¿Puede la SAT recaudar Q1 mil millones más de lo proyectado en 2021?

El reto de mejorar los ingresos recaerá en la SAT, que por los efectos del coronavirus no alcanzará las metas de cobranza en 2020 y 2021.

Publicado el
La SAT deberá enfocarse en mejorar la recaudación tributaria en el servicio aduanero para 2021. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
La SAT deberá enfocarse en mejorar la recaudación tributaria en el servicio aduanero para 2021. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Los recursos que no entren al presupuesto por deuda deben generarse por otras vías.

Por lo menos seis acciones estratégicas deberán ejecutar la SAT en 2021 para compensar la rebaja de Q1 mil 500 millones a la emisión de deuda bonificable. Esta fue una decisión que diputados de la Comisión de Finanzas y las autoridades consensuaron para reducir la deuda antes de emitir el dictamen.

La respuesta pareciera estar en profundizar los controles en el servicio aduanero.

Sin embargo, el llamado de autoridades y diputados se centra en mejorar la recaudación, dado el porcentaje de incremento de la deuda bonificable que se planteó en el proyecto de presupuesto.

En 2020 y 2021 hay un sustancial incremento de la deuda pública como efecto del covid-19 en la economía, y las autoridades ejercieron una política fiscal para enfrentarlo desde el punto de vista financiero.

El déficit fiscal para 2020 alcanzaría 5.7% y se planteó en el presupuesto 4.9%, pero podría disminuir a 4.3% con incrementar la recaudación, según las autoridades.

¿De dónde va a salir el dinero?

A la pregunta: ¿De dónde se puede incrementar la recaudación?, diputados y especialistas fiscales consideraron por lo menos seis acciones puntuales, aunque aclaran que no conocen el plan operativo anual (POA) que estaría desarrollando el superintendente Marco Livio Díaz Reyes en un período atípico.

Las acciones son ejercer mayor control a los contribuyentes; reducir la evasión; reducir el contrabando aduanero y técnico; mayor fiscalización; incrementar auditorías y acciones de cobro por la vía judicial.

Se esperaría que, con el cambio de Directorio en la SAT, haya nuevas políticas y estrategias para incrementar los impuestos.

“Lo más rápido es por en aduanas”

El analista político independiente Roberto Santiago Servent y Donato Monzón, exintegrante del Directorio, coincidieron en que el mecanismo más inmediato para incrementar la recaudación fiscal el próximo año es en aduanas, es decir en el comercio exterior.

“El presupuesto está desfinanciado, la recaudación es bajísima, no hay claridad del Gobierno sobre su programa de inversión y el país se está sosteniendo gracias a las remesas”, expuso Servent.

Reiteró que, para poder lograr las metas, y en este caso, incrementar ese porcentaje, debe hacerse por la vía de las aduanas

Monzón consideró que hay que reducir los niveles de contrabando aduanero y técnico, y en aquellos casos en los cuales haya duda razonable, “aplicar auditorías” a los contribuyentes.

También es de la idea de ejercer mayores controles a los contribuyentes con los programas de fiscalización, e incrementar el número de auditorías y de cobro judicial.

Servent mencionó que las fiscalizaciones logran poca recaudación, son engorrosas y requieren mucha inversión de tiempo.

El Congreso tiene hasta el 30 de noviembre para conocer el proyecto de presupuesto 2021. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Mecanismos

Édgar Stuardo Batres, de la bancada Winaq, y Samuel Pérez, diputado de Semilla, mencionaron que los ingresos tributarios deben incrementarse el próximo año, dado que el porcentaje de endeudamiento planteado en el presupuesto de 32% por la vía de deuda bonificada es el más alto de la historia.

“Hay un 80% de evasión fiscal por incompetencia o por complacencia de la SAT con los grandes evasores fiscales y con solo lograr el 25% de esa recaudación bien podría solventarse el déficit fiscal sin recurrir a la deuda”, enfatizó Batres.

Pérez añadió que el porcentaje de deuda puede ser aceptable con la economía, pero inaceptable con el tamaño de los ingresos fiscales, que es lo que paga la deuda.

Recordó que el sistema tributario del país es regresivo, e impacta al quien menos tiene y paga más, y dada las circunstancia del covid-19 y las tormentas va a afectar a las clases medias.

“No hay estimaciones aterrizadas. Una deuda se puede justiciar y lo más fácil es decir que en el futuro va a superarse por los ingresos fiscales, y el problema es que no se cuentan con los estudios con el Ministerio de Finanzas y Banco de Guatemala y solo se adquiere la deuda eso es lo peligroso e insostenible”, apuntó.

Álvaro González Ricci, ministro de Finanzas, confirmó que el consenso de reducir en Q1 mil 500 millones en la emisión de bonos, se redistribuirá en recaudación en Q1 mil millones y unos Q500 millones en optimizar proyectos que no podrían ejecutarse en su totalidad en el siguiente ejercicio fiscal.

“Lo que se está sustituyendo en deuda se está poniendo en recaudación, y si recortan los gastos el presupuesto sería de Q99 mil 200 millones”, adelantó el ministro, quien enfatizó que se está anuente a incrementar la recaudación en esa cantidad.

La meta de recaudación prevista para 2021 y que fue revisada en octubre es de Q63 mil 500 millones y no Q61 mil 400 millones como inicialmente se había planteado en el proyecto de presupuesto, luego de conocerse los pronósticos de crecimiento de la economía.

Cambio de fuente

El ministro precisó que impulsarán la aprobación de un préstamo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por US$594 millones -Q4 mil 573 millones- para apoyo presupuestario.

La idea, dijo, es sustituir bonos por préstamos, que al final representaría un ahorro en el pago del servicio anual de la deuda por Q200 millones.

El dictamen de la Comisión de Finanzas del Congreso estaría listo esta semana y el pleno lo entraría a conocer, ya que según la ley tiene hasta el 30 de noviembre para debatirlo.