La inflación importada comienza a preocupar a los empresarios locales, quienes ya buscan soluciones

El gas propano subió de precio en noviembre, mientras que este martes, los combustibles para automotores registraron la primera alza del año.

Publicado el
El costo de los fertilizantes y agroquímicos han incrementado de precio. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El costo de los fertilizantes y agroquímicos han incrementado de precio. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Las estaciones de servicio de la capital aplicaron este martes 4 de enero un incremento de Q0.90 en los precios de las gasolinas y diésel, por lo que según la Asociación Guatemalteca de Expendedores de Gasolina (Ageg), en la modalidad de autoservicio el precio del galón de súper es de Q29.69; el de regular, Q28.89; y el de diésel, Q25.49 en las estaciones de servicio del área metropolitana. La diferencia con el llamado servicio completo es de Q1.

Enrique Meléndez, director ejecutivo de la entidad, comentó que esto se debe a las fluctuaciones de los precios en el mercado internacional, por lo que también es muy complicado prever la tendencia futura, a pesar de que esa situación tiene una incidencia importante en otros precios.

“Es algo difícil hacer pronósticos ya que esto depende de varios factores y en este momento no hay claridad por factores de oferta mundial; y por el lado de la demanda, hay incertidumbre por las nuevas variantes del coronavirus, en la compra del insumo”, remarcó. A su juicio, toda incidencia pueda marcar el rumbo de los precios internacionales.

Es solo un ejemplo

Las constantes alzas en los costos del transporte de la mercadería importada, la posible escasez de fertilizantes, así como el encarecimiento de los combustibles, son rubros que las autoridades monetarias identificaron recientemente como posible origen de presiones inflacionarias en el país.

Ante esto, representantes de los sectores involucrados expresaron sus temores sobre lo que pueda suceder este año respecto a los precios de estos insumos que son clave para la producción agrícola y la industria nacional, pues se trata de bienes importados que forman parte de un encadenamiento activo en la producción nacional.

Según Luis Alfonso Bosch, presidente de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), hay inflación a nivel global, y especialmente en Estados Unidos y ese incremento de precios va a llegar a Guatemala, por la fuerte vinculación comercial entre ambas economías.

Lea además: ¿Qué se espera para la economía guatemalteca en el 2022? El Banco de Guatemala responde

Destacó que para el 2022, hay nubarrones en el horizonte, que pueden afectar la actividad económica local, pues, por ejemplo, los fertilizantes son utilizados en el sector agrícola para nutrir los cultivos, de manera rutinaria y es uno de los productos cuyo precio se ha duplicado o triplicado.

“Ese incremento en el costo será trasladado al precio del cultivo y para la industria de alimentos, por ejemplo, lo que representa un aumento en los precios de las materias primas. Esto ya se observó en el 2021, con alzas incluso del 25% en algunos casos, por lo que seguramente, habrá mayor presión en el costo de los alimentos”, explicó.

Por otro lado, señaló Bosch, desde el año pasado se reporta el encarecimiento de la cadena logística, derivado de congestiones en los puertos y la falta de contenedores, por lo que actualmente, los fletes están 224% más caros que hace un año.

Además, hay un incremento en el precio del petróleo, como resultado de una demanda mayor a la oferta a nivel global, y se espera que los precios suban otro poco durante este año. “Esto sucede ahora a nivel global y Guatemala no tiene ninguna incidencia para cambiar esa situación”, afirmó.

El precio del galón de gasolina y diésel reflejó un alza de Q0.90 en las estaciones de servicio este martes 4 de enero. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

Una relación estrecha

En esa misma línea, Enrique Lacs Palomo, director ejecutivo de la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas, dijo que todos esos rubros están relacionados con el petróleo y su eventual incremento.

Precisó que el costo del transporte se incrementa con su insumo más importante, que es el combustible y los ingredientes activos de los fertilizantes se producen en la industria petroquímica.

“En la logística, los servicios de transporte se encarecen por la demanda y otros costos operativos asociados a infraestructura y servicios en puertos. Todos estos son parte importante de los costos que paga la industria por sus insumos y por mover los productos”, remarcó.

Pero, además, dijo que estos hechos influirán en los precios de los empaques, envases, el plástico, la energía, etc., lo que significa entre 50% y 60% del costo de determinados productos. “En tanto que el fertilizante está directamente relacionado con la cadena de alimentos”.

Dos factores que han impactado

Francisco Cárdenas, director estratégico de la Gremial de Proveedores de Insumos Agrícolas (Gremiagro) adscrito a la CIG, manifestó que en 2021 se observó un aumento en los precios de las materias primas e incidieron dos factores:

El primero está asociado a la crisis energética en la República Popular de China, que es uno de los proveedores de materias primas más grandes del mundo; y la crisis energética en Europa, que incrementó los costos.

El segundo es la sumatoria de los costos marítimos y atrasos en los despachos, que son los dos grandes factores exógenos para las empresas, que provocaron que las materias primas aumentaran de precio. “Las empresas absorbieron algunos de los costos, pero cuando el golpe fue de la crisis y los fletes al mismo tiempo, el problema ya fue insostenible y eso encareció los insumos a escala global”.

¿Qué se espera en el 2022?

Bosch expresó que los empresarios están obligados a identificar la mejor opción que encuentren en el mercado, para abastecer a sus clientes de la mejor forma y mantener su preferencia, dentro de lo que es posible en la situación actual.

“Los consumidores, en el 2022, estarán expuestos a incrementos en los precios por las razones expuestas anteriormente, dado que la cadena logística es indispensable para que los productos lleguen al consumidor.  Este efecto puede durar todo el año, aunque se estima que, para finales de este año, estará regresando a la normalidad de una forma paulatina”, enfatizó.

Además, que los industriales, deben estar atentos a los cambios en el mercado para acceder a las mejores opciones, que les permitan mantenerse y crecer en el mercado actual; y los consumidores deben evaluar las compras en función de la familia, para satisfacer sus necesidades.

Le puede interesar: La inflación amenaza al país, debido a los precios internacionales de fletes, fertilizantes y combustibles

En tanto que Lacs Palomo, dijo esperar que todo se estabilice durante el segundo trimestre; pero los precios no llegarán aún a los que se pagaban a inicios del 2020. “El consumidor observará escasez y alzas de precios en varios productos. En la cadena alimenticia está influyendo el clima y se esperan fenómenos climáticos que impactarán las cosechas, lo que afectará la oferta”, indicó.

Por lo tanto, dijo que la industria deberá repensar muchas de sus operaciones y su portafolio de productos, aparte de ajustarse al mercado. “A nivel de empresas, en especial las pequeñas, están en modo sobrevivencia debido a todos estos factores”, sostuvo.

Y Cárdenas enfatizó que el sector está recibiendo golpes exógenos y las proyecciones son que mientras se mantengan y sigan las mismas condiciones en el mercado internacional, el precio de los fertilizantes continuará en alza y las compañías estarán trabajando para hacer las importaciones y lograr el abastecimiento para evitar una escasez. “En todo caso, ya se refleja un aumento de precios para el consumidor final”.