Coronavirus: EE. UU. aprueba US$250 millones a Guatemala para proyectos de salud

La Corporación Financiera de Desarrollo Internacional (DFC) de Estados Unidos, ofreció un cupo de US$250 millones (Q1 mil 925 millones) a empresas guatemaltecas para utilizarlo en proyectos relacionados al tema de salud segmento que está calificado como prioritario ante la coyuntura de la crisis sanitaria.

La Corporación Financiera de Desarrollo Internacional (DFC) de Estados Unidos ofreció una línea de crédito al sector privado para el desarrollo de proyectos en inversión de salud por el coronavirus. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
La Corporación Financiera de Desarrollo Internacional (DFC) de Estados Unidos ofreció una línea de crédito al sector privado para el desarrollo de proyectos en inversión de salud por el coronavirus. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

El anuncio se realizó el pasado lunes y los directivos de DFC -antes agencia Opic- aprobaron US$2 mil millones financiar proyectos para el sector privado de los cuales para Guatemala se estarían reservando unos US$250 millones, confirmó a Prensa Libre Juan Pablo Carrasco, presidente de la Cámara de Comercio Guatemalteco-Americana (AmCham).

Los recursos son adicionales a los US$1 mil millones que esa agencia en enero de este año había ofrecido a Guatemala en el marco de la iniciativa América Crece para financiar proyectos que generen impacto económico como infraestructura, energía y construcción de vivienda popular para evitar la migración.

Apoyo prioritario

El nuevo programa de financiamiento del DFC para Guatemala, y otros países está relacionado a los efectos del coronavirus. El apoyo que brinda esta agencia es para financiar iniciativas del sector privado.

Carrasco afirmó que se trata de proyectos médicos, que en la iniciativa original no estaban incluidos, pero a raíz de la emergencia sanitaria se incluyó.

La DFC informó que la nueva iniciativa de Salud y Prosperidad incluirá la convocatoria de propuestas de entidades del sector privado que buscan el apoyo de DFC para inversiones relacionadas con la salud en países de desarrollo.

Por medio de esta iniciativa, pretende movilizar la inversión en el sector privado en apoyo a la resiliencia sanitaria mundial.

“La DFC se compromete a apoyar las soluciones del sector privado para los desafíos de salud en países en desarrollo, que son demasiado grandes para cumplir con los recursos del gobierno por sí solo”, expuso Adam Boehler, director ejecutivo de esa agencia por medio de un comunicado de prensa.

Qué proyectos califican

Carrasco informó que para el caso de Guatemala pueden aplicar las empresas que se dedican a la prestación de servicios médicos y de salud, y en los siguientes días se estará informando sobre esta nueva opción de financiamiento que ofrece condiciones favorables a las empresas interesadas.

Las empresas deberán de presentar parámetros fundamentales para poder optar a este financiamiento que es un plan de negocios, proyecciones financieras, impacto en la creación de puestos de trabajo y la generación a futuro de los retornos de inversión.

Sobre el perfil de las iniciativas empresariales que pueden calificar es para laboratorios, centros de salud y asistenciales privados, redes hospitalarias privados para ampliar su cobertura y servicios médicos en general.

“Esto es reciente y tenemos que dar a conocer el programada de financiamiento para identificar el interés que pueda existir en las empresas que brindan servicios médicos privados en el país”, subrayó Carrasco.

En enero de este año la DFC ofreció un apoyo de US$1 mil millones a Guatemala para el sector privado con el fin de promover proyectos que generen impacto en la economía y empleo como la infraestructura. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

La ruta de la reactivación

Una de las cinco propuestas que presentó la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa) en su boletín económico para la reactivación económica se centra en el apoyo financiero para el sector privado por US$1 mil millones (Q7 mil 700 millones) de inversión en infraestructura, servicios de salud, agricultura y tecnología.

Juan Carlos Zapata, director ejecutivo y Fernando Spross investigador de Fundesa, expresaron que esta es una iniciativa que se identificó para que tenga una incidencia en la reactivación de la producción, y sobre todo en la generación de empleo que es la actividad es la actividad con mayor impacto.

“Hasta el 7 de mayo había cinco mil solicitudes de suspensiones contratos laborales que involucran a más de 93 mil trabajadores de todos los sectores”, puntualizó Spross, quien aseveró que el desempleo será uno de los indicadores sociales que pudieran tener retroceso.

El investigador dijo que estos fondos que ofrece la DFC pueden atraer inversión, y generar empleo, y que en la actualidad se están trabajando en la formulación de proyectos.

En el planteamiento de Fundesa para la reactivación de la economía, también se plantea, la retención y reinversión de la inversión extranjera directa, específicamente en apoyo a empresas extranjeras ya establecida das, fortalecer las zonas francas y certeza jurídica a los inversionistas.

Además de la identificación de nuevos sectores estratégicos inversión como biotecnología, la industria farmacéutica, telecomunicaciones e información y áreas médicas.

También explorar cadenas de suministros con Estados Unidos -que es el principal socio comercial- la diversificación y el traslado de fábricas de industria manufacturera y órdenes de compra de Asia a Centroamérica.

Finalmente, la agenda legislativa y políticas públicas como las iniciativas de teletrabajo, tiempo parcial, interés preferencial, autoridad portuaria, infraestructura vial, leasing y competencia.

“El objetivo es que exista incidencia en la reactivación económica y generación de empleo”, precisó Zapata.

Estatus de proyectos

El pasado 15 de enero o sea un día después de la toma de posesión del presidente Alejandro Giammattei se suscribió el acuerdo de apoyo financiero para el sector privado por US$1 mil millones.

Carrasco informó que se han recibido 20 propuestas en las áreas de energía, financiero, infraestructura, y construcción de vivienda para la clase media.

Indicó que de esos 20 proyectos que han recibido, por lo menos dos podrían estar suscribiendo en los siguientes dos meses que son los más avanzados y por confidencialidad no se puede revelar la información hasta que se efectué la transacción.

“La meta para este año es colocar cinco proyectos por un monto de US$500 millones de cartera y están en su proceso de revisión normal”, enfatizó el presidente de AmCham.