Economía

País dejó de recibir US$543 millones en 5 años, por la roya

La factura por los efectos de la roya en la caficultura guatemalteca ha sido millonaria. Del 2013 al 2017, Guatemala dejó de percibir divisas por aproximadamente US$543 millones —unos Q4 mil millones—, como efecto de la roya, según cálculos de la Asociación Nacional del Café (Anacafé).

Por Urias Gamarro / Guatemala

Por la roya Guatemala perdió producción e ingreso de divisas en los últimos cinco años, según un reporte de Anacafé. (Foto Prensa Libre: Anacafé)
Por la roya Guatemala perdió producción e ingreso de divisas en los últimos cinco años, según un reporte de Anacafé. (Foto Prensa Libre: Anacafé)

En esos cinco años se dejaron de producir por lo menos 4.2 millones de quintales —acumulado— como efecto de la enfermedad, de acuerdo con el recuento oficial.

Marco Tulio Duarte, coordinador técnico nacional de Anacafé, afirmó que las pérdidas han sido significativas para el país desde que la reaparición de la roya golpeó   los cafetos desde el 2013, cuando resurgió la enfermedad con mayor intensidad.

El técnico explicó que la roya persiste en Guatemala y que la única manera de hacerle frente es renovando las plantaciones.

Renovación

El técnico destacó que se requiere renovar unas 152 mil hectáreas, o sea el 50% del parque cafetalero, para completar las más de 300 mil hectáreas de café.

Los principales sectores en los que se debe hacer el trabajo de renovación de los cultivos son Huehuetenango, Santa Rosa, Chiquimula, Jalapa, Chimaltenango y San Marcos.

Le puede interesar: La apuesta de Uber por llenar las calles de patines y bicicletas eléctricas

La producción de Huehuetenango, Santa Rosa y Chiquimula, en su conjunto, aporta el 60% anual de café de distintas variedades.

Duarte recordó que si no se hubieran renovado parte de los cafetos cuando apareció la roya, la producción sí se hubiera visto afectada y disminuida.

En ese entonces varios organismos internacionales y agencias de cooperación apoyaron a los productores con varios programas.

El técnico explicó que los cultivos actuales tienen entre 15 a 50 años y que deben rejuvenecerse con una variedad más resistente; sin embargo advirtió que el proceso de velocidad es lento sí lo asume el productor.

“Si el costo lo asume el productor tardaría 20 años en cambiar sus cultivos, pero si hay un programa de apoyo estatal, la velocidad de recuperación sería más acelerada”, aseguró.





Anacafé estima que cada hectárea renovada de las plantaciones equivale a un costo promedio de US$5 mil, o sea unos Q36 mil.

Con la ejecución de la renovación total del parque cafetero la producción podría pasar de 4.3 millones de quintales a ocho millones en los próximos cinco a 10 años.

La exportación de café se encuentra entre las primeras cinco importantes, tanto en divisas como en volumen.

Ejemplo digno de imitar

Duarte confirmó que la roya afectó las plantaciones de varios países pero que Honduras logró renovar su parque y ahora se posicionó en el cuarto lugar de producción.

“Ellos renovaron con apoyo estatal y fue como lograron superar la crisis que se presentó en el 2013”, aseguró.

Lea también: Cinco recomendaciones para solicitar empleo en un Call Center

Colombia también implementó programas de apoyo estatal, en los cuales los niveles de producción aumentaron con plantaciones resistentes a la roya, indicó.

Santa Rosa, la región más golpeada

Santa Rosa es la zona más impactada por la roya desde el 2013 y donde la producción se desaceleró sustancialmente.

De un millón que era la cosecha anual en ese departamento, bajó a 600 mil quintales y se calcula que el 60% de los cultivos en esa región están afectados por la enfermedad, según Anacafé.

La institución estima que los productores de Santa Rosa han perdido unos 400 mil quintales del grano.

Lea además: Jimmy Morales pide no hablar mal del país para promover el turismo

Inés Castillo, diputado por ese departamento, confirmó que en municipios como Nueva Santa Rosa, Casillas, San Rafael Las Flores, Barberena o San Juan Tecuaco la actividad se ha deprimido.

“La actividad caficultora está deprimida y lo que se necesita es un apoyo técnico y financiero por parte del Ministerio de Agricultura para poder atender a los productores y la recuperación de los cafetos”, aseguró.

El parlamentario, afirmó que la situación actual de los bajos precios internacionales está provocando más problemas los productores y que se traduce en falta de empleo para las personas y se convierte en un problema social “fuerte”.

De enero a mayo último, las exportaciones registran una caída del 3.4%, con divisas por US$379.8 millones, mientras el año pasado fueron US$393 millones. 

Contenido relacionado 

> Sector propone renovar parque cafetalero

Cosecha de café cierra con crecimiento de 7.7%

Planta resistente a roya dará sus primeros frutos