Economía

 El camino hacia los principios voluntarios

El respeto por los derechos humanos y por el resguardo de proveedores de seguridad pública y privada atañe a las empresas.

Por Karen Wantland

Los Principios Voluntarios de Seguridad y Derechos Humanos (PV) nacen como una iniciativa que acoge a múltiples partes interesadas: gobiernos, empresas y oenegés.

Si bien promueven la implementación de un conjunto de principios que guían a las compañías petroleras, de gas y mineras a fin de brindar seguridad para sus operaciones, de manera que se respeten los derechos humanos, se pueden utilizar en otros ámbitos empresariales.

Como varios de los avances en Guatemala en materia de gestión social, ambiental y económica en las empresas, los PV están haciendo eco en nuestro país por el efecto “bola de nieve”, así como por las demandas comerciales de socios estratégicos.

En palabras de Sonia Lucía Valenzuela de ABHR, experta en derechos humanos y empresas en Guatemala, los PV orientan a las compañías a llevar a cabo una adecuada gestión de riesgos relacionada con derechos humanos, especialmente con los proveedores de seguridad pública y privada para garantizar que se respetan los derechos humanos en sus operaciones.

La guía de los PV es sencilla, se requiere de conocimiento técnico y legal en materia de derechos humanos y seguridad para poder aplicarla.  De ahí, que sea peligroso que algunas empresas se aventuren a dar charlas eventuales sin considerar todo el contexto.

Al igual que la mayoría de iniciativas de gestión corporativa, los PV promueven el análisis de riesgo haciendo énfasis en las amenazas y vulnerabilidades en materia de seguridad; el potencial de violencia del área de operación de la empresa; los registros de los derechos humanos; y la presencia del Estado, entre otros elementos. 

En sintonía con los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos de Naciones Unidas (2011) los PV recalcan el papel del Estado de proteger los derechos humanos, el de la empresa de respetar y la necesidad de remediar.

En la práctica, el equipo de ABHR ha tenido la oportunidad de asesorar ya a varias empresas en la gestión y formación de los Principios Voluntarios, tomando en cuenta el territorio donde opera la compañía y las características sociales, culturales y económicas de los guardias de seguridad pública y privada. Por mencionar algún ejemplo, aplicó exitosamente el instrumento en una empresa agroindustrial, con un enfoque multidisciplinario.

En un país como el nuestro, los guardias de seguridad son siempre la primera impresión de una empresa; son quienes nos dan la bienvenida, nos dan el acceso a la compañía y resguardan. 

Sin embargo, son también personas que viven bajo un nivel alto de estrés, que tienen sus propias necesidades y una responsabilidad enorme en su posición.  De alguna manera, la compañía debe proteger a estas personas, así como su actuar frente a una comunidad o el entorno de la empresa y los PV ofrecen esta guía que les puede ser de utilidad.

* kwantland@gmail.com