“Por transparencia, el gasto debe discutirse en el Congreso”: El llamado de académicos y empresarios a Giammattei

La orden de Giammattei de publicar mediante acuerdo gubernativo los nuevos techos por cartera implica no presentarse a la Comisión de Finanzas y Moneda ni a la discusión plenaria en el Congreso.

El presidente Alejandro Giammattei informó el 27 de enero un techo de presupuesto por Q94 mil millones, pero el Sicoin esta cargado el de Q107 mil millones. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El presidente Alejandro Giammattei informó el 27 de enero un techo de presupuesto por Q94 mil millones, pero el Sicoin esta cargado el de Q107 mil millones. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Desde que el presidente Alejandro Giammattei anunció, de forma inesperada y sin la participación de los equipos técnicos de Finanzas, el miércoles 27 de enero que las reasignaciones presupuestarias no irían al Congreso, sino que se harían de forma interna en el Ejecutivo, las dudas e inquietudes del sector privado organizado y los tanques de análisis siguen en la mesa.

“Finanzas no participó ahí –en montos asignados a los ministerios–” confirmó ayer en citación en el Congreso Edwin Martínez Cameros, viceministro de Finanzas, ocupando el lugar de Álvaro González Ricci, quien estaba originalmente convocado.

A esto se une lo que el propio González Ricci reconoció el día siguiente de la Cadena de Radio y Televisión del presidente, –el jueves 28– cuando dijo que “la parte numérica –de la nueva propuesta– la discutió el presidente directamente con los ministerios. En las discusiones con los ministerios, no participé”.

Retomar instancia

En este contexto, retomar las mesas técnicas que coordinó el vicepresidente Guillermo Castillo Reyes para la readecuación presupuestaria y presentar una iniciativa al Congreso que garantice su ejecución y transparencia es el principal llamado de varios sectores.

Jorge Lavarreda, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien), recomendó que, desde el punto de vista técnico y de transparencia fiscal, lo ideal es que las propuestas de reformas lleguen al Legislativo, y que se sometan a un proceso de discusión y aprobación, conciliando los distintos intereses.

“Quedaría mucha más claridad para las agencias calificadoras de riesgo-país conocer cuál será el porcentaje del déficit, hasta todas las variables macroeconómicas” añadió.

Pablo Hurtado, secretario ejecutivo de la Asociación de Investigación de Estudios Sociales (Asíes), enfatizó que el mensaje que lanzó el presidente Giammattei el pasado 27 de enero, fue político, y no técnico.

Lavarreda coincidió en que el principal cuello de botella en este momento es político, tendrá que resolverse y tomar una decisión concretamente del Ejecutivo, si van a acudir o no al Congreso para presentar las modificaciones presupuestaria.

El viceministro Martínez Cameros reconoció en la citación que aún se está trabajando en el Acuerdo Gubernativo que publicará el Ejecutivo y que brindará los lineamientos de ejecución del presupuesto.

Hurtado confirmó que, como mesa técnica, no fueron comunicados de que el trabajo se suspendió, y se entendería que la siguiente fase sería afinar detalles, sobre todo técnicos, y preparar la iniciativa de readecuación.

“Para nosotros el presidente dejó ver cuáles eran sus prioridades e intenciones, pero no podríamos considerar que no se pueda modificar el presupuesto, que es una facultad del Congreso”, puntualizó.

“Lo adecuado y lo saludable es que el Ejecutivo debe partir de que, aunque haga un compromiso de que no va a desembolsar más de Q94 mil millones, es que el presupuesto vigente es de Q107 mil millones, y por eso es necesario que se presente la iniciativa”, remarcó Hurtado.

El 15 de enero el vicepresidente Guillermo Castillo Reyes coordinó la reunión para tratar las readecuaciones presupuestarias con representantes de los centros de investigación económica. (Foto Prensa Libre: Minfin)

Cacif: Acudir al Congreso

Por medio de un comunicado de prensa, el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), expuso que la reducción y readecuación del presupuesto por Q13 mil 388.4 millones debe ser conocida y aprobada por el Congreso.

Aunque el sector privado organizado percibe como positiva la propuesta del Ejecutivo en la reducción del techo de gasto, considera que “es necesario enviar mensajes de certeza a los mercados financieros nacionales e internacionales, así como a la población para generar un clima favorable a la inversión”.

Recalca el Cacif que la necesidad de reducir gradualmente el déficit fiscal —gastos programados que superan los ingresos— para proyectar en el tiempo y con parámetros reales la recuperación de la sostenibilidad fiscal y el desempeño macroeconómico.

Demandan claridad en cuanto a deuda

En el escenario de que el Ejecutivo acuda al Congreso, Lavarreda enfatizó que ahí la importancia es que la propuesta llegue sólida, y no puede llegar un programa de gasto que no muestre un cambio importante en las reglas, la calidad del gasto, y la formalización de los techos presupuestarios y asignaciones con el nivel de detalle, que es la expectativa de las prioridades de la población, instituciones que reciben fondos públicos, y los agentes económicos.

Hurtado reiteró que se necesita brindar el mensaje de claridad sobre todo ese espacio de los Q13 mil millones que se congelará, que no sea “tentador” a futuro con una solicitud emisión de bonos del Tesoro o un nuevo préstamo.

El viceministro Martínez subrayó que a lo interno estarían llevando a cabo los ajustes en el Sistema de Contabilidad Integrada Gubernamental (Sicoin), para la inmovilización de esos Q13 mil millones de espacio presupuestario.

Con la propuesta de gasto de Q94 mil 354 millones, el déficit fiscal estaría ubicándose en alrededor del 4%.