Coronavirus: Centros comerciales afirman estar listos para reabrir con controles

El sector privado organizado espera que en las siguientes semanas empiece la implementación del funcionamiento del servicio de transporte público y de restaurantes y centros comerciales con los debidos protocolos de bioseguridad.

El sector privado organizado espera que en mayo comience a normalizarse la reactivación económica en Guatemala y de manera gradual para algunas actividades con la implementación de protocolos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El sector privado organizado espera que en mayo comience a normalizarse la reactivación económica en Guatemala y de manera gradual para algunas actividades con la implementación de protocolos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Uno de los principales desafíos, según representantes consultados, apunta a la habilitación del servicio de transporte público y a los controles que se puedan ejercer a los usuarios, tanto urbano, de rutas cortas y extraurbanos.

Nils Leporowski, presidente del Comité de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), expresó que esta semana se reunirán con el alcalde capitalino Ricardo Quiñónez para conocer las etapas y cuándo empezará a funcionar el Transmetro en la ciudad.

Javier Zepeda, director ejecutivo de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), declaró que deben definirse cuáles serán los controles para el transporte público, ya que su apertura será uno de los grandes retos.

“Desconocemos los planes del presidente Giammattei, pero todo pareciera apuntar a que en una o dos semanas haya una apertura más gradual, siempre cumpliendo con los protocolos que las autoridades deberán oficializar o aprobar, como lo dijo él (el presidente)”, destacó Zepeda.

Ambos dirigentes empresariales afirmaron desconocer cuándo entrará en operación el servicio de transporte de pasajeros.

“Esperamos que en mayo ya comience a normalizarse una reactivación económica, e ir poco a poco. Sabemos que no será de un día para otro, pero comenzar en mayo”, recalcó Leporowski.

Integralidad

El director de la CIG destacó que en el Transmetro hay ciertas medidas de precaución, pero también están las unidades rojas, y más aún en el servicio extraurbano, donde viajan familias completas donde hay más hacinamiento y pueden ser focos de contagio inclusive dentro del mismo departamento.

“La definición de cómo funcionará el transporte público será uno de los grandes desafíos y por supuesto habrá personas que expresarán su inconformidad al usar las camionetas”, remarcó el ejecutivo de la CIG, al reiterar que este es el gran reto.

El presidente del Cacif aseguró que la idea es conocer cómo será la operación del Transmetro, luego el Transurbano y finalmente los buses rojos.


Uno de los desafíos que enfrentan las autoridades es la reactivación del servicio de transporte público, así como los controles de bioseguridad que se implementaran a los usuarios. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Protocolos

Leporowski declaró que el desafío más importante está en los protocolos de bioseguridad para el transporte público y hasta que no se logre comenzar a funcionar, será muy difícil tener un cien por ciento la reactivación de la economía.

Explicó que hay actividades muy específicas que están siendo golpeadas que son los centros comerciales y los restaurantes, en los cuales hay avances con los protocolos y “se pudiera ir avanzando más rápidamente”.

No obstante, indicó que el sector turismo es el más afectado que llevará su tiempo de su recuperación a largo plazo al momento de abrir fronteras (y con estas, los vuelos) y tendrá un proceso especial.

Recordó que en Costa Rica se pusieron a funcionar los centros comerciales con una capacidad baja del 40% al 50% con alfombras desinfectantes, toma de temperatura, mascarillas para que pudieran reabrir con una capacidad controlada y estrictos protocolos.

“Eso realmente ya pudiera estar, pero no sabemos por qué no se han abierto. Ya se han mostrado los protocolos que se cuentan para la reapertura y no sabemos cuáles serán los planes más adelante”, enfatizó.

Zepeda indicó que otro tema es el ingreso de las personas a las empresas, industrias, comercios, que tienen que ver con las personas visitantes, clientes o proveedores, transporte y hasta cómo actuar si una persona demuestra un síntoma.

“Hay aspectos específicos para que cada empresa pueda poner en práctica, aunque no es lo mismo un protocolo para una industria de alimentos y bebidas que para una fábrica de calzado o metalmecánica”, comentó.

Otro de los temores, explicó Leporowski, es conocer cuál será el comportamiento del consumidor, si llegará a los establecimientos de los centros comerciales. “Hay una preocupación muy seria de cómo será la conducta de los consumidores en la economía”, remarcó”, al reconocer que no necesariamente la activación del comportamiento sea inmediata.