Marcos Reichert domina la Copa Yaris en la pista invertida 

Marcos Reichert, al mando del bólido 111, llevó la emoción al límite en la tercera fecha de la Copa Toyota Yaris Eurol, que se corrió en la cuarta fecha del Campeonato Nacional de Motovelocidad.

Marcos Reichert continúa con el dominio en la categoría Yaris. El piloto fue el más rápido en los 2.4 kilómetros de la pista. (Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza)
Marcos Reichert continúa con el dominio en la categoría Yaris. El piloto fue el más rápido en los 2.4 kilómetros de la pista. (Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza)

El piloto nacional llegó a alcanzar los 150 kilómetros de velocidad pese a lo complejo de las ocho curvas del Autódromo Pedro Cofiño y correr en pista invertida a como se hace usualmente.

Reichert salió primero en la clasificación en el primer hit y mantuvo esa posición durante las 10 vueltas, en la segunda manga mantuvo el ritmo y volvió a ganar, en la tercera que fue con parrilla invertida en los primeros siete lugares, Reichert salió séptimo.

Logró superar a su archirrival en la tabla de posiciones Adolfo el Pato Castillo y terminó en la segunda casilla.

Esto fue suficiente para ganar la fecha con 43 puntos, la segunda posición fue para la pareja Freddy Bressani – Gustavo Castañeda —34 unidades— y la tercera plaza para el Pato Castillo con 32.

#Repost @speed_addictiongt ・・・ El más rápido! @marcosr111 dominó el circuito del autódromo en sentido inverso hoy en la Copa #Toyota #Yaris #Eurol.

Una publicación compartida de Marcos Reichert #111 (@marcosr111) el


“Estoy muy satisfecho porque sumé puntos importantes para la pelea por el título. Hoy demostré que me adapté muy bien a la pista invertida, y reconozco también la calidad de pilotos como el Pato Castillo, Freddy Bressani, Cristian Saravia, entre otros que hicieron un buen trabajo en una fecha muy especial”, indicó Reichert.

Fundamental

El secreto del conductor del vehículo 111, fue la seguridad y agilidad detrás  del volante que mostró para confirmar  su calidad y por qué ganó el primer lugar en las dos fechas anteriores, imponiéndose a uno de los pilotos más experimentados en las monomarcas,   Castillo.


El trazado del circuito le favoreció a Marcos porque supo aprovechar cada espacio de los 2.453 kilómetros que tiene de distancia la pista de competencias.

“Fue bastante buena la carrera, hubo algunos incidentes pero gracias a Dios no fueron graves”, agregó el ganador.