeo del mismo año, según cita la agencia AFP.

Italia vivió uno de sus grandes momentos en los Juegos en un Estadio Olímpico de Tokio que fue testigo de dos medallas de oro en menos de diez minutos.

Al título de Tamberi se unió el sorprendente triunfo de Lamont Marcell Jacobs en los 100 metros con un crono de 9 segundos y 80 centésimas (nuevo récord de Europa).