Mientras el consumidor ahorra, al Estado le duele que se use menos combustible

Las aduanas del país reportaron menos ingresos, tanto por la menor importación de derivados del petróleo como por una leve baja en el tipo de cambio.

Por la baja del precio internacional del barril de petróleo la recaudación en Aduanas reportó una baja de Q487 millones durante el primer semestre del año, informaron las autoridades. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Por la baja del precio internacional del barril de petróleo la recaudación en Aduanas reportó una baja de Q487 millones durante el primer semestre del año, informaron las autoridades. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

La baja del precio de los derivados del petróleo y la variación del tipo de cambio han impactado en la recaudación de impuestos en el servicio aduanero por Q494.3 millones durante el primer semestre del año, tendencia que las autoridades tributarias buscan revertir con la implementación del plan de fiscalización en el servicio aduanero.

Aunque los precios actuales son de beneficio para los consumidores porque representan un ahorro y mayor disponibilidad para adquirir otros bienes, para el fisco equivale a menos ingresos.

Por la contracción de los precios internacionales de los combustibles, la intendencia de Aduanas reportó que el efecto es de Q478.7 millones, y por el tipo de cambio Q15.6 millones, que suman Q494 millones.

En marzo y abril de este año, el precio internacional del barril de petróleo –en promedio– se cotizó en US$20.5 y US$19.6, que son los valores más bajos durante el primer semestre, según la presentación del superintendente Marco Livio Reyes Díaz, y del intendente Werner Ovalle, al dar a conocer el plan operativo de fiscalización, control y gestión de aduanas.

En julio, el precio promedio de la materia prima fue de US$39.6, por debajo de los US$69.8 registrados en el 2019. Con respecto al tipo de cambio, la tasación se mantiene en Q7.70 por US$1, con cierta estabilidad en el primer semestre.

“Hemos llegado a los Q500 millones de pérdida por efecto de combustibles, el precio está bajo y por los efectos de la economía guatemalteca hace que se consuma menos galones, lo que está afectando la recaudación”, subrayó el superintendente.

La versión de la SAT coincide con lo reportado hasta mayo último por la Dirección General de Hidrocarburos (DGH) que hay un desplome del 11% en el consumo de los combustibles, lo que significa 1 millón 985 mil barriles menos que el año pasado.  El consumo registrado de enero a mayo es de 15 millones 489 mil barriles.

Mientras que los expendedores de gasolinas reportan que, en promedio, las ventas mensuales han disminuido 30% con respecto al año pasado, por la restricción de circular por el número de placa, el toque de queda, y la suspensión del transporte, entre otras medidas para evitar los contagios por el coronavirus.

Díaz Reyes reiteró que se mantiene el cálculo de una brecha fiscal de Q7 mil millones para este ejercicio como efecto directo e indirecto del covid-19, a pesar de que esta semana empezó el proceso gradual de la economía, que podría activar el consumo de bienes y servicios en las próximas semanas.

Shock externo

Abelardo Medina Bermejo, analista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), remarcó que, particularmente este año habrá una menor recaudación en los derivados del petróleo por los precios internacionales por el lado del IVA importación.

Al convertirse los valores a quetzales en aduanas, el IVA será menor, y esa misma disminución se traslada al consumidor final, y en toda la cadena de comercialización se está observando un shock externo causado por los bajos precios internacionales. Expuso que esa tendencia se mantendrá todo el año.

Por aparte, el confinamiento no generó demanda, pero se observó una disminución de precios; contrario hubiera sido, según el analista, que con bajos precios de las gasolinas aumentara el consumo, y que hubiera incrementado el IVA doméstico y el impuesto a la distribución de derivados del petróleo (IDP).

“El efecto actual es más alto por los precios internacionales. Ahora el Gobierno quiere recuperar la dinámica de consumo en agosto y es probable que aumente la demanda por menores precios observados, pero habría que evaluarlo en lo que suceda al finalizar el año”, afirmó.

Las estimaciones del Icefi, señalan que se espera una disminución de recaudación en impuestos en las aduanas por Q2 mil 432 millones con respecto al año pasado y para llegar a la meta el déficit será de unos Q2 mil 858 millones; por el efecto combustible será entre Q880 a Q900 millones.

El analista recordó que por los problemas del covid-19 las empresas han disminuido sus importaciones en general.

Mientras la disminución del IDP podría ser unos Q460 millones con relación al 2019, que es puro efecto de un menor consumo.

La SAT presentó el plan operativo de fiscalización, control y gestión de aduanas con el fin de mejorar la recaudación en el 2020. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Ajustes en aduanas y plan

El intendente Werner Ovalle declaró que, en el primer semestre del año, han realizado ajustes a los importadores por Q68 millones al declarar mercancías por valores inferiores al realizar las revisiones.

La práctica consiste en presentar declaraciones subvaloradas con el fin de pagar menos impuestos al momento de nacionalizar las mercancías en las aduanas.

A partir de ahora, y con el plan de fiscalización y gestión en las aduanas se implementará un módulo de riesgo para detectar estos casos y permitir la selectividad de rojo –revisión– o verde –levante– de las mercancías por medio de controles y fiscalización, pero a la vez otorgar la facilitación en el comercio exterior como la reducción de los tiempos para generar competitividad.

Centros de control

En la parte de control, para agosto estará funcionando en segundo puesto de control interinstitucional para el combate al contrabando en la aldea Entre Ríos, Izabal.

El tercer puesto será en Chisec, Alta Verapaz; el cuarto en Poptún Petén; el quinto en Taxisco, Santa Rosa, y el sexto Tecpán, Chimaltenango, para cubrir un círculo, y reducir este flagelo.

También se presentará en conjunto con el Ministerio de Finanzas, una propuesta de actualización de ocho leyes contra la defraudación y contrabando al Congreso en las próximas semanas.

Por otro lado, se implementará el aplicativo de consulta de valores declarados de vehículos, que consiste en una herramienta administrativa de orientación para la comprobación del valor declarado que sustenta el pago de la declaración de las mercancías.

El superintendente expuso que la metodología fue presentada a los importadores de vehículos usados, y que entrará en vigor el 3 de agosto para comprobar el valor declarado de la factura.

También se ejercerá un plan de control de embarcaciones que ingresan como turistas, pero se quedan y no se regularizan.

Fiscalización

El superintendente dijo que se creará un módulo de gestión de riesgo aduanero, que estará a cargo de la intendencia de Fiscalización, en la cual participó el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el área de comercio exterior, y que comprenderá realizar auditorías a sectores económicos.

Parte del programa comprenderá fiscalización posteriori del comercio, con la información basada en gestión integral del riesgo de los importadores y exportadores.

Díaz Reyes confirmó que en agosto se suscribirá un acuerdo de intercambio de información con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP), y cotejar información de la declaración de los valores tanto de importación como exportación en ambos países.

A finales del 2019, Guatemala firmó un acuerdo similar con México.


El Congreso amplio el plazo para el pago del impuesto sobre circulación de vehículos para el 31 de octubre. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Empieza ampliación

A partir de este sábado empezará la prórroga por 90 días que aprobó el Congreso para el pago del impuesto sobre circulación de vehículos (ISCV) y ahora vencerá el 31 de octubre.

La ampliación se debió a los efectos del coronavirus en las actividades productivas del país, y en la sesión del pasado 23 de junio el Legislativo avaló la prórroga.

La recaudación reportada es de Q412 millones, que equivale al 50%, y la meta para este año es de Q924.8 millones.