China acepta continuar con las negociaciones comerciales con EE.UU.

El principal responsable chino para la Economía, Liu He, conversó por teléfono con el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, y “aceptó seguir comunicándose” sobre cuestiones comerciales, anunció el sábado la agencia china Xinhua.

La conversación revelada por la agencia de prensa oficial china se produjo en un contexto de máxima tensión entre Pekín y Washington, después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, autorizara la imposición de aranceles a las importaciones chinas cuyo valor podría alcanzar los 60.000 millones de dólares.

Estas tasas futuras apuntan a sectores en los que Washington acusa a China de haber robado tecnología estadounidense.

Liu He es un responsable del Partido Comunista Chino formado en la Universidad de Harvard (Estados Unidos) y que fue ascendido el lunes al rango de vice primer ministro. Está encargado de supervisar los sectores financieros y económicos de China.

En la conversación telefónica del sábado, denunció que una investigación dirigida por Estados Unidos había violado las normas del comercio internacional y aseguró a Mnuchin que Pekín está dispuesto a defenderse, indicó Xinhua.

El principal responsable chino para la Economía, Liu He. (Foto Prensa Libre: EFE/EPA)

En agosto, Washington lanzó oficialmente una investigación sobre las prácticas de China en el campo de la propiedad intelectual y el traspaso forzado de tecnologías estadounidenses.

“China está dispuesta a defender sus intereses nacionales y espera que ambas partes sigan siendo racionales y trabajen juntas para salvaguardar la estabilidad general de las relaciones económicas y comerciales entre China y Estados Unidos”, declaró Liu, según la agencia.

El viernes, China advirtió a Estados Unidos que no tenía “miedo a una guerra comercial” y amenazó con imponer aranceles a las importaciones estadounidenses por valor de 3.000 millones de dólares.

Además, Pekín publicó una lista de productos, desde fruta a carne de cerdo, que podrían ser tasados con aranceles de hasta el 25%. Con todo, afirmó estar dispuesto a negociar un acuerdo.