Resumen 2020: Un país que resiste, la economía cayó y se recuperó

El sistema productivo del país resultó afectado como consecuencia del covid-19, lo que provocó una contracción en la economía.

Archivado en:

Resumen 2020
Negocios cerrados en el portal del comercio en la zona 1, debido al toque de queda por lo del Coronavirus. Foto: Érick Ávila
Negocios cerrados en el portal del comercio en la zona 1, debido al toque de queda por lo del Coronavirus. Foto: Érick Ávila

Al igual que los socios comerciales de Guatemala, la pandemia impactó el comportamiento económico, que este año se contraerá -1.5%, una cifra negativa histórica.

Pasaron 35 años para que de nuevo la economía guatemalteca registrara números rojos. Esto se tradujo en pérdida de ingresos en los hogares, incremento de la pobreza y el desempleo, la migración interna y externa, así como el aumento y empobrecimiento del mercado laboral informal, que inciden en los índices de bienestar social generales.

La historia muestra que la economía ha registrado tres episodios en los cuales ha tenido desempeños negativos. Uno fue en los tiempos del conflicto armado interno, y ahora por la emergencia sanitaria.

El cambio de gobierno en enero pasado había generado expectativas alentadoras para los agentes económicos, que respondieron favorablemente a esa posibilidad, pero dicha proyección quedó congelada una vez se conoció la magnitud de la enfermedad y sus daños colaterales, pues el confinamiento interrumpió el ciclo de la producción, distribución, intercambio y consumo de bienes y servicios.

Los planes de inversión o expansión formulados en el 2019 quedaron suspendidos por la mayoría de inversionistas y empresas, a la espera de que mejoraran las condiciones.

A diferencia del conflicto armado, en 2020 la criris tuvo un origen sanitario y de ahí se trasladó a la economía. Se espera que la producción se recupere del todo cuando se pueda controlar la pandemia con una vacuna. No obstante, los efectos podrían extenderse hasta el 2022 o 2023, según la Comisión Económica para América Latina (Cepal).

La economía de Guatemala tendría una caída del -1.5% y sería la menor de Latinoamérica, con una resiliencia que en estas circunstancias se considera aceptable.

Cargando

Rápida recuperación

Si bien este año hubo un constante cambio de las previsiones de crecimiento económico, los indicadores de corto plazo exponen una recuperación denominada en “V”, que es cuando a una caída abrupta le sucede una recuperación inmediata.

En 2019 la economía creció 3.8%, y en el presente año cerrará en -1.5%. No obstante, los pronósticos es que habrá una recuperación para el 2021 de 3.5% del PIB, lo que en términos gráficos se representa con una “V”.

Los 17 sectores que mide el Producto Interno Bruto (PIB) tendrán un mejor desempeño al estimado a inicios de la pandemia, y aunque seguirán en negativo, no sería tan catastrófico. En este escenario hay ganadores y perdedores.

La actividad asociada a alojamiento, hostelería y turismo tendrá la mayor caída de -15%, un sector prometedor por la derrama económica.

Al final de la temporada ciclónica, Centroamérica fue severamente afectada por las tormentas tropicales Eta e Iota, que puede convertirse en un eslabón para la anhelada recuperación productiva en 2021.

La fuerza migrante

La inmediata respuesta de los migrantes a sus familias en Guatemala por el covid-19 se puso de manifiesto, en particular durante el segundo semestre del año.

Foto: Hemeroteca PL
Foto: Hemeroteca PL

Las remesas venían mostrando un ritmo de comportamiento positivo, el cual fue interrumpido cuando se declaró la pandemia en el país, pero luego volvieron a aumentar sustancialmente. La balanza registró un ingreso promedio mensual de US$1 mil millones, de julio a octubre, dinero que contribuyó al consumo interno de las familias receptoras en bienes y servicios básicos, al sostenimiento de los hogares y para gastos en salud, especialmente en la provincia.

Por primera vez el indicador estaría superando los US$11 mil millones, monto que estará por encima de las divisas generadas por las exportaciones.

Caen ventas de textiles

A octubre, el monto de las exportaciones alcanzó US$9 mil 257 millones, similar al mismo mes del 2010, por US$9 mil 262 millones, lo que mantiene las exportaciones totales estancadas.

Foto: Hemeroteca PL
Foto: Hemeroteca PL

Las ventas al exterior son encabezadas por artículos de vestuario por US$994.7 millones, con una caída de 15.5%; banano, US$696 millones (-2.4%); cardamomo, US$647 millones (57%); café, US$624 millones (-0.8%) y azúcar US$495 millones (-14.7%).

Las cifras de comercio exterior en el primer semestre del año señalan que por artículos de vestuario las ventas fueron de US$557.6 millones, lo que equivale a una caída del 23%. En cuanto a volumen exportado, hay una caída de -25.6%, por un monto de 34.4 millones de kilos este primer semestre, cuando el año pasado fue de 46.3 millones.

Mejora parcial en la industria

El Índice de Actividad Industrial a septiembre del 2020 se ubica en 138.91. Esto representa una caída de -5.6% anual, y tomará unos meses más recuperar lo perdido por los efectos de la crisis sanitaria.

Foto: Hemeroteca PL
Foto: Hemeroteca PL

Para el indicador se analizan 14 sectores industriales. De estos, seis reportan comportamiento positivo respecto de las caídas de meses anteriores. Por ejemplo, la minería con 25.2%. Sin embargo, este sector se ha visto impactado en los últimos años con caídas bruscas derivadas del cierre de la mina San Rafael.

Le siguen la industria química y farmacéutica, 18.4%; plástico, 7.2%, y salud, 5.5%. Todavía muestran contracción el sector de hoteles y restaurantes, con -42.4%; ropa y calzado, -15.7% y telecomunicaciones, -13.2%